So­cie­dad

Per­che­ros dis­pues­tos en la ca­lle con el fin de re­ci­bir ro­pa de abri­go pa­ra per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle y ven­tas de ves­tua­rio de se­gun­da mano en malls y ca­fés de San­tia­go son al­gu­nas de las ini­cia­ti­vas que es­tán desa­rro­llan­do al­gu­nas fun­da­cio­nes pa­ra ay

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Ilustración: Con­sue­lo As­tor­ga T.

Ro­pa con sen­ti­do

En Fran­cia exis­te una ley que exi­ge a los fa­bri­can­tes res­pon­sa­bi­li­zar­se por sus pren­das des­de su crea­ción has­ta el fi­nal de su ci­clo. Pa­ra ello tie­nen cen­tros de re­co­gi­da de ro­pa don­de los con­su­mi­do­res pue­den ir a de­jar las pie­zas que ya no usan.

En Nue­va York (EE.UU.), al­re­de­dor de 200.000 to­ne­la­das de la ba­su­ra do­més­ti­ca que se re­co­le­ta en el año se com­po­ne de ro­pa y tex­ti­les. An­te di­cha si­tua­ción y pa­ra re­du­cir es­te ti­po de desechos es que el De­par­ta­men­to de Sa­ni­dad de NYC creó un pro­gra­ma de do­na­ción que se lla­ma ‘Re­fas­hio­nNYC’, en el que to­dos los ha­bi­tan­tes pue­den ins­cri­bir­se. Una vez re­gis­tra­dos en él la or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro Hou­sing Works en­tre­ga con­te­ne­do­res don­de sea ne­ce­sa­rio (ofi­ci­nas, ne­go­cios co­mer­cia­les, es­cue­las e ins­ti­tu­cio­nes) pa­ra que los ha­bi­tan­tes de­jen en ellos las do­na­cio­nes que pos­te­rior­men­te son re­ti­ra­das pa­ra ven­der­las en tien­das de se­gun­da mano (Goo­dWill y otras), don­de las ga­nan­cias son pa­ra pro­gra­mas de ayu­da o son uti­li­za­das en re­ci­cla­je.

Al otro la­do del mun­do, en Fran­cia, exis­te una ley que exi­ge a los fa­bri­can­tes res­pon­sa­bi­li­zar­se por las pren­das que ela­bo­ran des­de su crea­ción has­ta el fi­nal de su ci­clo de vi­da. Pa­ra ello tie­nen cen­tros de re­co­gi­da de ro­pa don­de los con­su­mi­do­res pue­den ir a de­jar las pie­zas que ya no usan. En ellos se se­pa­ran los tex­ti­les e in­ten­tan re­uti­li­zar la ma­yor can­ti­dad po­si­ble, al­gu­nos se ven­den en tien­das de se­gun­da mano y otros se usan co­mo ma­te­rial de re­lleno. Ini­cia­ti­vas ins­pi­ra­do­ras que en Chi­le tam­bién han co­men­za­do a desa­rro­llar­se y cu­yo fin es el re­ci­cla­je y la ayu­da so­cial a los más ne­ce­si­ta­dos. Per­che­ros So­li­da­rios (www.per­che­ro­so­li­da­rio.cl) es una de ellas y se tra­ta de una cam­pa­ña que dis­tri­bu­ye col­ga­do­res por sie­te co­mu­nas de San­tia­go con el fin de que cual­quier tran­seún­te de­je en ellos ro­pa de abri­go pa­ra quie­nes vi­ven en la ca­lle. La con­sig­na es muy sim­ple: “Si tie­nes frío, tó­ma­lo. Si quie­res ayu­dar, de­ja una pren­da”. Una ini­cia­ti­va que desa­rro­lló Glu­pa -em­pren­di­mien­to en­fo­ca­do en rea­li­zar ac­cio­nes de im­pac­to so­cial, sus­ten­ta­bi­li­dad y de pro­mo­ción de la so­li­da­ri­dad- an­te las al­tas ci­fras de per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle que hay en nues­tro país.

