“Al se­na­dor Os­san­dón le ha­ría muy bien ver Ra­ra”

La di­rec­to­ra ha­bla de la cin­ta ba­sa­da en el ca­so de la jue­za Ka­ren Ata­la, que pro­ta­go­ni­za Ma­ria­na Lo­yo­la. “La pe­lí­cu­la es­tá tra­ta­da des­de la di­fe­ren­cia, des­de la in­clu­si­vi­dad”, di­ce.

La Hora - - Tiempo Libre - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

Ra­ra es la pri­me­ra pe­lí­cu­la de la di­rec­to­ra chi­le­na

Ma­ría Jo­sé San Martín y ya le ha da­do múl­ti­ples sa­tis­fac­cio­nes. El fil­me no só­lo ha co­se­cha­do elo­gios y pre­mios en los fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les en los que se ha pre­sen­ta­do, sino que ha si­do re­co­no­ci­da co­mo una obra ne­ce­sa­ria pa­ra dis­cu­tir so­bre la in­clu­sión y el res­pe­to de la di­ver­si­dad.

La pe­lí­cu­la es­tá ba­sa­da en el ca­so de la jue­za Ka­ren Ata­la y de su lu­cha por man­te­ner la cus­to­dia de sus hi­jas, abor­dan­do el te­ma de la dis­cri­mi­na­ción. Y así lo con­si­de­ró el ju­ra­do de San Se­bas­tián: “Se de­tie­ne en un as­pec­to de la reali­dad es­ca­sa­men­te re­tra­ta­do (con) la va­len­tía al dar vi­si­bi­li­dad a una fa­mi­lia no tra­di­cio­nal a tra­vés de la mi­ra­da de una ni­ña”.

Es­te te­ma y la for­ma en que la pe­lí­cu­la lo abor­da han se­du­ci­do al pú­bli­co en el ex­tran­je­ro, es­pe­cial­men­te a los ni­ños y jó­ve­nes. Pe­pa San Martín des­ta­ca que

Ra­ra no só­lo ha te­ni­do un exi­to­so pa­so por Es­ta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia y re­cien­te­men­te por Es­pa­ña -don­de ob­tu­vo el pre­mio Ho­ri­zon­tes La­ti­nos en el Fes­ti­val de San Se­bas­tián, así co­mo el pre­mio Se­bas­tia­ne que dis­tin­gue a la me­jor pe­lí­cu­la LGTB (Les­bia­nas, Gays, Bi­se­xua­les y per­so­nas Transgénero), sino que tam­bién fue in­vi­ta­da al ma­yor fes­ti­val de ci­ne de la India.

“Me ha­ce sen­tir or­gu­llo­sa que una pe­lí­cu­la chi­le­na es­té po­nien­do un pe­que­ño la­dri­llo en la cons­truc­ción de la di­ver­si­dad mun­dial”, ase­gu­ra es­ta jo­ven crea­do­ra.

-¿Más allá de los pre­mios, có­mo han sen­ti­do la re­cep­ción del pú­bli­co en el ex­tran­je­ro?

-La re­cep­ción del pú­bli­co ha si­do sor­pren­den­te. La pe­lí­cu­la ha enamo­ra­do al pú­bli­co. Aun­que es­ta­mos ha­blan­do de un dra­ma, de un te­ma muy pro­fun­do, la pe­lí­cu­la es­tá sos­te­ni­da en mu­chos pi­la­res de hu­mor y la gen­te se en­tre­tie­ne vién­do­la.

-¿Pe­ro las eu­ro­peas son so­cie­da­des muy dis­tin­tas a la nues­tra en te­mas de in­te­gra­ción y res­pe­to de la di­ver­si­dad?

-Es­te te­ma es bas­tan­te uni­ver­sal. Cla­ro que hay paí­ses que van mu­cho más avan­za­dos en las le­yes de las fa­mi­lias ho­mo­pa­ren­ta­les, pe­ro allí tam­bién los ni­ños es­tán cre­cien­do y es­te te­ma se va desa­rro­llan­do, ana­li­zan­do.

