EL DRA­MA QUE VI­VEN LOS VE­CI­NOS DEL MO­NU­MEN­TAL

Los re­si­den­tes de los ba­rrios cer­ca­nos al re­cin­to es­tán can­sa­dos de los en­fren­ta­mien­tos cuan­do hay un Su­per­clá­si­co.

La Hora - - La Hora - Cecilia Ri­ve­ra H.

Vio­len­tas pe­leas fren­te a do­mi­ci­lios, vi­drios que­bra­dos y has­ta ar­mas he­chi­zas es­con­di­das en jar­di­nes de­ben so­por­tar du­ran­te Su­per­clá­si­cos co­mo el de es­te do­min­go a las 12 ho­ras.

“Ten­dre­mos que en­ce­rrar­nos. Ha­ce co­mo tres años me que­bra­ron dos ve­ces los vi­drios de la ca­sa” Inés, ve­ci­na de la ca­lle Ma­rat­hon, en el fron­tis del es­ta­dio.

“Cuan­do se en­cuen­tran los ban­dos con­tra­rios siem­pre pe­lean y po­nen en ries­go al res­to” Ma­ría, ve­ci­na del pa­sa­je Vio­le­ta Pa­rra.

Bu­ses del Tran­san­tia­go po­drían ser ata­ca­dos por los hin­chas

Gri­tos, pe­leas, ba­su­ra y mal olor son al­gu­nas de las si­tua­cio­nes que preo­cu­pan a la se­ño­ra Inés (68), que vi­ve en la ave­ni­da Ma­rat­hon fren­te al Es­ta­dio Mo­nu­men­tal, en la co­mu­na de Ma­cul. Ca­da vez que el re­cin­to se trans­for­ma en se­de del de­no­mi­na­do Su­per­clá­si­co del fút­bol chi­leno, la mu­jer es tes­ti­go de la ver­da­de­ra ba­ta­lla que pro­ta­go­ni­zan los ba­rris­tas de am­bos clu­bes en las cer­ca­nías del lu­gar.

Por es­ta ra­zón, Inés ve con res­que­mor el nue­vo en­cuen­tro en­tre Co­lo Co­lo y la Uni­ver­si­dad de Chi­le que se dispu­tará es­te do­min­go a las 12 ho­ras por la oc­ta­va fe­cha del Tor­neo de Aper­tu­ra.

“Ten­dre­mos que en­ce­rrar­nos. Ha­ce co­mo tres años me que­bra­ron dos ve­ces los vi­drios de la ca­sa. Ten­go a mi ma­má pos­tra­da y ella se asus­ta mu­cho con esas co­sas”, cuen­ta.

Si bien los ve­ci­nos del sec­tor se­ña­lan que en el úl­ti­mo tiem­po el tra­ba­jo coor­di­na­do de Ca­ra­bi­ne­ros y las au­to­ri­da­des ha lo­gra­do dis­mi­nuir el ni­vel de van­da­lis­mo, de igual for­ma los ba­rris­tas ge­ne­ran di­ver­sos in­con­ve­nien­tes.

“Al­gu­nos se po­nen un po­co pesados, mo­les­tan a la gen­te que va pa­san­do y cuan­do se en­cuen­tran los ban­dos con­tra­rios siem­pre pe­lean y po­nen en pe­li­gro al res­to”, in­di­ca Ma­ría, ve­ci­na del pa­sa­je Vio­le­ta Pa­rra.

Por su par­te, Claudia aún te­me al ac­tuar de los fa­ná­ti­cos, pues en más de una oca­sión de­ja­ron ar­mas ar­te­sa­na­les es­con­di­das en la re­ja de su ca­sa.

“Eran es­to­ques sú­per gran­des que en­vol­vían y los es­con­dían aquí, se­gu­ra­men­te con la idea de ocu­par­los des­pués del par­ti­do, pe­ro te­nían que sa­lir arran­can­do por los ca­ra­bi­ne­ros y los de­ja­ban”, di­ce.

Pa­ra el ex ju­ga­dor al­bo y ve­cino del sec­tor, Char­les Vi­lla­rroel, la si­tua­ción es me­nos com­ple­ja, aun­que hay si­tua­cio­nes que le in­co­mo­dan.

