Bue­na Vi­da

Las per­so­nas por­ta­do­ras de ano­ma­lías den­to­fa­cia­les, que pue­den in­cluir prog­na­tis­mo (una man­dí­bu­la gran­de o ade­lan­ta­da) o hi­po­pla­sia (más pe­que­ña o re­tra­sa­da), no so­lo de­ben asu­mir un defecto es­té­ti­co, sino tam­bién pro­ble­mas fun­cio­na­les co­mo di­fi­cul­ta­des p

La Hora Mujeres - - CONTENIDO -

Son­reír con li­ber­tad

Los bió­gra­fos de Car­los I de Es­pa­ña ase­gu­ran que ese mo­nar­ca, que reinó en­tre 1520 y 1558, era un hom­bre de cuer­po bien for­ma­do y de ojos in­quie­tos, pe­ro con una man­dí­bu­la tan an­cha y lar­ga que no pa­re­cía na­tu­ral. Cuan­do ce­rra­ba la bo­ca no po­día unir los dien­tes in­fe­rio­res con los su­pe­rio­res, defecto no so­lo es­té­ti­co sino tam­bién fun­cio­nal, ya que lo ha­cía pa­de­cer de ma­la de­glu­ción y a ve­ces re­sul­ta­ba di­fí­cil en­ten­der lo que de­cía. El so­be­rano, nie­to de Isabel la Ca­tó­li­ca y Fer­nan­do de Ara­gón, su­fría de prog­na­tis­mo man­di­bu­lar, pa­to­lo­gía que con­sis­te en una man­dí­bu­la en una po­si­ción an­te­rior res­pec­to de la su­pe­rior. Esa con­di­ción fue tam­bién he­re­da­da por sus su­ce­so­res Fe­li­pe IV y Car­los II y por va­rios otros miem­bros de esa fa­mi­lia real, ya que se tra­ta de una con­di­ción con un fuer­te com­po­nen­te ge­né­ti­co. A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des que en­fren­ta­ron, esos re­yes y no­bles no pu­die­ron ha­cer na­da al res­pec­to y de­bie­ron

Los pa­cien­tes con prog­na­tis­mo man­di­bu­lar sue­len ser ron­ca­do­res, al­gu­nos pue­den ha­cer ap­neas, no mas­ti­can bien y eso, con el pa­so del tiem­po, pue­de da­ñar otros sis­te­mas y fun­cio­nes del cuer­po.

asu­mir en sus vidas no so­lo las con­se­cuen­cias es­té­ti­cas, sino tam­bién al­te­ra­cio­nes fun­cio­na­les que les ge­ne­ra­ban pro­ble­mas, co­mo una mas­ti­ca­ción y res­pi­ra­ción di­fi­cul­to­sas. Ese fue tam­bién el des­tino de mu­chos pa­cien­tes prog­ná­ti­cos has­ta que se ma­si­fi­có la ci­ru­gía ma­xi­lo­fa­cial, que, co­mo una par­te de su queha­cer, par­ti­ci­pa en la co­rrec­ción de es­te ti­po de ano­ma­lías.

Esa in­ter­ven­ción, que se prac­ti­ca en Chi­le des­de la dé­ca­da de los 70, so­lu­cio­na de­fi­ni­ti­va­men­te el prog­na­tis­mo y tam­bién la hi­po­pla­sía man­di­bu­lar, co­mo se lla­ma la pa­to­lo­gía que se ca­rac­te­ri­za por una man­dí­bu­la en po­si­ción pos­te­rior res­pec­to del ma­xi­lar, o bien ca­sos don­de exis­te asi­me­tría man­di­bu­lar. “Es una téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca que se rea­li­za de muy bue­na for­ma en el país, ya que con­ta­mos con es­pe­cia­lis­tas de ex­ce­len­te for­ma­ción”, ha­ce no­tar la or­to­don­cis­ta es­pe­cia­li­za­da Macarena Con­tre­ras acer­ca de es­ta in­ter­ven­ción que ele­va sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la ca­li­dad de vi­da de quie­nes se so­me­ten a ella. La pro­fe­sio­nal de Men­ta­den­tal.cl ex­pli­ca que es fre­cuen­te ob­ser­var en es­tos pa­cien­tes pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, ya que al­gu­nos de ellos tie­nen dis­mi­nui­do el ta­ma­ño de su vía aé­rea. “Son ron­ca­do­res, al­gu­nos pue­den ha­cer ap­neas, no mas­ti­can bien y eso, con el pa­so del tiem­po, pue­de da­ñar otros sis­te­mas y fun­cio­nes del cuer­po. Ade­más, la re­la­ción del pa­cien­te con su en­torno tam­bién pue­de ver­se con­di­cio­na­da”, ma­ni­fies­ta, y afir­ma que pue­de lle­gar a afec­tar tan­to la va­lo­ra­ción que las per­so­nas tie­nen de su ima­gen que evi­tan son­reír y to­mar­se fo­tos, y son per­so­nas más bien tí­mi­das. Jus­ta­men­te por­que so­lu­cio­na to­das esas si­tua­cio­nes fun­cio­na­les la ci­ru­gía or­tog­ná­ti­ca cuen­ta con co­ber­tu­ra tan­to por el sis­te­ma de sa­lud pú­bli­co co­mo pri­va­do.

