Múscu­los y ge­nes

La Hora - - Portada - Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

Los JJ.OO. han ter­mi­na­do pe­ro nos que­da una pre­gun­ta fun­da­men­tal: un atle­ta ¿na­ce o se ha­ce? Si bien el en­tre­na­mien­to tie­ne un rol fun­da­men­tal, los ge­nes tam­bién pue­den in­fluir en el desem­pe­ño de­por­ti­vo de al­to ni­vel. Un ejem­plo in­tere­san­te es el de la mios­ta­ti­na, una pro­teí­na que im­pi­de que los múscu­los crez­can en ex­ce­so. En 1997, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res ge­ne­ró ra­to­nes mu­tan­tes en el gen de la mios­ta­ti­na. El re­sul­ta­do: un sú­per ra­tón que pa­re­cía sa­ca­do de un gim­na­sio pa­ra roe­do­res y que ha­cía ver a los otros ra­to­nes co­mo unos de­bi­lu­chos. Tam­bién hay ca­sos en los que de ma­ne­ra es­pon­tá­nea han apa­re­ci­do mu­ta­cio­nes en los ge­nes de la mios­ta­ti­na y que han pro­du­ci­do ani­ma­les con gran mus­cu­la­tu­ra. Un ca­so bien co­no­ci­do es el de un ti­po de to­ro lla­ma­do azu­les bel­gas, que se caracteriza por te­ner una enor­me ma­sa mus­cu­lar. In­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das con es­tos ani­ma­les per­mi­tie­ron des­cu­brir que son mu­tan­tes en el gen de la mios­ta­ti­na. Lue­go de co­no­ci­dos es­tos ca­sos, va­rios de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les y en­tre­na­do­res se pu­sie­ron en con­tac­to con cien­tí­fi­cos pa­ra ofre­cer­se co­mo vo­lun­ta­rios pa­ra fu­tu­ras in­ves­ti­ga­cio­nes, ya que la mios­ta­ti­na tam­bién re­gu­la de ma­ne­ra ne­ga­ti­va el desa­rro­llo de la ma­sa mus­cu­lar en los hu­ma­nos. El año 2004 se des­cri­bió el ca­so de un ni­ño ale­mán que te­nía el do­ble de la ma­sa mus­cu­lar que los de su edad y que con los bra­zos ex­ten­di­dos po­día sos­te­ner man­cuer­nas de 3 ki­los. Su ma­dre era atle­ta pro­fe­sio­nal y sus her­ma­nos tam­bién te­nían una gran ma­sa mus­cu­lar. Se hicieron al­gu­nos aná­li­sis y se en­con­tró que el ni­ño po­seía una mu­ta­ción en am­bas co­pias del gen de la mios­ta­ti­na, lo que ex­pli­ca­ba su gran desa­rro­llo mus­cu­lar. Por ra­zo­nes éti­cas no se en­tre­gó la iden­ti­dad del ni­ño ni la de sus pa­dres. Ac­tual­men­te el ni­ño de­be te­ner 16 años y los mé­di­cos que lo diag­nos­ti­ca­ron no sa­bían con cer­te­za si es­ta mu­ta­ción po­dría te­ner efec­tos ne­ga­ti­vos en su sa­lud. Tal vez po­dría pre­sen­tar pro­ble­mas car­dia­cos. O tal vez ga­nó una me­da­lla olím­pi­ca, quien sa­be. ◗

El agua da­ña

◗ Apa­ren­te­men­te, el agua de los nuevos la­gos des­apa­re­ce en el in­te­rior del gla­ciar, de­bi­li­tán­do­lo y fa­ci­li­tan­do su rup­tu­ra.“Se sa­be que los la­gos su­pra­gla­cia­les in­flu­yen en el de­rre­ti­mien­to de la ca­pa de hie­lo”, ad­vier­te el gla­ció­lo­go bri­tá­ni­co Ste­wart Ja­mie­son.

Los re­sul­ta­dos de un nue­vo es­tu­dio he­cho en el gla­ciar Lang­hov­de, en la An­tár­ti­ca Orien­tal, ge­ne­ran in­quie­tud en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Por pri­me­ra vez, en la ma­yor ma­sa de hie­lo del pla­ne­ta se ha ob­ser­va­do la for­ma­ción de ca­si 8 mil la­gos a par­tir de hie­lo de­rre­ti­do du­ran­te los ve­ra­nos del pe­rio­do 2000-2013.

Las imá­ge­nes de sa­té­li­te son cla­ras: mues­tran esa por­ción del con­ti­nen­te blan­co sal­pi­ca­da de her­mo­sas man­chas azu­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.