En­tre­vis­ta

Ma­ría José Prie­to

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Por: Ca­ta­li­na Lo­bos P. Fo­tos: Ro­dri­go Cis­ter­na Pro­duc­ción: Be­lén Mu­ñoz Ma­qui­lla­je y pe­lo: El­vi­ra Mon­te­ro

“Es una bai­la­ri­na de 40 años que tie­ne un ac­ci­den­te y de­bi­do a su le­sión se le trun­ca la ca­rre­ra. Muy de­pri­mi­da, con to­da la cri­sis de los 40 y lo que sig­ni­fi­ca para una bai­la­ri­na no po­der volver a bai­lar nun­ca más, es que se encuentra con Gre­gory, que a pe­sar de ser muy dis­tin­to está igual de so­lo que ella”, dice Ma­ría José Prie­to so­bre Bren­da, el per­so­na­je que la tra­jo de vuel­ta al tea­tro des­pués de 15 años.

‘Lec­ción de Bai­le’, que se es­ta­rá pre­sen­tan­do en el Tea­tro Mo­ri Vi­ta­cu­ra has­ta el 25 de no­viem­bre, no so­lo re­pre­sen­ta su vuel­ta a las ta­blas sino que lo ha­ce de la mano de su ma­ri­do, Cris­tián Cam­pos, y de su ami­ga Aran­za­zú Yan­ko­vic en la di­rec­ción. Es una obra que tu­vo bas­tan­te éxi­to en Es­ta­dos Uni­dos y es­ta es la pri­me­ra vez que se mon­ta en es­pa­ñol, cu­ya adap­ta­ción es­tu­vo a car­go del mis­mo Cris­tián. “Tie­ne co­me­dia, pe­ro tam­bién tie­ne dra­ma. La me­di­da jus­ta de lo que es­tá­ba­mos bus­can­do, para que la gen­te lo va­ya a pa­sar bien, pe­ro que ten­ga un po­qui­to de con­te­ni­do para se va­yan para la casa con al­go”, dice. Del dra­ma­tur­go, es­cri­tor y guio­nis­ta Mark St. Ger­main, tra­ta so­bre un pres­ti­gio­so pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio con As­per­ger (Gre­gory), que no le gus­ta el con­tac­to fí­si­co pe­ro que tie­ne que apren­der a bai­lar por una pre­mia­ción a la que está in­vi­ta­do. Es así que le pre­gun­ta a su ve­ci­na, una bai­la­ri­na pro­fe­sio­nal que se está re­cu­pe­ran­do de una le­sión, si es que pue­de au­xi­liar­lo en es­ta la­bor. “Para Bren­da es co­mo un in­sul­to que ven­ga es­te ga­llo a pe­dir­le cla­ses de bai­le, pe­ro en­tre es­ta pug­na de egos y per­so­na­li­da­des es­tram­bó­ti­cas se em­pie­zan a ver con otros ojos. Ade­más la ha­ce dar­se cuen­ta de que en la vi­da se pue­den re­ver­tir cier­tas co­sas y pue­des rein­ven­tar­te, in­de­pen­dien­te de la edad y lo que ha­gas. Si tie­nes 40 años y ya no pue­des bai­lar, tie­nes que se­guir vi­vien­do y ver qué otra co­sa te po­dría ha­cer fe­liz”, afir­ma la ac­triz.

¿Por qué se de­ci­die­ron a ac­tuar jun­tos des­pués de tan­tos años?

La ver­dad es que so­mos un po­co apren­si­vos con nues­tra hi­ja, Ju­lie­ta. De­jar­la so­la en la casa era im­pen­sa­do, por eso pre­fe­ri­mos que uno tra­ba­ja­ra en al­go y el otro se que­da­ra con ella, y así ir­nos tur­nan­do. Pe­ro es­tar los dos fue­ra de la casa, nin­gu­na po­si­bi­li­dad. Me pro­pu­sie­ron har­tas te­le­se­ries en esa épo­ca, pe­ro nin­gu­na en que di­je­ra ‘me mue­ro por es­tar’. La edad te da la ca­pa­ci­dad de sa­ber prio­ri­zar y de­cir: ‘¿va­le la pe­na es­to y es­tar to­do el día pen­san­do en qué es­ta­rá mi hi­ja o en que po­dría es­tar con ella en esas ho­ras que una es­pe­ra an­tes de gra­bar’. Así que en­tre es­tar con la ca­be­za en dos la­dos, op­té por es­tar don­de que­ría es­tar. Pe­ro aho­ra que la Ju­li cum­plió ocho años y nos lle­gó es­ta pro­pues­ta, di­ji­mos ‘dé­mos­le’.

