Al pro­fe­sor de fi­lo­so­fía del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal le llue­ve so­bre mo­ja­do

La mis­ma se­ma­na en que al li­ceo le fue qui­ta­da la ca­te­go­ría de “ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca”, el Mi­ne­duc in­for­mó que es­tu­dia la con­ti­nui­dad del ra­mo de fi­lo­so­fía.

La Hora - - Portada - Car­los Fuen­teal­ba V.

El pa­tio de ho­nor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal es la ex­pla­na­da cen­tral del co­le­gio, en la que du­ran­te los re­creos se jue­gan, por lo me­nos, diez pi­chan­gas si­mul­tá­neas. La can­ti­dad de par­ti­dos y jó­ve­nes co­rrien­do en to­dos los sen­ti­dos lo vuel­ven un lu­gar muy di­fí­cil de tran­si­tar sin lle­var­se un pe­lo­ta­zo o un em­pe­llón.

La ma­ña­na del jue­ves, sin em­bar­go, el pa­no­ra­ma es dis­tin­to. El co­le­gio ce­le­bra tar­día­men­te su aniver­sa­rio nú­me­ro 203 con ac­ti­vi­da­des ex­tra pro­gra­má­ti­cas y, en torno a la can­cha cen­tral, cien­tos de alum­nos se agol­pan pa­ra ver un só­lo par­ti­do en­tre alum­nos y pro­fe­so­res. Pa­ra los jó­ve­nes, ver a sus maes­tros en la can­cha es un de­lei­te so­cial, que les per­mi­te pi­fiar, acla­mar o gri­tar apo­dos a per­so­nas que du­ran­te to­do el año re­pre­sen­tan otra fi­gu­ra.

Allí en me­dio, su­dan­do más de la cuen­ta por la mar­ca de un ado­les­cen­te, se ve a Clau­dio Segovia. El pro­fe­sor de fi­lo­so­fía ha­ce sus “ca­cha­ñas”, pe­ro no pue­de con la ve­lo­ci­dad de sus pu­pi­los. Tras el pi­ta­zo fi­nal, sa­le ex­haus­to.

-Pro­fe­sor, soy pe­rio­dis­ta y me gus­ta­ría ha­blar con us­ted. -¿Tan bien ju­gué? -No, es so­bre los cam­bios pro­pues­tos por el mi­nis­te­rio res­pec­to de la fi­lo­so­fía y so­bre la pér­di­da de la “ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca” del co­le­gio.

-Ah, bien, en­ton­ces per­mí­ta­me du­char­me y vuel­vo.

Mi­nu­tos más tar­de, un Segovia pei­na­do y con un ca­fé en la mano me con­du­ce has­ta el “pa­tio de las car­tas Ma­gic”, jus­to atrás de la ca­sa cen­tral de la Uni­ver­si­dad de Chi­le.

“Es­te co­le­gio y la Uni­ver­si­dad de Chi­le son bu­ques in­sig­nia de la edu­ca­ción pú­bli­ca. Lle­vo más de vein­te años acá y he po­di­do dar­me cuen­ta que lo que le pa­sa al Ins­ti­tu­to, pa­sa en to­do el res­to de los li­ceos de una u otra for­ma”, co­men­ta.

-¿Qué le pa­re­ce la idea de pres­cin­dir del ra­mo de fi­lo­so­fía?

-Lo que su­ce­de es que no ha lle­ga­do nin­gún ofi­cio del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción. Nos he­mos en­te­ra­do por la pren­sa de to­do, lo que me pa­re­ce una fal­ta de se­rie­dad. Nues­tra la­bor es de ser­vi­cio pú­bli­co, por eso pe­di­mos un po­co más de res­pe­to. Acá se ha le­van­ta­do una alar­ma, pe­ro na­die pue­de ha­blar con­cre­ta­men­te en qué con­sis­ti­rá el cam­bio. Por su­pues­to que acá na­die es­tá sien­do con­si­de­ra­do y to­do apa­re­ce de ma­ne­ra bas­tan­te au­to­ri­ta­ria. Los alum­nos, en su pe­ti­to­rio de es­te año, pi­die­ron que la fi­lo­so­fía se im­par­ta des­de la bá­si­ca, ellos tie­nen una con­si­de­ra­ción muy res­pe­ta­da de es­ta asig­na­tu­ra. Es­te es un li­ceo cien­tí­fi­co-hu­ma­nis­ta, en­ton­ces qui­tar­le el al­ma a las hu­ma­ni­da­des es des­vir­tuar la mi­sión del co­le­gio.

-¿Có­mo po­dría des­cri­bir el apor­te que ha­ce su ra­mo a la for­ma­ción de los mu­cha­chos?

