Paz Co­lom­bia Duque cuen­ta por qué se pu­so ese nom­bre

Ha­ce tres años se cam­bió el nom­bre pa­ra apo­yar el fin del con­flic­to ar­ma­do en su país y pro­mo­ver el per­dón, el amor y la to­le­ran­cia.

La Hora - - La Hora - Claudia Mal­do­na­do C., des­de Co­lom­bia

Has­ta ju­lio de 2013 se lla­ma­ba Luis Her­nan­do Duque Gi­ral­do, pe­ro de­ci­dió ha­cer un cam­bio ra­di­cal que tu­vie­ra re­la­ción con lo que apo­ya­ba fir­me­men­te des­de ha­ce 25 años: mo­di­fi­có le­gal­men­te su nom­bre de pi­la por Paz Co­lom­bia.

En el mar­co de la fir­ma del Acuer­do de Paz en­tre el go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos y la gue­rri­lla de las Farc, Paz Co­lom­bia Duque se tras­la­dó es­ta se­ma­na des­de Me­de­llín has­ta Car­ta­ge­na de In­dias pa­ra es­tar pre­sen­te en ese mo­men­to his­tó­ri­co, y re­co­rrió las ca­lles de la ciu­dad cos­te­ra ha­cien­do cam­pa­ña por el “Sí” pa­ra el ple­bis­ci­to que, es­te do­min­go, pre­gun­ta­rá a los co­lom­bia­nos si aprue­ban o no lo pac­ta­do.

Ves­ti­do en­te­ro de blan­co y ata­via­do con som­bre­ro, cor­ba­ta, bol­so, za­pa­tos, co­lle­ras, pul­se­ra, ani­llo y cin­tu­rón con los co­lo­res de la ban­de­ra de su país, Paz Co­lom­bia con­ver­só con La Hora so­bre sus mo­ti­va­cio­nes, sus an­he­los y su tra­yec­to­ria de lu­cha a fa­vor del fi­nal de la gue­rra in­ter­na que, en 52 años, de­jó 260 mil muer­tos, 45 mil des­apa­re­ci­dos y 6,5 mi­llo­nes de des­pla­za­dos, se­gún ci­fras ofi­cia­les.

An­tes que se le pre­gun­te, sa­ca del bol­si­llo su cé­du­la de iden­ti­dad pa­ra mos­trar que efec­ti­va­men­te se lla­ma así, y co­men­ta or­gu­llo­so que en la fo­to sa­le ves­ti­do con los co­lo­res pa­trios.

“Es­toy tra­tan­do de apo­yar es­te pro­ce­so, yo le di­go a la gen­te que res­pal­de el ple­bis­ci­to; Sí a la paz pa­ra que se des­mo­vi­li­cen los gru­pos ar­ma­dos, pa­ra que no ha­ya más bom­bar­deos en la sel­va don­de han ma­ta­do a mi­llo­nes de ani­ma­li­tos, pa­ra que no pon­gan más mi­nas an­ti­per­so­nas que cor­tan las pier­nas de los cam­pe­si­nos y de los ni­ños; Sí a la paz pa­ra que no se ma­ten más los cam­pe­si­nos, los sol­da­dos que tie­ne el ejér­ci­to y los que tie­nen las Farc. Pues yo veo que va­le la pe­na”, di­ce con el acen­to “pai­sa”, tran­qui­lo y pau­sa­do, que ca­rac­te­ri­za a los oriun­dos del de­par­ta­men­to de Antioquia.

Tie­ne 58 años y cuen­ta que a los 33 em­pe­zó con un pro­ce­so de “apren­der a per­do­nar, a de­jar de odiar, de mal­de­cir, de re­ne­gar y a de­jar­me de preo­cu­par por tan­tas co­sas ma­te­ria­les”.

SE­CUES­TRO

Fue par­tir del se­cues­tro de un her­mano su­yo, por un gru­po ar­ma­do irre­gu­lar, que de­ci­dió ves­tir­se de ama­ri­llo azul y ro­jo pa­ra ma­ni­fes­tar­se por la li­be­ra­ción de los se­cues­tra­dos. Su her­mano fue li­be­ra­do a las 24 ho­ras, pe­ro Duque man­tu­vo su ban­de­ra de lu­cha y se trans­for- mó en un ac­ti­vis­ta a fa­vor de la paz.