¿Có­mo fue­ron los en­sa­yos?

En­tre­te­ni­dos y có­mo­dos por un la­do, e in­ten­sos por otro, por­que es­tar con el ma­ri­do 24/7 no es me­nor. Nos íba­mos jun­tos, al­mor­zá­ba­mos jun­tos y en­sa­yá­ba­mos to­dos los días, pe­ro fue co­mo volver al ini­cio de nues­tra re­la­ción, cuan­do ac­tuá­ba­mos en Canal 13, don­de te­nía­mos que via­jar y gra­bar jun­tos. Fue co­mo re­en­con­trar­nos y re­crear eso. Lo ri­co es que po­día­mos es­tu­diar y re­pa­sar el tex­to en el au­to y en la casa los fi­nes de se­ma­na.

¿Qué te­mas se to­can?

Ella tie­ne pro­ble­mas ali­men­ta­rios, un ro­llo con el fí­si­co y la co­mi­da, don­de sien­te que está gor­da, pe­ro es un pa­li­llo. Se tra­ta to­do ese tras­fon­do que hoy día te­ne­mos las mu­je­res de siem­pre te­ner que es­tar re­gias por­que si no te cam­bian por una de 20, y los hom­bres pue­den en­ve­je­cer y

que les sal­ga gua­ta. Y de pa­so, co­mo a las mu­je­res que pa­san los 40 y es­tán so­las son sol­te­ro­nas, pe­ro si es un hombre es un sol­te­ro co­di­cia­do. Có­mo pue­de ser que, te­nien­do la mis­ma edad, a las mu­je­res se nos tra­te con una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va y a los hom­bres co­mo el cho­ro de las pam­pas por no ha­ber­se ca­sa­do y ni te­ni­do hi­jos. Tam­bién se to­ca el te­ma de la in­te­gra­ción con el As­per­ger, que es mu­cho más co­mún de lo que uno cree. Son per­so­nas bri­llan­tes, pe­ro se las sub­es­ti­ma por no te­ner ese cri­te­rio para so­cia­bi­li­zar. So­mos su­per­ig­no­ran­tes de to­do lo que sea di­fe­ren­te. Nos que­da­mos en la for­ma, pe­ro no en el fon­do real de las per­so­nas.

¿Có­mo fue el es­treno des­pués de tan­to tiem­po sin su­bir­te a un es­ce­na­rio?

Es­ta­ba his­té­ri­ca, muy ner­vio­sa. Me sa­bía la obra, in­clu­so me apren­dí el tex­to al­ti­ro, pe­ro igual me da­ba mie­do que se me ol­vi­da­ra. El te­rror del ac­tor: ‘¿y si me ba­ja un blan­co, qué ha­go?’. Pe­ro hi­ce unas pos­tu­ras de yo­ga e in­me­dia­ta­men­te al ad­qui­rir otra po­si­ción los pen­sa­mien­tos cam­bian, la res­pi­ra­ción se aquie­ta. Es su­per­sim­ple y efec­ti­vo, y ayu­da un mon­tón.

Bla­zer Man­go, blu­sa y pan­ta­lón CHER, co­lla­res Swa­rovs­ki y za­pa­ti­llas Adi­das Ori­gi­nals / Por­ta­da: ves­ti­do Man­go

Pa­no­ra­ma: Ir a la pla­ya a res­pi­rar es par­te de mi fe­li­ci­dad. Ne­ce­si­to jar­di­near y co­nec­tar­me con las plan­tas. Úl­ti­ma pe­lí­cu­la que vis­te: Per­fec­tos des­co­no­ci­dosTra­ta­mien­tos: En Me­dest­he­tik me ha­go lim­pie­zas, hi­dra­ta­cio­nes de ros­tro y tra­ta­mien­tos cor­po­ra­les, y en San­tia­go Me­di­cal, un lá­ser que reac­ti­va el co­lá­geno y sir­ve para las man­chas.Pró­xi­mo pro­yec­to: Es­ta­mos gra­ban­do la se­gun­da tem­po­ra­da de Mo­do Well­ness, por 13C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.