En la pla­za va­cía

La Hora - - En2minutos - Pa­tri­cio Cor­va­lán

Era ex­tra­ño ver­lo tan se­gui­do en la pla­za, en la mis­ma po­si­ción de tan­tos días: sen­ta­do le­jos de la en­tra­da, con el ma­le­tín en las ro­di­llas, usán­do­lo co­mo me­si­ta pa­ra ano­tar al­go en la li­bre­ta, al­go que des­pués co­pia­ba en el ce­lu­lar, mar­can­do con­fia­do, pe­ro que unos lar­gos se­gun­dos des­pués cor­ta­ba con ca­ra de fas­ti­dio tras un si­len­cio sin res­pues­ta. Cuan­do eso pa­sa­ba, que era tan se­gui­do en la pla­za en es­tos días, se aflo­ja­ba la cor­ba­ta. A ve­ces, se ta­pa­ba la ca­ra con las pal­mas, res­pi­ra­ba o mal­de­cía, y vol­vía a ano­tar, a mar­car y a aguar­dar es­pe­ran­za­do. Así lo veía des­de le­jos, mien­tras pa­sea­ba al pe­rro yen­do a com­prar el dia­rio. Lo mi­ra­ba sen­tán­do­se en una ban­ca a cier­ta dis­tan­cia, dis­tra­yén­do­se de la lec­tu­ra pa­ra ob­ser­var­lo, an­sio­so, la cor­ba­ta aflo­ja­da, ima­gi­nán­do­lo qui­zás con hi­jos, con una fa­mi­lia que no sa­bía que ca­da ma­ña­na ve­nía a la pla­za y que ca­da vez se iba más tar­de, más an­sio­so, más de­ses­pe­ra­do. Le ha­bría gus­ta­do acer­cár­se­le. Él, ya vie­jo, in­tuía es­tas co­sas. Le ha­bía to­ca­do mil ve­ces, tan­tas que aho­ra, en que su vi­da se re­su­mía en el pe­rro, el dia­rio y el pa­seo, po­dría te­ner qui­zás una pa­la­bra pa­ra alen­tar­lo. Las ma­las ra­chas son así y ni los ma­les ni los tontos du­ran cien años. Le ha­bría gus­ta­do acer­cár­se­le con una be­bi­da. O con un pan con que­so. Des­de el pri­mer día, es­ta­ba más fla­co. El tra­je azul le que­da­ba más hol­ga­do y ya pa­re­cía in­ne­ce­sa­rio eso de aflo­jar­se la cor­ba­ta. Ha­bía ve­ces en que lo ob­ser­va­ba en­sa­yan­do al­go con su­su­rros y en otras le con­tes­ta­ban y des­pués de un ra­to cor­ta­ba dán­do­se áni­mos. Le ha­bría gus­ta­do pre­gun­tar­le al­go. O sen­tar­se a su la­do sin de­cir­le na­da. O “fla­co, ya va a pa­sar”, con eso bas­ta­ba. Pe­ro no pu­do. Al otro día, el fla­co del tra­je azul ya no es­ta­ba. No vol­vió más. Él, que si­guió pa­sean­do al pe­rro rum­bo a bus­car el dia­rio, se ale­gró. Lo iba a ex­tra­ñar, se­gu­ro, pe­ro des­pués de to­do era me­jor que se hu­bie­ra ido.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.