Mas­ti­car en­tre mue­bles vin­ta­ge

Pis­cis Aus­tra­lis es un res­to­rán pe­ruano que con­vi­ve con un gal­pón de an­ti­güe­da­des en el Bio­bío. Ri­co am­bien­te, bue­na aten­ción y pecados cu­li­na­rios me­jo­ra­bles.

La Hora - - Tiempo Libre - Ig­na­cio To­bar

Co­mo en la pan­ta­lla chi­ca, los res­to­ra­nes de­be­rían sa­ber a es­tas al­tu­ras del mi­le­nio que “las ex­cu­sas no se te­le­vi­san”. “Jus­to hoy fal­tó el maes­tro sal­tea­dor y la co­ci­na es­tá muy em­pan­ta­na­da”, se ex­cu­sa un ama­ble mo­zo del res­to­rán Pis­cis Aus­tra­lis, em­pla­za­do en el gal­pón de an­ti­güe­da­des más co­ti­za­do de la ca­lle Víc­tor Ma­nuel, en el Per­sa Bio­bío.

Es­te lo­cal pe­ruano con­vi­ve con mue­bles vin­ta­ge y el mar hu­mano que con­vo­ca es­te ale­gre mer­ca­do del Ba­rrio Fran­klin.

La ofer­ta es va­ria­da, del tra­di­cio­nal lo­mo sal­ta­do has­ta pla­tos más so­fis­ti­ca­dos co­mo ca­ma­ro­nes en­vuel­tos en fi­le­te y sal­tea­dos a la man­te­qui­lla y el vino blan­co. Pe­ro la ape­ti­to­sa car­ta jus­to cho­ca un do­min­go con la au­sen­cia del maes­tro sal­tea­dor. Por ello los pla­tos llegan de a uno a la me­sa y no que­da otra que co­mer mi­ran­do la pre­pa­ra­ción aje­na. Só­lo la ama­bi­li­dad de los mo­zos, una bue­na sal­sa al ajo y un co­rrec­tí­si­mo pis­co sour -con li­món de pi­ca- per­mi­ten re­sis­tir la lar­ga es­pe­ra.

Pri­me­ro lle­ga el lo­mo sal­ta­do. Y aun­que la sal­sa pa­re­ce lle­var la tra­di­cio­nal re­duc­ción de os­tio­nes, la car­ne es­tá al­go se­ca y un pe­lín du­ra. Pa­re­ce “car­ne de ca­zue­la re­co­ci­da”, co­mo sue­le de­cir­se. Y, ob­vio, obli­ga a mas­ti­car­la co­mo un chi­cle. Con to­do, el pla­to fun­cio­na. Y gra­cias a unas pa­pas fri­tas sa­bro­sas que suben los bo­nos un­ta­das en la sal­sa. El ju­go­so to­ma­te y la bri­llan­te ce­bo­lla pa­re­cen no ex­tra­ñar la au­sen­cia del sal­tea­dor.

Lue­go emer­gen los ca­ma­ro­nes en­vuel­tos en fi­le­te. Se­cos y con el mis­mo pe­ca­do en la coc­ción de la car­ne, no com­bi­nan bien con el arroz, que sí es­tá pre­pa­ra­do con ex­ce­len­cia. En­tre su­ma y res­ta, los pla­tos son ca­ros pa­ra el ni­vel lo­gra­do. Ur­ge el re­gre­so del sal­tea­dor. El pos­tre, cuan­do ya han pa­sa­do ca­si dos ho­ras de ha­za­ña, es una tor­ta de tres le­ches con aro­ma y sa­bor ca­se­ro, que lo­gra ce­rrar con el de­do ha­cia arri­ba la ex­pe­rien­cia. En pro­me­dio son $12.500 por per­so­na. Ya que los pre­cios no cae­rán, que suba el ni­vel de la co­ci­na. Lle­gue al me­dio­día, ha­ga ham­bre re­co­rrien­do los gal­po­nes del Bio­bío y ár­me­se de pa­cien­cia.

Pis­cis Aus­tra­lis Víc­tor Ma­nuel 2246, Per­sa Bio­bío, Ba­rrio Fran­klin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.