“Des­pués de Ma­nos al fue­go mu­chos la pien­san an­tes de ser in­fie­les”

César Cam­pos y Eva Gó­mez cuen­tan de­ta­lles del nue­vo ci­clo que par­te el pró­xi­mo mar­tes y que se desa­rro­lla en Bo­li­via, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Ecua­dor.

La Hora - - Tiempo Libre - Ig­na­cio To­bar

César Cam­pos, coani­ma­dor de Eva Gó­mez en Ma­nos al fue­go tie­ne una teo­ría: “yo creo que es­te pro­gra­ma ha ba­ja­do las ta­sas de in­fi­de­li­dad. Ob­via­men­te no es cien­tí­fi­co lo que di­go, pe­ro uno no­ta que la gen­te an­da más sal­to­na des­de que arran­ca­mos con el pro­gra­ma. Y mu­chos la pien­san an­tes de ser in­fie­les por­que sa­ben que pue­den ser des­cu­bier­tos”.

Pe­se a la te­sis, los chi­le­nos si­guen ca­yen­do en las prue­bas que le pone el es­pa­cio que re­tor­na es­te mar­tes 4 de oc­tu­bre a la 22.30 ho­ras en Chi­le­vi­sión. Es­ta vez en­tre las no­ve­da­des se cuen­tan tres nue­vos es­ce­na­rios: Bo­li­via, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Ecua­dor. Ade­más de las his­to­rias que se desa­rro­lla­rán en las Ter­mas de Qui­na­má­vi­da y en Los Ne­va­dos de Chi­llán.

“Ve­re­mos a chi­le­nos en el ex­tran­je­ro. Aun­que hay dos pa­re­jas fo­rá­neas, lo que va­mos a mos­trar es có­mo se com­por­ta el chi­leno afue­ra, cuan­do sa­le del país. Y lo que ocu­rre ahí es que se des­in­hi­be, se pone más can­che­ro. Pa­re­ce que al sa­lir se le qui­tan los pre­jui­cios”, apun­ta Eva Gó­mez.

En esa lí­nea, Cam­pos apor­ta que “es­ta vez no lle­va­mos mo­de-

“El chi­leno cuan­do sa­le del país se des­in­hi­be, se pone más can­che­ro”. Eva Gó­mez por Ma­nos al fue­go en el ex­te­rior.

los de acá, sino que su­ma­mos chi­cas gua­pas de ca­da país. Una be­lle­za que va a sor­pren­der y que de­jó lo­qui­tos a va­rios”.

El con­duc­tor agre­ga que “lo di­ver­ti­do es que ve­re­mos si eso de “has­ta el ae­ro­puer­to va­le o cru­zan­do el pea­je que­da­mos li­bre, se cum­ple o no”. Pa­ra con­se­guir que pa­re­jas chi­le­nas par­ti­ci­pa­ran en la nue­va tem­po­ra­da, el an­zue­lo fue ha­cer un cas­ting pa­ra un es­pa­cio de via­jes en el ex­tran­je­ro. Así el equi­po con­si­guió po­ner a prue­ba a los ten­ta­dos, se­pa­rán­do­los en­tre hom­bres y mu­je­res ba­jo el pre­tex­to de su­pues­tas gra­ba­cio­nes sin la pa­re­ja. .

“Eli­mi­na­mos la prue­ba del lla­ma­do te­le­fó­ni­co y su­ma­mos el bai­le co­mo un mo­men­to muy atrac­ti­vo del pro­gra­ma”, cuen­ta Gó­mez. Y Cam­pos agre­ga: “es­ta vez la prue­ba to­tal no es en el mo­men­to. Son pa­re­jas que es­tán de via­je por lo tan­to ha­bla­mos de tres días y dos no­ches. Y ve­rán que por la ma­ña­na se vi­vi­rá un mo­men­to muy cla­ve cuan­do en el desa­yuno las pa­re­jas se pre­gun­tan qué hi­cis­te ano­che”.

El con­duc­tor ex­pli­ca que en el desa­rro­llo de las gra­ba­cio­nes, he­chas só­lo con cá­ma­ras ro­bo­ti­za­das, “mu­chos se pre­gun­ta­ban si es­ta­ban o no en Ma­nos al fue­go. Un ti­po más gran­de de edad era muy vi­vo y se dio cuen­ta. Pe­ro bas­tó que al­guien le di­je­ra que no creía que un ca­nal gas­ta­ra tan­ta pla­ta pa­ra lle­var­los al ex­tran­je­ro y de­jó de te­ner du­das. En ge­ne­ral las in­fi­de­li­da­des fue­ron pa­re­jas en­tre hom­bres y mu­je­res. En ge­ne­ral, al me­nos na­die ne­gó a la pa­re­ja. Pe­ro es di­ver­ti­do lo can­che­ro que se po­nen los hom­bres so­bre to­do. Uno in­clu­so di­jo que era famoso en Chi­le y que te­nía au­tos de lu­jos y la me­dia ca­sa, da un po­co de ver­güen­za aje­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.