Hi­la es otra de las or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro que pro­mue­ven y po­ten­cian la edu­ca­ción pa­ra ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos a tra­vés de la ven­ta de ro­pa do­na­da. “Los pri­me­ros años de vi­da son im­por­tan­tí­si­mos pa­ra la for­ma­ción de una per­so­na. Nues­tra mi­sión en­ton­ces es po­der otor­gar­le las me­jo­res he­rra­mien­tas du­ran­te su in­fan­cia pa­ra que lue­go se di­fe­ren­cien co­mo pro­fe­sio­na­les y, lo más im­por­tan­te, co­mo per­so­nas”, ex­pli­ca Da­nie­la Bravo, directora eje­cu­ti­va de la or­ga­ni­za­ción. Así, una vez al mes or­ga­ni­zan las ven­tas Pop Up Sto­re en Mall Pla­za Ega­ña o en el res­tau­ran­te Gud Na­tu­ral Break, en Pro­vi­den­cia. Ahí la gen­te pue­de ir a de­jar sus do­na­cio­nes o coor­di­nar la en­tre­ga en su ofi­ci­na y tam­bién com­prar. “Re­ci­bi­mos so­lo ro­pa que se en­cuen­tre en buen es­ta­do. Que­dan fue­ra la ro­pa in­te­rior, la ro­pa apo­li­lla­da, ro­ta y con man­chas”, se­ña­la Da­nie­la.

El re­sul­ta­do de la obra que ha rea­li­za­do Hi­la se ha ma­te­ria­li­za­do en la cons­truc­ción de 16 bi­blio­te­cas de au­las en la es­cue­la Amor de Dios, con el fin de mo­ti­var la lec­tu­ra en pri­me­ra in­fan­cia; y la ayu­da a la Fun­da­ción Ami­gos de Je­sús, con quie­nes han tra­ba­ja­do el de­sa­rro­llo mo­triz y cog­ni­ti­vo de ni­ños de pri­me­ra in­fan­cia. “Que­re­mos pro­mo­ver una edu­ca­ción in­clu­si­va en pri­me­ra in­fan­cia. Los pri­me­ros seis años de vi­da son muy im­por­tan­tes pa­ra el de­sa­rro­llo del ce­re­bro a tra­vés de es­tí­mu­los mo­to­res y cog­ni­ti­vos. Es en­ton­ces cuan­do se les de­ben en­tre­gar to­das las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra que pue­dan desa­rro­llar­se co­mo per­so­nas y bue­nos pro­fe­sio­na­les a fu­tu­ro”, com­par­te Da­nie­la. Al igual que el res­to de las ini­cia­ti­vas, la fun­da­ción Coa­ni­quem tam­bién im­ple­men­tó en 2017 un sis­te­ma de ven­ta de ro­pa usa­da y otros ob­je­tos a tra­vés de la im­ple­men­ta­ción de las Tien­das So­li­da­rias. Con el di­ne­ro re­cau­da­do de las ocho tien­das que han inau­gu­ra­do a lo lar­go del país se han fi­nan­cia­do las reha­bi­li­ta­cio­nes in­te­gra­les de los ocho mil ni­ños que la fun­da­ción atien­de ca­da año de for­ma com­ple­ta­men­te gra­tui­ta. Ade­más es­te año in­cor­po­ró la tien­da on­li­ne Coa­ni­quem Sto­re en alian­za con Ya­po.cl (www.

ya­po.cl/coa­ni­quem). “Ha si­do su­per­po­si­ti­vo por­que ca­da tien­da ha ge­ne­ra­do un lu­gar de en­cuen­tro pa­ra su co­mu­ni­dad, han au­men­ta­do el va­lor y la con­cien­cia por el re­ci­cla­je, y to­do es­to en be­ne­fi­cio de los ni­ños con que­ma­du­ras”, cuen­ta Jor­ge Ro­jas, ge­ren­te de Coa­ni­quem.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.