Pa­sos de una ci­ru­gía

Los pa­cien­tes con es­tas al­te­ra­cio­nes del de­sa­rro­llo de­ben ser eva­lua­dos por un or­to­don­cis­ta es­pe­cia­li­za­do y por un ci­ru­jano ma­xi­lo­fa­cial, ya que se tra­ba­ja en equi­po. “En esa pri­me­ra eta­pa de eva­lua­ción am­bos pro­fe­sio­na­les tie­nen que po­ner­se de acuer­do en el plan de tra­ta­mien­to que se va a se­guir”, ma­ni­fies­ta la or­to­don­cis­ta. An­tes de ope­rar­se el pa­cien­te de­be pa­sar un tiem­po con fre­ni­llos, el que va­ría ca­so a ca­so, pa­ra que los dien­tes lo­gren la po­si­ción ideal pa­ra la ci­ru­gía.

Cuan­do la or­to­don­cia pre­qui­rúr­gi­ca es­tá lis­ta vie­ne el ac­to qui­rúr­gi­co, que co­rri­ge el defecto de los ma­xi­la­res, y lue­go el po­so­pe­ra­to­rio, don­de con­ti­núa la la­bor del equi­po, al cual se pue­den in­te­grar otros pro­fe­sio­na­les, co­mo ki­ne­sió­lo­gos, fo­no­au­dió­lo­gos y si­có­lo­gos. El pri­me­ro de ellos rea­li­za un tra­ba­jo cu­yo ob­je­ti­vo es es­ti­mu­lar pron­ta­men­te el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma muscu­loes­que­lé­ti­co pa­ra fa­vo­re­cer la re­cu­pe­ra­ción de la sen­si­bi­li­dad, aper­tu­ra bu­cal y mi­ni­mi­za­ción del ede­ma. El fo­no­au­dió­lo­go tra­ta la fo­no­ar­ti­cu­la­ción en aque­llos ca­sos en que se ob­ser­va al­te­ra­da, ya que la nue­va po­si­ción man­di­bu­lar de­ter­mi­na a su vez una nue­va po­si­ción de la len­gua, y el si­co­ló­go ayu­da­rá a asu­mir la nue­va ima­gen. “Aun­que es­ta ci­ru­gía es ele­gi­da por el pa­cien­te an­te la ex­pec­ta­ti­va de un cam­bio, pro­vo­ca es­trés y a mu­chos de ellos les cues­ta asu­mir su nue­va ima­gen. Ello pue­de pro­vo­car pro­ble­mas si tie­nen una pa­to­lo­gía emo­cio­nal de ba­se”, cuen­ta la es­pe­cia­lis­ta, quien re­cal­ca que quie­nes han pa­sa­do por el pro­ce­so ven re­sul­ta­dos es­té­ti­cos y, lo más im­por­tan­te, una me­jor ca­li­dad de vi­da. “Mu­chos de­jan de ser tan tí­mi­dos, se atre­ven a rea­li­zar ob­je­ti­vos que te­nían pos­ter­ga­dos y ven la vi­da con más op­ti­mis­mo y se­gu­ri­dad”, pun­tua­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.