En­tre­vis­ta

La ac­triz de tea­tro y te­le­vi­sión apro­ve­chó las nue­vas opor­tu­ni­da­des que sa­lie­ron a su en­cuen­tro. Es con­duc­to­ra de La Co­mu­ni­dad sin Ani­llo, uno de los pro­gra­mas más exi­to­sos del dial, y pa­ne­lis­ta de Bien­ve­ni­dos, el ma­ti­nal de Ca­nal 13. Ade­más pre­pa­ra un li

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Por: Ale­jan­dra Ga­jar­do Fo­tos: Juan Pa­blo Sie­rra Ma­qui­lla­je: El­vi­ra Mon­te­ro Pro­duc­ción: So­le­dad Avi­lés

Ma­ria­na De­rde­rian

Ma­ria­na De­rde­rian atra­vie­sa por un ex­ce­len­te mo­men­to la­bo­ral y “lleno de opor­tu­ni­da­des”, co­mo ella mis­ma lo des­cri­be. Par­ti­ci­pa co­mo pa­ne­lis­ta en Bien­ve­ni­dos, el ma­ti­nal de Ca­nal 13; en la tar­de es con­duc­to­ra del exi­to­so pro­gra­ma La Co­mu­ni­dad sin Ani­llo, de Ra­dio Con­cier­to, y en la no­che abor­da la es­cri­tu­ra de un li­bro don­de cuen­ta sus ex­pe­rien­cias con la ma­ter­ni­dad. Tam­bién vi­ve in­ten­sa­men­te ser ma­dre de dos pe­que­ños ni­ños y es ros­tro de la mul­ti­tien­da Ri­pley pa­ra los me­dios di­gi­ta­les. Pa­ra cum­plir con to­do ello se le­van­ta a las 5.30 de la ma­ña­na y su día ter­mi­na tar­de. “Es­toy can­sa­da, pe­ro con­ten­ta”, di­ce so­bre es­tas opor­tu­ni­da­des que, aun­que la han ale­ja­do mo­men­tá­nea­men­te de la ac­tua­ción, le han otor­ga­do una gra­ta es­ta­bi­li­dad.

¿Có­mo apa­re­ció la ra­dio en tu vi­da?

Fue en di­ciem­bre del año pa­sa­do cuan­do la an­te­rior ani­ma­do­ra, Ig­na­cia Alla­mand, se fue a vi­vir a Mé­xi­co. En un prin­ci­pio du­dé en acep­tar por­que tam­bién te­nía la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en una te­le­se­rie. No po­día ha­cer­lo en for­ma pa­ra­le­la por los ho­ra­rios y me de­ci­dí por la ra­dio por­que me ofre­cía más es­ta­bi­li­dad y por­que po­día apren­der, ad­qui­rir una he­rra­mien­ta la­bo­ral nue­va. No me arre­pien­to pa­ra na­da, ya que es un ex­ce­len­te lu­gar pa­ra tra­ba­jar y de­ma­sia­do bo­ni­to, ya que tie­ne con­tin­gen­cia, día a día, con­tac­to con la gen­te y exi­ge es­tar con las ma­yo­res energías. To­do eso me cau­ti­va.

¿Có­mo lo asu­mis­te en un prin­ci­pio, te cos­tó?

Al prin­ci­pio es­ta­ba bien tie­sa, pe­ro me fui sol­tan­do, me em­pe­zó a gus­tar y me enamo­ré de la ra­dio. El pro­gra­ma, que tam­bién ani­ma Pa­tri­cio Bauer­le, lle­va diez años al ai­re y es ma­si­vo. La gen­te pue­de par­ti­ci­par en Twit­ter, hay cha­co­teo, ha­bla­mos ca­be­zas de pes­ca­do. Es muy re­la­ja­do, lo que tam­bién se agra­de­ce.

¿Có­mo se dio la opor­tu­ni­dad de la televisión?

Me in­vi­ta­ron y lue­go me pro­pu­sie­ron una prue­ba por tres me­ses. Te­nía­mos que ver có­mo se da­ba to­do por­que ese tra­ba­jo im­pli­ca ho­ra­rios bien es­tric­tos, ya que sig­ni­fi­ca lle­gar al ca­nal an­tes de la sie­te de la ma­ña­na. Bueno, al fi­nal ese lap­so se pro­lon­gó.

¿Te gus­ta tra­ba­jar en un ma­ti­nal?

Sí, pe­ro sien­to que, aun­que ya sé de qué se tra­ta, to­da­vía es­toy apren­dien­do. Ca­da día es di­fe­ren­te y es su­per­dis­tin­to a ser par­te del elen­co de un área dra­má­ti­ca. Cla­ro, son cin­co ho­ras y me­dia dia­rias y se tra­tan te­mas en los que hay que te­ner una opi­nión. Son, ade­más, asun­tos de de­ba­te, com­pli­ca­dos y, por lo tan­to, la po­si­bi­li­dad de me­ter la pa­ta es al­tí­si­ma.

¿Tie­nes que es­tar cons­tan­te­men­te ac­tua­li­zán­do­te?

Sí, pe­ro aun así una pue­de es­tar muy in­for­ma­da, pe­ro sin una pos­tu­ra cla­ra fren­te a un te­ma. Por ejem­plo, el ca­so de los chi­le­nos de­te­ni­dos en Pe­rú por con­tra­tar un vien­tre de al­qui­ler. Es un ca­so con mu­chas aris­tas y pa­ra te­ner una po­si­ción al res­pec­to hay que con­si­de­rar­las to­das. An­te eso una se siente ca­mi­nan­do en el fi­lo de una na­va­ja.

