Tem­po­ra­da de flo­res

La Hora - - Portada -

La pro­xi­mi­dad de la pri­ma­ve­ra de­be ser uno de los even­tos más fá­ci­les de an­ti­ci­par: co­mo un ejer­ci­cio de coordinación ca­si per­fec­to, to­dos los ár­bo­les se lle­nan de co­lo­ri­das flo­res. Sin em­bar­go, lo que re­sul­ta real­men­te fas­ci­nan­te es ave­ri­guar có­mo su­pie­ron los ár­bo­les que es­ta­ba lle­gan­do la pri­ma­ve­ra y que era ho­ra de flo­re­cer. La res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta se co­men­zó a for­jar a fi­nes de 1800, cuan­do granjeros de EE.UU. exi­gie­ron que el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra in­ves­ti­ga­ra un nue­vo ti­po de plan­ta de ta­ba­co que ha­bía apa­re­ci­do de pron­to y que era enor­me (a la que lla­ma­ron ta­ba­co ma­mut de Mary­land). El pro­ble­ma del ta­ba­co ma­mut era que no flo­re­cía en pri­ma­ve­ra co­mo lo ha­cía el ta­ba­co nor­mal: lo ha­cía en­tra­do el in­vierno y pro­duc­to de las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras sus flo­res se mo­rían mu­cho an­tes de dar se­mi­llas. El ta­ba­co en cues­tión re­sul­tó ser un mu­tan­te que flo­re­cía en in­vierno, pe­ro fue fun­da­men­tal pa­ra que los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ran có­mo las plan­tas mi­den el pa­so del tiem­po pa­ra pro­du­cir flo­res en pri­ma­ve­ra. Dé­ca­das de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca nos per­mi­tie­ron ave­ri­guar dos co­sas muy im­por­tan­tes. La pri­me­ra, que las plan­tas per­ci­ben la du­ra­ción del día y la no­che. De es­ta for­ma, las plan­tas que flo­re­cen en pri­ma­ve­ra tie­nen un sis­te­ma que les per­mi­te in­te­grar los días más lar­gos de la pri­ma­ve­ra con la pro­duc­ción de flo­res. La se­gun­da, que las plan­tas po­seen un sis­te­ma que les per­mi­te sa­ber que ya pa­só el in­vierno. Es­te sis­te­ma se lla­ma ver­na­li­za­ción y se ba­sa en un sen­sor mo­le­cu­lar que mi­de la acu­mu­la­ción de ho­ras de frío. De es­ta for­ma, cuan­do los días se ha­cen más lar­gos y las plan­tas han per­ci­bi­do el pa­so del in­vierno, en­ton­ces ahí flo­re­cen. Uno de los pro­ble­mas de es­te sis­te­ma es que con el cam­bio cli­má­ti­co los días de in­vierno ya no son tan fríos. De­bi­do a es­to, ár­bo­les co­mo los ce­re­zos no acumulan su­fi­cien­tes ho­ras de frío en in­vierno, por lo que pro­du­cen po­cas flo­res en pri­ma­ve­ra y por lo tan­to, po­cas ce­re­zas. Al­go que de­be­ría preo­cu­par­nos. En un día co­mo hoy de na­ció el ac­tor es­ta­dou­ni­den­se Ri­chard Ge­re. Nun­ca ha ga­na­do un Os­car, pe­ro por la pe­lí­cu­la Chica­go (2003) ob­tu­vo un Glo­bo de Oro y las loas de sus pa­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.