Via­jes

La po­pu­lar co­mu­ni­dad de via­je­ros Tri­pAd­vi­sor eli­gió, ba­sa­da en la opi­nión de sus in­te­gran­tes, los me­jo­res tours o vi­ven­cias que se pue­den ex­pe­ri­men­tar en un via­je por el mun­do. Aquí las tres pri­me­ras, ava­la­das por mi­les de tro­ta­mun­dos.

La Hora Mujeres - - CONTENIDO -

Tres ex­pe­rien­cias úni­cas

RE­CO­RRI­DO GUIA­DO POR NUE­VA YORK, ES­TA­DOS UNI­DOS

En es­ta ex­pe­rien­cia, los vi­si­tan­tes tie­nen a po­si­bi­li­dad de ver los prin­ci­pa­les lu­ga­res de in­te­rés de Nue­va York en un re­co­rri­do de día com­ple­to que in­clu­ye tras­la­dos en au­to­bús y bar­co, pe­ro acom­pa­ña­dos por un neo­yor­quino, lo que en­tre­ga una vi­sión mu­cho más lo­cal que con una agen­cia cual­quie­ra. Por po­co más de $60.000 chi­le­nos, la ex­cur­sión se ini­cia en el cen­tro de Man­hat­tan, tras re­unir­se con el guía, y en mi­ni­bús se re­co­rre­rán Ti­mes Squa­re, la Ca­te­dral de San Pa­tri­cio y el Roc­ke­fe­ller Cen­ter, los es­tu­dios de la NBC y el Ra­dio City Mu­sic Hall. El tour con­ti­núa en la Quin­ta Ave­ni­da hasta el Ma­di­son Squa­re Park, con bue­nas opor­tu­ni­da­des fo­to­grá­fi­cas del edi­fi­cio Em­pi­re Sta­te y el Fla­ti­ron. Lue­go se vi­si­ta el me­mo­rial del 11-S y Tri­nity Church, la his­tó­ri­ca igle­sia en la que se re­fu­gió mu­cha gen­te cuan­do se de­rrum­ba­ron las To­rres Ge­me­las tras los ata­ques. Aquí siem­pre hay una con­tex­tua­li­za­da ex­pli­ca­ción de los he­chos de ese día fa­tí­di­co. A con­ti­nua­ción, en el puer­to y des­de el mue­lle 17, los vi­si­tan­tes suben a una em­bar­ca­ción pa­ra rea­li­zar un cru­ce­ro de una ho­ra que les ofre­ce­rá unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res de la Es­ta­tua de la Li­ber­tad, la is­la de Ellis, los ho­ri­zon­tes de Man­hat­tan y Nue­va Jer­sey y el Puente de Brooklyn. De re­gre­so con­ti­nua­rán por la zo­na nor­te hasta Cen­tral Park, pa­sa­rán por Co­lum­bus Cir­cle, el Lin­coln Cen­ter y el edi­fi­cio Da­ko­ta, don­de vi­vía John Len­non, y el mo­nu­men­to con­me­mo­ra­ti­vo Straw­berry Fields.

BER­LÍN EN BI­CI­CLE­TA, ALE­MA­NIA

No exis­te una me­jor for­ma de co­no­cer los si­tios más des­ta­ca­dos de Ber­lín y una bue­na par­te de su his­to­ria que ha­cer­lo arri­ba de una bi­ci­cle­ta. Acá los tu­ris­tas se di­vier­ten, sue­len ha­cer­se de ami­gos, rea­li­zan al­go de ejer­ci­cio y go­zan es­cu­chan­do las en­tre­te­ni­das ex­pli­ca­cio­nes y bro­mas del guía que los di­ri­ge por los atrac­ti­vos de es­ta on­de­ra ur­be ale­ma­na.