-El fil­me es­tá pre­sen­ta­do des­de la mi­ra­da de una ni­ña y es­tá ca­li­fi­ca­da pa­ra ma­yo­res de 7 años. ¿A quié­nes les to­ca más la pe­lí­cu­la, a los adul­tos o a los más jó­ve­nes?

-La pe­lí­cu­la tie­ne ca­pas, por eso es una pe­lí­cu­la fa­mi­liar. No es­tá he­cha pa­ra un pú­bli­co es­pe­cí­fi­co. Hay ca­pas don­de es­tá to­do el desa­rro­llo de la ni­ña de 13 años, con to­dos sus pro­ble­mas de la ado­les­cen­cia, de su re­la­ción con su her­ma­na. Y tam­bién te­ne­mos una ca­pa más po­lí­ti­ca don­de se desa­rro­lla la his­to­ria de los pa­dres. En­ton­ces, los adul­tos to­man ese te­ma y los ni­ños to­man el te­ma del cre­ci­mien­to de la ni­ña y ahí se pro­du­ce un diá­lo­go bas­tan­te in­tere­san­te en­tre ellos. Y eso es jus­ta­men­te lo que que­ría ha­cer es­ta pe­lí­cu­la.

-Te­mas co­mo la se­xua­li­dad aún di­vi­den a los chi­le­nos. Hoy, por ejem­plo, hay una dis­cu­sión ge­ne­ra­da por un ma­nual se­xual de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de San­tia­go, que fue cri­ti­ca­do por el se­na­dor Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón. En es­te con­tex­to, ¿cuál es la mi­sión que tie­ne una obra co­mo es­ta?

-Yo creo que es­ta pe­lí­cu­la es un apor­te por­que no es­ta­mos ba­na­li­zan­do es­tos te­mas, no es­ta­mos mos­tran­do ‘bue­nos’ o ‘malos’. Yo veo que en Chi­le aún es­ta­mos le­jos de lo que que­re­mos, que es vi­vir en di­fe­ren­cia con li­ber­tad. Pe­ro ten­go la fe pues­ta en las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. Y no­so­tros co­mo co­mu­ni­ca­do­res te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de ayu­dar en es­to.

-Se estrena en Chi­le el 27 de oc­tu­bre. ¿Quie­nes de­be­rían ver sí o sí es­ta pe­lí­cu­la ?

-Al se­na­dor Os­san­dón le ha­ría muy bien ver es­ta pe­lí­cu­la. Yo lo in­vi­ta­ría al es­treno. Por­que es­ta pe­lí­cu­la no tie­ne vio­len­cia, no tie­ne se­xo, no es­tá he­cha con una im­pron­ta ho­mo­se­xual. Es­tá tra­ta­da des­de la di­fe­ren­cia, des­de la in­clu­si­vi­dad. Es una pe­lí­cu­la cá­li­da, que ha­bla de la so­cie­dad chi­le­na, que in­ten­ta re­tra­tar­la, mos­trar los pre­jui­cios. Eso es lo que quie­re ha­cer la pe­lí­cu­la. Por eso es una gran ba­ta­lla ga­na­da que ha­ya si­do ca­li­fi­ca­da pa­ra ma­yo­res de 7 años. Eso nos da la es­pe­ran­za de que sí que­re­mos es­ta­ble­cer un diá­lo­go de ver­dad. No bas­ta con dic­tar le­yes, las le­yes las te­ne­mos que vi­vir en la ca­lle y esa es res­pon­sa­bi­li­dad de los ciu­da­da­nos.

“Me ha­ce sen­tir or­gu­llo­sa que una pe­lí­cu­la chi­le­na es­té po­nien­do un pe­que­ño la­dri­llo, en la cons­truc­ción de la di­ver­si­dad mun­dial”.

La cin­ta es na­rra­da des­de la mi­ra­da de una ado­les­cen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.