“Siem­pre to­man en la ca­lle y son irres­pe­tuo­sos con la gen­te, gri­tan, mo­les­tan y en­su­cian har­to, pe­ro al me­nos en el úl­ti­mo tiem­po los ca­ra­bi­ne­ros se han por­ta­do un sie­te y la si­tua­ción es un po­co más tran­qui­la”, de­ta­lla.

SE­GU­RI­DAD

Los días pre­vios al en­cuen­tro han es­ta­do mar­ca­dos por la ten­sión que de­jó el ba­leo de un hin­cha co­lo­co­lino la no­che del mar­tes en un bus del Tran­san­tia- go (ver recuadro).

A es­to se su­ma el re­cha­zo de la In­ten­den­cia Me­tro­po­li­ta­na al tra­di­cio­nal “aren­ga­zo” de los hin­chas de Co­lo Co­lo, que es­tá pla­ni­fi­ca­do pa­ra ma­ña­na, a lo que los ba­rris­tas han res­pon­di­do con ame­na­zas.

En ese con­tex­to, Ca­ra­bi­ne­ros des­ti­na­rá cer­ca de 900 efec­ti­vos pa­ra cu­brir el even­to des­de las 7 de la ma­ña­na. Se es­ti­ma que unos 580 uni­for­ma­dos se re­par­ti­rán en las ins­ta­la­cio­nes del es­ta­dio y otros 300 res­guar­da­rán las áreas de ma­yor afluen­cia de hin­chas.

A ellos se su­ma­rían al me­nos 400 guar­dias pri­va­dos con­tra­ta­dos por el club an­fi­trión: Co­lo Co­lo.

En­tre las me­di­das que apli­ca­rá Ca­ra­bi­ne­ros se en­cuen­tran la vi­gi­lan­cia en es­ta­cio­nes y ca­rros del Me­tro, así co­mo en los ter­mi­na­les del Tran­san­tia­go y el pa­tru­lla­je re­for­za­do por las vías de re­co­rri­do.

El in­ten­den­te me­tro­po­li­tano, Clau­dio Orre­go, hi­zo un lla­ma­do a los hin­chas a man­te­ner un buen com­por­ta­mien­to du­ran­te la jor­na­da del en­cuen­tro. “El fair play tie­ne que ju­gar­se den­tro y fue­ra de la can­cha. Te­ne­mos que ha­blar de fút­bol es­te do­min­go y no de in­ci­den­tes”, sub­ra­yó. Lue­go que un bus del Tran­san­tia­go fue­ra ata­ca­do por ba­rris­tas la no­che del mar­tes, don­de re­sul­tó ba­lea­do un hin­cha al­bo, los cho­fe­res de las em­pre­sas ope­ra­do­ras Su­bus, Met­bus, Al­sa­cia y Ex­press anun­cia­ron una po­si­ble pa­ra­li­za­ción pa­ra el do­min­go. Es­to, tras de­nun­ciar fal­ta de se­gu­ri­dad an­te po­si­bles ata­ques de los fa­ná­ti­cos. Los cho­fe­res ad­vier­ten que sus­pen­de­rán el ser­vi­cio an­te el pri­mer in­ci­den­te. Lo an­te­rior, co­bra ma­yor sen­ti­do si se con­si­de­ra que en el sec­tor de Vi­cu­ña Mac­ken­na con Ma­rat­hon, cer­ca del es­ta­dio, los tra­ba­jos del nue­vo co­rre­dor del Tran­san­tia­go han de­ja­do ele­men­tos que po­drían ser uti­li­za­dos pa­ra con­cre­tar los ata­ques, co­mo tro­zos de con­cre­to, pie­dras de gran ta­ma­ño y pa­los, en­tre otros. Fren­te al anun­cio de los cho­fe­res, el di­rec­tor del Trans­por­te Pú­bli­co Me­tro­po­li­tano, Guillermo Mu­ñoz, in­di­có que jun­to a la In­ten­den­cia y Es­ta­dio Se­gu­ro cuen­tan con un plan de se­gu­ri­dad es­pe­cial. “Es­ta­mos to­man­do las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra res­guar­dar su se­gu­ri­dad y que no ha­ya ne­ce­si­dad de te­ner que de­te­ner los ser­vi­cios ni na­da por el es­ti­lo”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.