-El ob­je­ti­vo de la fi­lo­so­fía es for­mar a per­so­nas crí­ti­cas y au­to­crí­ti­cas, res­pon­sa­bles de un pro­yec­to de vi­da. Pres­cin­dir de es­ta for­ma­ción es cam­biar un mo­de­lo de hu­ma­ni­dad. La so­cie­dad no só­lo ne­ce­si­ta ca­pi­tal hu­mano por­que el hom­bre es un fin en sí mis­mo. Pa­ra in­gre­sar en esa com­pren­sión es ne­ce­sa­rio acu­dir a la éti­ca re­li­gio­sa o a la éti­ca fi­lo­só­fi­ca o a la éti­ca for­mal y po­ner­la en diá­lo­go con la vi­da co­ti­dia­na, con lo so­cial. En ese sen­ti­do, las cla­ses no son pro­duc­ti­vas, sino pros­pec­ti­vas, pro­yec­ti­vas. Apun­tan a que el día de ma­ña­na, cuan­do el su­je­to es­té en una em­pre­sa, apli­que esa ar­qui­tec­tu­ra hu­ma­na, va­lo­re sus de­re­chos y res­pe­te los de los de­más. En ese sen­ti­do, sa­be­mos que nues­tros egre­sa­dos ha­cen un apor­te a la so­cie­dad.

-¿Y sien­te que ha­yan for­mas de in­ci­dir en res­guar­do de es­ta for­ma­ción?

-Así co­mo en el mun­do la­bo­ral es­tá des­ar­ti­cu­la­da la re­pre­sen­ta­ción, en la edu­ca­ción hay muy po­co gre­mia­lis­mo. Co­mo no hay par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na por­que na­die es­tá co­le­gia­do, pri­ma la ad­mi­nis­tra­ción de los ope­ra­do­res po­lí­ti­cos y téc­ni­cos. Eso ha­ce cua­drar los ba­lan­ces, pe­ro a la lar­ga trae una des­orien­ta­ción en la que se ter­mi­na vien­do la edu­ca­ción co­mo un pro­ce­so me­ca­ni­cis­ta y que no apun­ta al desa­rro­llo in­te­gral del ser hu­mano. Se pro­du­ce un cor­to­cir­cui­to en­tre lo que de­man­da­mos y lo que nos res­pon­den: pe­di­mos ca­li­dad y nos in­ten­tan es­tan­da­ri­zar aún más en nom­bre de esa mis­ma de­man­da. En­ton­ces el des­con­ten­to per­du­ra y con­ti­nua­men­te sen­ti­mos que la re­for­ma es al­go que es­tá por ve­nir, sin con­si­de­rar que lle­va­mos años de cam­bios en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que no pa­re­cen in­ter­co­nec­ta­das, sino reac­ti­vas. Te­ne­mos que apun­tar ha­cia la cons­truc­ción de un hom­bre que se en­fren­te a la com­ple­ji­dad y no uno que só­lo se adap­te a lo más con­for­ta­ble.

-Mien­tras tan­to, ¿el Ins­ti­tu­to ha pa­sa­do de un círcu­lo vir­tuo­so a uno vi­cio­so?

-En esen­cia no ha cam­bia­do, la mís­ti­ca ins­ti­tu­ta­na, que nos favorece en nues­tro desa­rro­llo per­so­nal a to­dos. Se ha per­di­do po­ca ma­trí­cu­la. A pe­sar de to­dos los con­flic­tos, si­guen lle­gan­do los ni­ños de to­dos los es­tra­tos sociales. Yo asu­mo que es­ta “pér­di­da de ex­ce­len­cia” es un cas­ti­go del go­bierno a las mo­vi­li­za­cio­nes. Hay allí una con­tra­dic­ción, por­que su­po­nía­mos que es­te go­bierno for­ta­le­ce­ría la edu­ca­ción pú­bli­ca y la par­ti­ci­pa­ción, y es al con­tra­rio. Aho­ra, el úni­co es­ta­men­to de­mo­crá­ti­co en ac­ción es el de los alum­nos. No só­lo eli­gen a sus re­pre­sen­tan­tes de cur­so y lue­go al cen­tro de alum­nos, sino que lle­gan a con­sen­sos y acatan las ma­yo­rías. Hay una fuer­za de­mo­crá­ti­ca que el país tie­ne que ca­na­li­zar ade­cua­da­men­te por­que ellos no son agen­tes de fu­tu­ro, son el pre­sen­te. No se pue­de con­ti­nuar es­tig­ma­ti­zán­do­los por­que es­tán lu­chan­do por una cau­sa jus­ta. La edu­ca­ción pú­bli­ca es una cau­sa jus­ta.

“Hay un cor­to­cir­cui­to: pe­di­mos ca­li­dad y nos in­ten­tan es­tan­da­ri­zar aún más en nom­bre de esa mis­ma , de­man­da”. Clau­dio Segovia, pro­fe­sor de fi­lo­so­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.