Una ciu­dad co­mo Ber­lín, lle­na de gran­des par­ques y ave­ni­das, don­de hay un res­pe­to por los ci­clis­tas y que cuen­ta con una enor­me can­ti­dad de atrac­ti­vos ur­ba­nís­ti­cos e his­tó­ri­cos fá­cil­men­te re­co­no­ci­bles, re­sul­ta per­fec­ta pa­ra re­co­rrer so­bre dos rue­das. Por ello, es­te tour, que cues­ta unos $25.000 chi­le­nos, es tan po­pu­lar y exi­to­so. Aquí los vi­si­tan­tes co­no­cen acer­ca de la fun­da­ción de la ciu­dad, los pru­sia­nos, la Re­pú­bli­ca de Wei­mar, Hitler y el Ter­cer Reich, tam­bién so­bre la ciu­dad di­vi­di­da por el Mu­ro du­ran­te la Gue­rra Fría y el Ber­lín de hoy.

La vi­si­ta co­mien­za con una bre­ve pre­sen­ta­ción de Ber­lín an­tes de su­bir a las bi­ci­cle­tas. Se ha­ce una pa­ra­da ca­da cier­to tiem­po pa­ra co­men­tar los lu­ga­res de in­te­rés y, por su­pues­to, to­mar fo­tos.

“Mi ma­ri­do y yo re­ser­va­mos es­ta ex­cur­sión des­pués de ver to­das las bue­nas crí­ti­cas y nos ale­gra­mos de ha­ber­lo he­cho. Par­ti­mos en la en­tra­da de la to­rre de te­le­vi­sión en la Ale­xan­der­platz. El guía era Sam, un es­co­cés que te­nía un tí­tu­lo en his­to­ria, así es que de­fi­ni­ti­va­men­te sa­bía lo que de­cía. La ex­cur­sión fue fá­cil, en su­per­fi­cies pla­nas, y cu­brió to­das las atrac­cio­nes prin­ci­pa­les que que­ría­mos ver, ade­más de al­gu­nas que no co­no­cía­mos. Pa­ra a al­mor­zar en el par­que Tier­gar­ten, jun­to al río Spree, hay que lle­var di­ne­ro en efec­ti­vo, ya que no es­tá in­clui­do. ¡Re­co­mien­do es­te tour!”, dice la ga­le­sa Ja­ne Jools.

En­tre los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos que se re­co­rren es­tán la Marx-En­gels Platz, gran par­que nom­bra­do así por los au­to­res del Ma­ni­fies­to Co­mu­nis­ta y que fue un área den­sa­men­te po­bla­da pe­ro cu­yas edi­fi­ca­cio­nes fue­ron to­tal­men­te des­trui­das pa­ra la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial; el Pa­last der Re­pu­blik (an­ti­guo Par­la­men­to de la RDA); la is­la de los Mu­seos, o el Check­point Char­lie, que era el más fa­mo­so de los pa­sos fron­te­ri­zos del Mu­ro de Ber­lín en­tre 1945 y 1990.

A lo lar­go de la ru­ta el tour se de­ten­drá en una mo­vi­da cer­ve­ce­ría al ai­re li­bre, don­de po­drá dis­fru­tar de otra pos­tal de Ber­lín. El re­co­rri­do si­gue por el mí­ti­co Mu­ro de Ber­lín; la Pots­da­mer Platz, to­do un ícono de la ciu­dad y que ca­da año aco­ge al fes­ti­val de ci­ne de la ciu­dad: la Ber­li­na­le, y la Puer­ta de Bran­de­bur­go, en­tre otros atrac­ti­vos.

