Te­mas

De­rri­bar los es­te­reo­ti­pos, sen­tir­se par­te de un gru­po y ca­na­li­zar sus emo­cio­nes son al­gu­nos de los beneficios que bus­can hom­bres chi­le­nos en el ar­te de las pun­ta­das y pun­tos.

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Por: Li­set­te Ávi­la O.

Hom­bres que tejen

En 2016 nue­ve hom­bres chi­le­nos de terno y cor­ba­ta se to­ma­ron las ca­lles de Santiago y con pa­li­llos en mano y un tejido fuc­sia avan­za­do rea­li­za­ron una ins­ta­la­ción ca­lle­je­ra en la que, me­dian­te un car­tel es­cri­to y pues­to en sus pies, de­cla­ra­ban que “Rom­per con los es­te­reo­ti­pos nos trans­for­ma en una sociedad más in­clu­si­va y to­le­ran­te”. Así, la agru­pa­ción ‘Hom­bres Te­je­do­res’ ha­cía su pre­sen­ta­ción en la sociedad chi­le­na e in­ter­na­cio­nal con una ban­de­ra de lu­cha cla­ra: ter­mi­nar con las ba­rre­ras res­pec­to de lo que los hom­bres pue­den y no pue­den ha­cer.

De aque­lla in­ter­ven­ción ur­ba­na han pa­sa­do dos años y la can­ti­dad de hom­bres in­tere­sa­dos en sa­ber te­jer, bor­dar y rea­li­zar to­do ti­po de ma­nua­li­da­des ha cre­ci­do. Así lo ase­gu­ra Ale­jan­dra Fe­rrer, di­rec­to­ra y fun­da­do­ra de re­vis­ta Ma­te­ria­pri­ma, quien se­ña­la que “ha au­men­ta­do la can­ti­dad de hom­bres que tejen, e in­clu­so bordan; tan­to así que han ido sur­gien­do gru­pos que se reúnen a ha­cer­lo co­mo una for­ma de com­par­tir y re­la­jar­se en torno a al­go tan cons­truc­ti­vo co­mo lo son las la­bo­res ma­nua­les. He te­ni­do el pri­vi­le­gio de co­no­cer a te­je­do­res y bor­da­do­res muy mo­ti­va­dos y crea­ti­vos, que han en­con­tra­do en es­tas ac­ti­vi­da­des una for­ma de rea­li­zar­se, dis­traer­se y, en mu­chos ca­sos, ini­ciar un em­pren­di­mien­to la­bo­ral”, cuen­ta.

Lo cier­to es que en la his­to­ria -y aun­que re­sul­te curioso- los hom­bres fue­ron los pri­me­ros en co­men­zar a te­jer. En el año 200 des­pués de Cris­to hom­bres ára­bes ha­brían co­men­za­do a te­jer re­des pa­ra po­der pes­car va­rios pe­ces a la vez. Esa ac­ti­vi­dad ha­bría de­ri­va­do pos­te­rior­men­te al tejido y la cons­truc­ción de ro­pa, per­mi­tien­do ge­ne­rar ves­tua­rio ajus­ta­ble en lu­gar de te­ner que usar la la­na so­bre el cuer­po de ma­ne­ra más di­rec­ta. Pos­te­rior­men­te, en el si­glo XVI, en Pa­rís, fue­ron ellos los en­car­ga­dos de es­tas la­bo­res, mien­tras que las mu­je­res se de­di­ca­ban al hi­la­do.

“Su tra­ba­jo era muy va­lo­ra­do y lo si­guió sien­do en Eu­ro­pa du­ran­te un pe­río­do muy im­por­tan­te de la his­to­ria. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que con el pa­so del tiem­po las cos­tum­bres ha­yan cam­bia­do al pun­to de que el tejido, al igual que el bor­da­do, ha­ya pa­sa­do a ser ta­rea ex­clu­si­va de las mu­je­res, con­vir­tién­do­se en una ex­pre­sión vista co­mo tí­pi­ca­men­te fe­me­ni­na -so­bre to­do en las cul­tu­ras oc­ci­den­ta­lesy ale­ja­da ab­so­lu­ta­men­te del ám­bi­to de lo mas­cu­lino”, explica Ale­jan­dra.

En La­ti­noa­mé­ri­ca se han for­ma­do gru­pos de hom­bres que tejen, al me­nos en Uru­guay, Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Bra­sil. En es­te úl­ti­mo es re­co­no­ci­do el tra­ba­jo que en 2009 reali­zó la di­se­ña­do­ra Ra­quell Gui­ma­raes, quien lan­zó una ini­cia­ti­va pa­ra mo­ti­var a los hom­bres de la pri­sión Arios­val­do Cam­pos Pi­res a te­jer, ha­cién­do­se par­te de su pro­yec­to ‘Flor de Lo­tus’. Por otro la­do, en Nue­va York, a la re­co­no­ci­da agru­pa­ción ‘Br­yant Park Knits’ co­men­za­ron a lle­gar hom­bres de di­ver­sos con­tex­tos que se enamo­ra­ron de la ac­ti­vi­dad que ve­nían ha­cien­do las mu­je­res en el re­co­no­ci­do par­que de Es­ta­dos Uni­dos.

