Brot­her de­jó la ca­lle pa­ra con­ver­tir­se en un pe­rro po­li­cial

Es­te sim­pá­ti­co can fue adop­ta­do por los ca­ra­bi­ne­ros de la 19° Co­mi­sa­ría de Pro­vi­den­cia. Es tan­to su com­pro­mi­so con la institución que in­clu­so cum­ple la­bo­res de ser­vi­cio.

La Hora - - Mascotas - Natalia Heus­ser H.

Ha­ce más de un año un pe­rro fla­co y con di­ver­sas he­ri­das en el cuer­po apa­re­ció en la en­tra­da de la guar­dia de la 19° Co­mi­sa­ría de Pro­vi­den­cia. De a po­co se acer­có a los ca­ra­bi­ne­ros, quie­nes co­men­za­ron a ali­men­tar­lo y a en­tre­gar­le ca­ri­ño. La amis­tad en­tre el pe­lu­do ci­vil y los uni­for­ma­dos fue ins­tan­tá­nea y bas­ta­ron unos días pa­ra que el can to­ma­ra con­fian­za y se con­vir­tie­ra en un in­te­gran­te más del lu­gar.

Fue bau­ti­za­do co­mo Brot­her por­que pa­ra los ca­ra­bi­ne­ros es co­mo un her­mano me­nor que los si­gue a to­das par­tes. “To­dos nos enamo­ra­mos de él por­que era bo­ni­to y se no­ta­ba que era un buen pe­rro. Era amo­ro­so y muy sim­pá­ti­co. Has­ta el mo­men­to es la úni­ca mas­co­ta que te­ne­mos y nos ale­gra el tra­ba­jo”, co­men­tan.

Lue­go de una visita al ve­te­ri­na­rio y de un aseo pro­fun­do con cham­pú an­ti­pul­gas, le ins­ta­la­ron una ca­sa al fi­nal de la co­mi­sa­ría, don­de só­lo duer­me, pues el res­to de las jor­na­das se pa­sea por las de­pen­den­cias de la uni­dad. “Es muy re­ga­lón. Re­co­rre los pa­si­llos y le la­dra a cual­quie­ra que no vis­ta uni­for­me. Nos lla­ma la aten­ción por­que es muy in­te­li­gen­te. Ca­da vez que quie­re en­trar a una ofi­ci­na gol­pea la puer­ta con la na­riz o las pa­tas de­lan­te­ras. Ade­más mue­ve sus ore­jas cuan­do lo lla­ma­mos y eso nos di­ce que en­tien­de por su nombre. Igual tie­ne com­por­ta­mien­tos ex­tra­ños. Cuan­do está ner­vio­so o es­cu­cha un rui­do fuer­te, se muer­de la co­la o da mu­chas vuel­tas por­que cree que pa­sa­rá al­go, pe­ro no­so­tros lo cal­ma­mos”, se­ña­la el ca­pi­tán Ro­ber­to Cer­da.

A raíz de la rá­pi­da cer­ca­nía que lo­gra­ron con el pe­rro, el te- nien­te co­ro­nel Clau­dio Va­len­cia Ortiz per­mi­tió que fue­ra adop­ta­do por los uni­for­ma­dos y hoy Brot­her, un pe­rro sin es­tu­dios po­li­cia­les, es due­ño y se­ñor de la te­nen­cia. A tan­to lle­gó su com­pro­mi­so con la institución que ya cum­ple con la­bo­res de ser­vi­cio, a pe­sar de que no está obli­ga­do a ha­cer­lo. “Se sube so­lo a los ca­rros po­li­cia­les y se sien­ta al la­do de los ca­ra­bi­ne­ros. Por ejem­plo, es­tu­vo pre­sen­te en la inun­da­ción que afec­tó a Pro­vi­den­cia cuan­do hu­bo una ro­tu­ra de ma­triz. Le gus­ta es­tar con no­so­tros”, cuen­ta.

Es­te pe­rri­to tie­ne su pro­pio tra­je, que lu­ció por pri­me­ra vez pa­ra el Día del Ca­ra­bi­ne­ro, el pa­sa­do 27 de abril. “Só­lo se to­mó fo­tos con su ro­pa. Tam­bién des­fi­ló con no­so­tros ese día, fren­te a las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les y lo aplau­die­ron har­to. Es muy co­no­ci­do en la comuna”, ex­pli­ca el ca­pi­tán Cer­da.

En la co­mi­sa­ría co­no­cen las ma­ñas de Brot­her. No le gus­ta el pan, ni la co­mi­da he­cha en ca­sa, por esa ra­zón los ca­ra­bi­ne­ros que sa­len a la ca­lle con él, pro­cu­ran lle­var una bol­sa pe­que­ña con ali­men­to es­pe­cial que compran a tra­vés de una co­lec­ta co­mu­ni­ta­ria. Ade­más, ase­gu­ran que no es enamo­ra­di­zo y que no tie­ne ami­gos pe­rru­nos, só­lo hu­ma­nos.

Ha­ce seis me­ses es­ta mas­co­ta sor­teó una de las prue­bas más du­ras de su cor­ta ca­rre­ra. Fue atro­pe­lla­do, a cua­dras de la co­mi­sa­ría, por un cho­fer que se dio a la fu­ga. “Nos avi­só una ve­ci­na. Él lle­va­ba una pla­ca con su nombre y di­rec­ción y por eso nos pu­die­ron avi­sar. Es­ta­ba san­gran­do y con mu­cho do­lor. De in­me­dia­to lo lle­va­mos a una clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria don­de afor­tu­na­da­men­te tu­vo una rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción. Di­cen que fue un buen pa­cien­te”, in­di­ca.

A sus su­pues­tos cua­tro años de edad, se­gún cal­cu­lan, con­ti­nua­rá asis­tien­do a los ope­ra­ti­vos que rea­li­za 19° Co­mi­sa­ría por­que “es nues­tro fiel com­pa­ñe­ro”, fi­na­li­za el uni­for­ma­do.

Des­fi­ló con el per­so­nal pa­ra el úl­ti­mo Día del Ca­ra­bi­ne­ro. “Es co­no­ci­do en la comuna”, di­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.