CLA­SE DE CO­CI­NA Y AL­MUER­ZO EN LA TOS­CA­NA, ITA­LIA

Es­ta ex­pe­rien­cia se ini­cia en Flo­ren­cia, don­de los via­je­ros se reúnen con el guía lo­cal cer­ca del Pa­laz­zo Vec­chio en el cen­tro, e in­clu­ye una cla­se de co­ci­na y al­muer­zo en una gran­ja tos­ca­na, ade­más de un re­co­rri­do por el ani­ma­do Mer­ca­to Cen­tra­le, un mer­ca­do de ali­men­tos ubi­ca­do en la zo­na de San Lo­ren­zo, don­de se po­drán ob­ser­var y com­prar pro­duc­tos fres­cos de la tem­po­ra­da, co­mo car­nes, em­bu­ti­dos, ja­mo­nes y que­sos, co­lo­ri­das fru­tas y per­fu­ma­das ver­du­ras. Pro­duc­tos de la zo­na y de gran ca­li­dad co­mo vi­na­gre bal­sá­mi­co, acei­tu­nas y to­ma­tes des­hi­dra­ta­dos y se­ca­dos al sol sue­len com­prar los vi­si­tan­tes pa­ra su ta­ller de co­ci­na. Lue­go, ya en ca­mino, se ha­ce una pa­ra­da en una pa­na­de­ría ar­te­sa­nal pa­ra pro­bar di­ver­sas va­rie­da­des y com­prar pan re­cién hor­nea­do.

Ya nue­va­men­te en el mi­ni­bús, es­te se in­ter­na por las be­llas co­li­nas tos­ca­nas, hasta lle­gar a la gran­ja. Allí el gru­po se po­ne ca­da uno el de­lan­tal y, ba­jo la di­rec­ción de his­trió­ni­cos chefs, co­mien­zan a ela­bo­rar sus pre­pa­ra­cio­nes. Par­ten con una se­lec­ción de ape­ri­ti­vos o an­ti­pas­tos, co­mo la clá­si­ca y ri­ca brus­chet­ta, re­ba­na­das de pan cru­jien­te con to­ma­te, ajo, acei­te de oli­va y al­baha­ca. ¡De­li­cio­so y sim­ple! Tam­bién apren­den a ha­cer la ge­nui­na pas­ta ita­lia­na con hue­vos fres­cos y la piz­za. Ló­gi­ca­men­te, a me­di­da que las ela­bo­ra­cio­nes van ad­qui­rien­do for­ma, sa­bo­res y aro­mas, los maes­tros-co- men­sa­les van pro­ban­do y dis­fru­tan­do de sus crea­cio­nes, con una co­pa –o más- del vino tin­to de la re­gión, el Chian­ti. El pla­to de fon­do se­rá una aris­ta tos­ca­na (lo­mo de cer­do al horno), una de las re­ce­tas más tra­di­cio­na­les del cen­tro de Ita­lia, con pa­pas asa­das y sa­zo­na­do con di­ver­sas hier­bas aro­má­ti­cas fres­cas co­se­cha­das en la mis­ma gran­ja. Mien­tras se co­ci­na el cer­do ar­ma­rán el co­ro­la­rio de es­ta com­ple­ta ex­pe­rien­cia, el pos­tre: un clá­si­co ti­ra­mi­sú, al­ter­nan­do de­li­ca­da­men­te ca­pas de mas­car­po­ne al li­cor y de biz­co­chos ba­ña­dos en ca­fé.

Jun­to a to­do el gru­po, los chefs ins­truc­to­res y más co­pas de Chian­ti, los vi­si­tan­tes dis­fru­ta­rán de sus crea­cio­nes. Los par­ti­ci­pan­tes se lle­va­rán las re­ce­tas, un di­plo­ma y la cer­te­za de ha­ber vi­vi­do una ex­pe­rien­cia in­com­pa­ra­ble. “Con mi mu­jer via­ja­mos mu­cho y ca­si no ha­ce­mos tours or­ga­ni­za­dos ya que la ma­yo­ría de las ve­ces nos de­cep­cio­nan. ¡Pe­ro no fue así con es­ta ex­pe­rien­cia! Ella es una en­tu­sias­ta e in­creí­ble co­ci­ne­ra y es­ta­ba un po­co preo­cu­pa­do por lo mis­mo. To­do lo que pue­do de­cir es que si es­tá in­tere­sa­do en la co­ci­na tra­di­cio­nal ita­lia­na y en dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia prác­ti­ca en un lu­gar in­creí­ble, es­te es un re­co­rri­do a con­si­de­rar. No po­dría ha­ber si­do más en­can­ta­dor”, ase­gu­ra Kar­los Mich­ka, via­je­ro de Chica­go. El pre­cio de es­te tour es $78.000, apro­xi­ma­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.