“En nues­tras di­fe­ren­tes fe­rias a lo lar­go del país con­ta­mos siem­pre con un im­por­tan­te nú­me­ro de ex­po­si­to­res hom­bres en di­ver­sos ru­bros (pa­li­llo, te­lar, bor­da­do, pin­tu­ra de­co­ra­ti­va, téc­ni­cas con pa­pel, ma­de­ra, mo­sai­co, ce­rá­mi­ca, mo­de­la­do y cos­tu­ra). A ellos les en­can­ta es­te mun­do y mu­chos han ido de­jan­do de la­do sus ocu­pa­cio­nes tra­di­cio­na­les pa­ra de­di­car­se de lleno a él. Es­te fe­nó­meno tam­bién se no­ta en el ti­po de pú­bli­co que nos vi­si­ta en las ex­pos, pues ya no son so­lo las mu­je­res las in­tere­sa­das, sino tam­bién los hom­bres que lle­gan a com­pran bue­nos ma­te­ria­les y a par­ti­ci­par en ta­lle­res de las más di­ver­sas téc­ni­cas. Con gran sa­tis­fac­ción re­ci­bi­mos a fa­mi­lias en­te­ras que pre­fie­ren dar­les un es­pa­cio de su fin de se­ma­na a las ma­nua­li­da­des en lu­gar de que­dar­se en la ca­sa, en la ru­ti­na de siem­pre”, com­par­te Ale­jan­dra.

EL BOR­DA­DO EN MA­NOS MAS­CU­LI­NAS

“Soy un hom­bre de 51 años, sol­te­ro, pro­fe­sio­nal y me gus­ta del ar­te en ge­ne­ral. Nun­ca an­tes ha­bía bor­da­do, pe­ro qui­se ins­cri­bir­me en el ta­ller que es­tá rea­li­zan­do el Mu­seo Vio­le­ta Pa­rra por­que lo en­con­tré muy en­tre­te­ni­do y pen­sé: ‘¡ten­go que

es­tar allí!’. En la pri­me­ra cla­se me sen­tí ba­cán y me acor­dé de cuan­do mi abue­li­ta co­sía y te­nía una pie­za pa­ra aque­llo. Aho­ra es­toy bor­dan­do un di­bu­jo que ba­jé de in­ter­net y quie­ro que me que­de lo más pa­re­ci­do… Es un de­mo­nio con ca­ra de bueno, y el men­sa­je que quie­ro trans­mi­tir a tra­vés de él es que na­die es cien­to por cien­to ma­lo o bueno”, com­par­te Pa­blo Na­va­rre­te. Co­mo Pa­blo son más los ins­cri­tos en el pri­mer ta­ller de bor­da­do pa­ra hom­bres que es­tá desa­rro­llan­do el mu­seo ca­pi­ta­lino ha­ce al­gu­nas se­ma­nas. “Vio­le­ta Pa­rra se en­tien­de des­de su co­ne­xión con las ma­nos crea­ti­vas que bordan, tejen, es­cul­pen, mo­de­lan. Con­cre­ta­men­te, el bor­da­do es­tá aso­cia­do a su obra vi­sual, a tra­vés de las ar­pi­lle­ras, que tan­to han ins­pi­ra­do y si­guen ins­pi­ran­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Por eso he­mos que­ri­do abrir la mi­ra­da mas­cu­li­na ha­cia una téc­ni­ca muy po­co ex­plo­ra­da pe­ro que desa­rro­lla la crea­ti­vi­dad, la con­cen­tra­ción y en­tre­ga un es­pa­cio pa­ra com­par­tir y so­cia­li­zar”, se­ña­ló en su opor­tu­ni­dad Ce­ci­lia Gar­cía-Hui­do­bro, di­rec­to­ra del re­cin­to cul­tu­ral. El ta­ller es gra­tui­to y lo dic­ta el des­ta­ca­do di­se­ña­dor y bor­da­dor na­cio­nal Carlos Mos­so, quien apren­dió la téc­ni­ca a los 33 años y que hoy la en­se­ña a otros hom­bres pa­ra de­rrum­bar los ar­que­ti­pos de gé­ne­ro. “Quie­ro de­cir­les a ellos que no exis­ten la­bo­res que son in­he­ren­tes al gé­ne­ro. Que to­dos me­re­ce­mos res­pe­to por lo que ha­ce­mos y que es ab­sur­do en­ca­si­llar­se en esos ar­que­ti­pos ob­so­le­tos. Que la mas­cu­li­ni­dad no pa­sa por ju­gar al fút­bol o ha­cer asa­dos. Ya es ho­ra de que los hom­bres sa­que­mos a la su­per­fi­cie nues­tras emo­cio­nes; una vez que eso pa­se, es­toy se­gu­ro de que las co­sas cam­bia­rán y ha­brá em­pa­tía. Hay que edu­car des­de el amor”, di­ce Mos­so. El cur­so lo integran hom­bres de 19 años co­mo tam­bién de 60 años, pro­fe­so­res, con­duc­to­res de Uber, ac­to­res, ve­te­ri­na­rios, en­tre otros. En ca­da cla­se el di­se­ña­dor les en­se­ña a sus alum­nos pun­tos bá­si­cos y com­po­si­ción. Una vez apren­di­do aque­llo bordan una te­la con un pa­trón he­cho por ellos. “La idea es que se co­nec­ten con su yo in­terno y pue­dan plas­mar lo que sien­tan”, agre­ga Mos­so.

Así por lo me­nos lo ha sen­ti­do Juan Pa­blo Po­zo -alumno-, quien com­par­te que “ha si­do muy heavy cons­ta­tar que bor­dar es muy pa­re­ci­do a la me­di­ta­ción. Me cal­ma y me ayu­da a con­cen­trar­me un mon­tón. Des­cu­brí que cuan­do es­toy mo­les­to, es­tre­sa­do o preo­cu­pa­do no pue­do bor­dar, se me en­re­da el hilo, se cor­ta, que­da pé­si­mo. Ten­go que bus­car un es­ta­do de tran­qui­li­dad y en­ton­ces sa­le to­do más flui­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.