Mun­do Beauty

Ros­tro pre­pa­ra­do

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Ilus­tra­ción Con­sue­lo As­tor­ga T.

No nos di­mos ni cuen­ta y ya ha­bía 25 °C en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na. El in­vierno se fue y hay que dar­le ca­ra al ve­rano, li­te­ral­men­te. Es por es­to que te­ner una piel pre­pa­ra­da para re­ci­bir los ra­yos UV, las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y la des­hi­dra­ta­ción es ur­gen­te, y muy bien lo ex­pli­can los ex­per­tos en belleza fa­cial.

Ka­ren Es­pi­no­za es cos­me­tó­lo­ga es­te­ti­cis­ta y di­rec­to­ra de Za­pa­ti­tos Ro­jos, un centro de bie­nes­tar es­pe­cia­lis­ta en lim­pie­zas y tra­ta­mien­tos fa­cia­les y cor­po­ra­les. Dice que lo pri­me­ro que hay que sa­ber, si va a de­di­car es­pe­cial aten­ción a la sa­lud de su piel, es que vi­vi­mos en un país se­co, lo que ge­ne­ra una des­hi­dra­ta­ción cons­tan­te. “En ve­rano au­men­ta la se­que­dad del ai­re y la ra­dia­ción es ma­yor, por lo cual man­te­ner la piel bien hi­dra­ta­da y uti­li­zar FPS 30 o 50 ca­da cua­tro ho­ras es esen­cial”.

Por su par­te, el doc­tor Mar­tin Ram­po­ne, de Clí­ni­ca Es­té­ti­ka Mé­di­ca, no du­da de que el ve­rano sea la tem­po­ra­da en que más ex­po­ne­mos nues­tra piel al sol. “Por lo que las me­jo­res he­rra­mien­tas que te­ne­mos a mano son: hi­dra­tar la piel con cre­mas acor­de con nues­tro ti­po de piel y el in­fal­ta­ble uso de un fac­tor de pro­tec­ción so­lar der­ma­to­ló­gi­co con FPS+50 al me­nos tres ve­ces al día, acom­pa­ña­do de una lim­pie­za fa­cial en la ma­ña­na y en la no­che lue­go de re­ti­rar el ma­qui­lla­je”. So­bre es­tas lim­pie­zas, es esen­cial que las reali­ce en pro­fun­di­dad para des­pe­jar los po­ros de im­pu­re­zas que blo­quean la ab­sor­ción de los pro­duc­tos que se va­ya a apli­car, co­mo un se­rum hi­dra­tan­te por la no­che, por ejem­plo, que re­vi­ta­li­za de in­me­dia­to. Es que, co­mo dice Ka­ren, “para man­te­ner la piel del ros­tro hi­dra­ta­da y lu­mi­no­sa es fun­da- men­tal, apar­te de una cre­ma hi­dra­tan­te, uti­li­zar un buen suero que ha­ga lo mis­mo. Tam­bién pue­de ha­cer­se lim­pie­zas pro­fe­sio­na­les, cu­ya fre­cuen­cia de­pen­de­rá de cuán­ta gra­sa se­cre­te la piel. Con un ni­vel de gra­sa nor­mal de­be­ría ser ca­da tres me­ses”.

Si de com­po­nen­tes se tra­ta, Óscar Can­dia, na­tio­nal de­tai­ling ma­na­ger de Eu­ce­rin Chi­le, ex­pli­ca que el pan­te­nol es ideal por­que ayu­da a la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar, y los an­ti­oxi­dan­tes pro­te­gen con­tra los ra­di­ca­les li­bres. “Para el ros­tro pre­fie­ra pro­duc­tos con áci­do hia­lu­ró­ni­co, que apor­tan a una hi­dra­ta­ción pro­fun­da, y con FPS15 ha­cia arri­ba. Y para man­te­ner una piel hi­dra­ta­da y sa­na, use cre­mas y lo­cio­nes hi­dra­tan­tes con pH5 que sean afi­nes a la su­ya, sin de­jar de uti­li­zar el pro­tec­tor so­lar du­ran­te to­do el año, ya que así evi­ta­rá man­chas, arru­gas y fo­to­en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro. El pro­tec­tor so­lar es, le­jos, la me­jor cre­ma an­ti­arru­gas”.

Si se ha­rá un tra­ta­mien­to para lle­gar con una piel más lu­mi­no­sa e hi­dra­ta­da al ve­rano, son muy bue­nos los que es­ti­mu­lan la ge­ne­ra­ción de su pro­pio co­lá­geno. “La me­so­te­ra­pia fa­cial, por ejem­plo, in­tro­du­ce vi­ta­mi­nas y nu­trien­tes con la ase­so­ría co­rrec­ta de un mé­di­co ca­li­fi­ca­do, y tam­bién las se­sio­nes de hi­dra­ta­cio­nes fa­cia­les con con­cen­tra­dos de oxí­geno pue­den res­tau­rar los nu­trien­tes que pier­de la piel”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta de Clí­ni­ca Es­té­ti­ka Mé­di­ca.

Lo que está to­tal­men­te prohi­bi­do es des­pig­men­tar la piel en ve­rano, es­pe­cí­fi­ca­men­te de oc­tu­bre a mar­zo, por­que el po­der abra­si­vo de es­tos tra­ta­mien­tos pue­de de­jar­la sen­si­ble y con ten­den­cia a que se pue­da man­char. “Es muy bueno rea­li­zar­las en in­vierno, pe­ro en ve­rano la ra­dia­ción es muy al­ta, so­bre to­do en Chi­le, lo que au­men­ta el ries­go de man­char la piel y de­gra­dar la fi­bras elás­ti­cas. Has­ta pue­de trans­for­mar nues­tras cé­lu­las en ma­lig­nas. Es por es­to que no­so­tras ha­ce­mos pee­ling con áci­dos na­tu­ra­les en­tre ma­yo y ju­lio”, agre­ga la due­ña de Za­pa­ti­tos Ro­jos.

En cuan­to a la piel del cuer­po, ser más re­sis­ten­te no sig­ni­fi­ca que de­ba pres­tar­le me­nos aten­ción. “Ex­fo­liar al me­nos una vez por se­ma­na e hi­dra­tar to­dos los días es lo mí­ni­mo que po­de­mos ha­cer para que la piel es­té sua­ve y se con­ser­ve en buen es­ta­do. Ideal si agre­ga al­gu­na am­po­lla hi­dra­tan­te en las zo­nas más se­cas o di­rec­ta­men­te a la cre­ma para po­ten­ciar su ac­ción hi­dra­tan­te”, acon­se­ja. So­bre los tra­ta­mien­tos para es­ta la­bor, Ka­ren re­co­mien­da la fan­go­te­ra­pia, que con­sis­te en una exfoliación na­tu­ral en to­do el cuer­po en es­te fan­go vol­cá­ni­co, que tie­ne mu­chos nu­trien­tes. “El efec­to in­me­dia­to es sua­vi­dad y lu­mi­no­si­dad”, afir­ma Ka­ren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.