De­por­tes

Ade­más de los apor­tes a la sa­lud fí­si­ca y emo­cio­nal, el ba­lom­pié es es­pe­cial­men­te po­si­ti­vo para las mu­je­res, ya que les for­ta­le­ce el tren in­fe­rior del cuer­po. Es de­cir, ca­de­ras y pier­nas.

La Hora Mujeres - - CONTENIDO -

Los be­ne­fi­cios del fút­bol

El fút­bol no pro­fe­sio­nal ayu­da­ría no so­lo a pre­ve­nir en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con la vi­da se­den­ta­ria, sino que su prác­ti­ca ofre­ce­ría me­jo­res re­sul­ta­dos a ni­vel fí­si­co que otras ac­ti­vi­da­des co­mo el run­ning o in­clu­so co­mo la exi­gen­te zum­ba. Así lo in­di­ca una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta cien­tí­fi­ca Bri­tish Jour­nal of Sports Me­di­ci­ne, que afir­ma que ese po­pu­lar de­por­te me­jo­ra la sa­lud car­dio­vas­cu­lar, me­ta­bó­li­ca y emo­cio­nal.

A esa in­ves­ti­ga­ción se le su­ma otra de la Uni­ver­si­dad del Sur de Di­na­mar­ca, que afir­ma que las ni­ñas de en­tre 10 y 12 años que jue­gan ba­lom­pié con re­gu­la­ri­dad pre­sen­tan una pre­sión ar­te­rial más ba­ja, múscu­los más fuer­tes, un me­jor sen­ti­do del equi­li­brio y una ca­pa­ci­dad de sal­to ma­yor. Ese tra­ba­jo, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Scan­di­na­vian Jour­nal of Me­di­ci­ne and Scien­ce in Sport, in­clu­yó a 400 ni­ñas de 12 es­cue­las que ju­ga­ron al fút­bol du­ran­te 45 mi­nu­tos, dos ve­ces por se­ma­na, du­ran­te ca­si tres me­ses. To­dos esos be­ne­fi­cios son con­fir­ma­dos por el pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca y can­di­da­to a ma­gís­ter en Cien­cias de la Sa­lud y De­por­te Ro­dri­go To­bar, quien re­sal­ta que prac­ti­car­lo no so­lo me­jo­ra la con­di­ción fí­si­ca, sino que, por tra­tar­se de una ac­ti­vi­dad fí­si­ca que se rea­li­za en equi­po, ofre­ce la po­si­bi­li­dad de so­cia­li­zar, ge­ne­rar re­des de con­tac­to y, por lo tan­to, “apor­tar mu­cho a la sa­lud emo­cio­nal”, se­ña­la el fun­da­dor de la es­cue­la de fút­bol La Ro­ja de To­dos, don­de par­ti­ci­pan tan­to hom­bres co­mo mu­je­res.

El tam­bién pre­pa­ra­dor fí­si­co del equi­po de Ter­ce­ra Di­vi­sión Pil­mahue de Vi­lla­rri­ca se­ña­la que esos be­ne­fi­cios son pa­ra am­bos se­xos, pe­ro que par­ti­cu­lar­men­te pa­ra las mu­je­res se le su­ma el muy an­sia­do for­ta­le­ci­mien­to del tren in­fe­rior. Es de­cir, ca­de­ras y pier­nas. “De­bi­do a su in­ten­si­dad e im­pac­to, de­por­tes co­mo el fút­bol, bás­quet­bol y el vó­lei­bol lo­gran ese ob­je­ti­vo”, ha­ce no­tar, a la vez que ma­ni­fies­ta que se tra­ta de una ins­tan­cia que re­du­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los ni­ve­les de ansiedad y es­trés, dos cua­dros in­de- sea­bles que las mu­je­res sue­len pa­de­cer. El pro­fe­sor pun­tua­li­za tam­bién que el be­ne­fi­cio fí­si­co que se bus­ca de­pen­de de la can­ti­dad de días y el tiem­po a la se­ma­na que se le de­di­que al de­por­te. “El par­ti­do de fút­bol du­ra una ho­ra y me­dia, por lo que la fre­cuen­cia car­dia­ca y la ven­ti­la­ción per­ma­ne­cen más tiem­po ace­le­ra­das que lo pro­du­ci­da en otra ac­ti­vi­dad. Ade­más obli­ga a prac­ti­car­lo en dis­tin­tas di­men­sio­nes de mo­vi­mien­to”, se­ña­la.

Otro as­pec­to que ha­ce que el fút­bol sea atrac­ti­vo es la ac­ce­si­bi­li­dad pa­ra prac­ti­car­lo. “Los úni­cos gas­tos que hay que ha­cer es el de un ba­lón y, even­tual­men­te, el arrien­do de una can­cha, que to­das las in­te­gran­tes de un equi­po pue­den asu­mir en con­jun­to. Al fi­nal re­sul­ta más ba­ra­to que un de­por­te in­di­vi­dual”. Por úl­ti­mo, des­ta­ca que esa po­pu­lar ac­ti­vi­dad fí­si­ca se ha desa­rro­lla­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en­tre las mu­je­res, es­pe­cial­men­te des­pués de la Co­pa Amé­ri­ca Fe­me­ni­na que se efec­tuó en abril pa­sa­do. “Ca­da vez más mu­je­res se integran a prac­ti­car­lo”, ase­gu­ra el en­tre­na­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.