“Pues yo em­pe­cé por­que ha­bía tan­to pro­ble­ma so­cial, tan­ta vio­len­cia acá en el país (…) y qui­se apo­yar el pro­ce­so de per­do­nar. Me han ase­si­na­do a va­rios fa­mi­lia­res pe­ro cuan­do uno apren­de a per­do­nar no le pue­den qui­tar la tran­qui­li­dad, le ma­tan a un ser que­ri­do pe­ro no le qui­tan la tran­qui­li­dad. De­be­mos apren­der a per­do­nar por­que el que per­do­na se be­ne­fi­cia a sí mis­mo, más in­clu­so que el que co­me­tió el ho­rror”.

Duque es fo­tó­gra­fo y ade­más ven­de flo­res, ro­pa y or­ga­ni­za ri­fas pa­ra pro­mo­ver la paz. Ha­ce 15 años acom­pa­ña al co­lec­ti­vo de Ma­dres de la Can­de­la­ria, un gru­po de mu­je­res que pro­tes­ta ca­da vier­nes en el cen­tro de Me­de­llín (ca­pi­tal de Antioquia) por sus hi­jos des­apa­re­ci­dos en el con­flic­to.

El 2000 es­tu­vo re­te­ni­do sie­te ho­ras por las Farc, que lo de­tu­vie­ron cuan­do rea­li­za­ba una mar­cha de 26 días des­de Bogotá has­ta San Vi­cen­te del Ca­guán, pa­ra pe­dir la li­be­ra­ción de po­li­cías y sol­da­dos.

VO­TA­CIÓN

“Es­toy acá ex­pli­cán­do­le a la gen­te que hay que vo­tar Sí pa­ra que las Farc se des­mo­vi­li­cen, pa­ra que se aca­be la ma­tan­za en­tre no­so­tros los co­lom­bia­nos”, di­ce ba­jo el in­ten­so sol de Car­ta­ge­na de In­dias, don­de el lu­nes se fir­mó el acuer­do.

“Ya es otra co­sa dar­le el vo­to a ellos. El vo­to se lo tie­nen que ga­nar con mu­cho tra­ba­jo y es­fuer­zo”, co­men­ta Paz Co­lom­bia en re­la­ción a uno de los acuer­dos al­can­za­dos, pa­ra que los ex miem­bros de la gue­rri­lla pue­dan par­ti­ci­par en la vi­da po­lí­ti­ca y op­tar a car­gos de elec­ción po­pu­lar.

“Que vo­te­mos Sí no le va a dar los vo­tos a Ti­mo­chen­ko (je­fe de las Farc) ni na­da de eso”, in­sis­te y agre­ga: “Ten­go ple­na con­fian­za de que va a ga­nar el Sí. Se­ría la­men­ta­ble que ga­ne el No y vuel­va a em­pe­zar esa gue­rra ab­sur­da que he­mos vi­vi­do”.

“Se­ría la­men­ta­ble que ga­ne el No y que vuel­va a em­pe­zar esa gue­rra ab­sur­da que he­mos vi­vi­do”.

Du­ran­te una ac­ti­vi­dad ofi­cial, el Pre­si­den­te co­lom­biano Juan Ma­nuel San­tos (fo­to) con­fir­mó ayer la vi­si­ta del pa­pa Fran­cis­co a ese país. “Po­de­mos con­fir­mar que el pri­mer tri­mes­tre del año en­tran­te ven­drá a Co­lom­bia por cua­tro días, co­sa que nos hon­ra mu­chí­si­mo”, di­jo San­tos. Sin em­bar­go, más tar­de el Va­ti­cano di­jo que “no hay con­fir­ma­do nin­gún via­je a Co­lom­bia”. Ha­ce va­rios me­ses, Fran­cis­co ha­bía pro­me­ti­do que via­ja­ría a Co­lom­bia si se fir­ma­ba el acuer­do de paz en­tre el Go­bierno co­lom­biano y las Farc, lo que ocu­rrió el lu­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.