¿Te has sen­ti­do acom­pa­ña­da por los otros pa­ne­lis­tas?

Mu­cho. To­dos han si­do muy ge­ne­ro­sos y se han con­ver­ti­do en una muy bue­na es­cue­la. Es

un for­ma­to que obli­ga es­tar aten­ta du­ran­te mu­chas ho­ras y re­quie­re ma­ne­jo, sen­si­bi­li­dad y tam­bién te­ner pre­sen­te los lí­mi­tes.

¿Es ago­ta­dor? Por­que tie­nes que lle­gar so­lo ho­ras des­pués lle­na de ener­gía al pro­gra­ma de la ra­dio.

Sí, pe­ro lo pa­so bien. Es co­mo cuan­do uno se can­sa en una fies­ta. Es­toy con­ten­ta y, co­mo di­je, es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra apren­der, y eso es lo que es­toy ha­cien­do, ab­sor­bien­do co­mo es­pon­ji­ta.

Ade­más es­tás es­cri­bien­do un li­bro.

Sí, ese pro­yec­to apa­re­ció por mi ca­nal de You­Tu­be Ma­ma­ria­na, que hi­ce cuan­do na­ció mi hi­ja Le­ti­cia y don­de con­ta­ba mi ex­pe­rien­cia co­mo ma­má. La editorial Hue­ders me plan­teó la po­si­bi­li­dad de es­cri­bir un li­bro so­bre es­tos te­mas de ma­ter­ni­dad y me pa­re­ció in­tere­san­te. Re­co­noz­co que en un pri­mer mo­men­to me ate­rré de ex­po­ner no so­lo la ma­ne­ra en que vi­ví el pro­ce­so de ser ma­má, sino tam­bién mi plu­ma o no plu­ma. Es que yo no es­tu­dié ni pe­rio­dis­mo ni li­te­ra­tu­ra.

¿Có­mo lo es­tás ela­bo­ran­do?

Es tan­to mi tes­ti­mo­nio acer­ca de la ma­ter­ni­dad co­mo tam­bién có­mo yo veo la si­tua­ción, lo que te cuen­tan y no te cuen­tan. Tie­ne bas­tan­te co­me­dia, pe­ro tam­bién de con­sis­ten­cia, por lo que me es­toy do­cu­men­tan­do. Me cues­ta avan­zar por­que mi tiem­po pa­ra es­cri­bir es en la no­che y a ve­ces lle­go bas­tan­te can­sa­da. La idea es que sal­ga es­te año.

So­lo te fal­ta vol­ver al tea­tro.

El año pa­sa­do par­ti­ci­pé en Re­vuel­tos, una obra ma­ra­vi­llo­sa con Clau­dio Arre­don­do, Katy­na Hu­ber­man, Cris­tián Zú­ñi­ga y des­pués Ál­va­ro Mo­ra­les. Tam­bién en Co­ne­jo Blan­co, Co­ne­jo Ro­jo, una obra de una so­la fun­ción. El tea­tro es un lu­gar don­de siem­pre voy a es­tar yen­do y vi­nien­do. ¡No po­dría no vol­ver! ¿Crees que es el mo­men­to de ma­yor ex­po­si­ción en tu ca­rre­ra? Yo creo que sí, aun­que pro­ta­go­ni­zar la te­le­se­rie Flo­ri­be­lla fue fuer­te, pe­ro ese era un tiem­po en que no exis­tían las re­des so­cia­les. Creo que la vi­da te da opor­tu­ni­da­des que hay que apro­ve­char por­que no se sa­be qué va a pa­sar ma­ña­na. Cuan­do na­ció Le­ti­cia es­tu­ve mu­cho tiem­po pa­ra­da. Ha­cía mi ca­nal de You­Tu­be por­que me es­ta­ba vol­vien­do lo­ca en la ca­sa, así es que sur­gió des­de el lu­gar de una ma­má en­ce­rra­da cui­dan­do una gua­gua. Eso se ha­ce pe­sa­do si a una le gus­ta ser in­de­pen­dien­te no so­lo eco­nó­mi­ca­men­te, sino tam­bién a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes, de cre­cer. Aho­ra que la Le­ti­cia tie­ne tres años y Pe­dro uno, es­toy tra­ba­jan­do con to­da la ener­gía. ¿Has de­ja­do mu­cho de la­do en es­te tiem­po tan agi­ta­do? De­por­te y tiem­po pa­ra mí. Las ho­ras que ten­go fue­ra del tra­ba­jo son pa­ra mis hi­jos y mi pa­re­ja, así es que no ten­go mu­cho pa­ra lo que quie­ro ha­cer so­lo yo, co­mo leer, ver al­gu­na se­rie o ha­cer ma­nua­li­da­des. Bueno, el tiem­po es el nue­vo di­ne­ro. Por otro la­do, me da te­rror lle­gar a vie­ja y dar­me cuen­ta de que me per­dí una eta­pa de mis ni­ños. Cuan­do sal­go del ma­ti­nal voy a bus­car a mi hi­ja al jar­dín, lle­go a la ca­sa y de ahí par­ten las tres ho­ras más va­lio­sas y sa­gra­das del día. De­jo el ce­lu­lar y jue­go a los ima­nes, a las ta­ci­tas, a los di­no­sau­rios, voy a la pla­za…

“Pro­ta­go­ni­zar Flo­ri­be­lla fue fuer­te, pe­ro en ese tiem­po no exis­tían las re­des so­cia­les. Creo que la vi­da te da opor­tu­ni­da­des que hay que apro­ve­char por­que no se sa­be qué va a pa­sar ma­ña­na”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.