Jor­ge Ma­chi­cao só­lo pue­de mo­ver los ojos y si­gue tra­ba­jan­do

Em­pre­sa­rio chi­leno per­dió la mo­vi­li­dad de to­do su cuer­po a cau­sa de la es­cle­ro­sis la­te­ral amio­tró­fi­ca (ELA).

La Hora - - País - Ce­ci­lia Ri­ve­ra H.

Los ojos de Jor­ge Ma­chi­cao (52) son sus men­sa­je­ros. Gra­cias a ellos pue­de ver el mundo, pe­ro tam­bién son la úni­ca for­ma de co­mu­ni­ca­ción con su fa­mi­lia y ami­gos, ya que a tra­vés del mo­vi­mien­to de és­tos lo­gra es­cri­bir fra­ses en un compu­tador.

Al ex ge­ren­te ge­ne­ral de To­yo­to­mi en Chi­le le diag­nos­ti­ca­ron ha­ce nue­ve años es­cle­ro­sis la­te­ral amio­tró­fi­ca (ELA), en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va que tam­bién pa­de­ce el cien­tí­fi­co Step­hen Haw­king y que no tie­ne cu­ra. Ha­ce seis años el res­to del cuer­po de Ma­chi­cao per­dió mo­vi­li­dad y ya no pu­do ha­blar; hoy es­tá en si­lla de rue­das, usa un ven­ti­la­dor me­cá­ni­co y so­lo pue­de mo­ver los ojos.

Las per­so­nas que pa­de­cen ELA no pier­den su ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va, pe­ro sus fun­cio­nes mus­cu­la­res y mo­to­ras se van de­te­rio­ran­do pro­gre­si­va­men­te, de­bi­do a la muer­te y mal fun­cio­na­mien­to de un gru­po de neu­ro­nas.

Pe­se a es­to, Ma­chi­cao con­ti­núa ade­lan­te y tra­ta de ser un ejem­plo pa­ra otros. “Me ba­so en tres pi­la­res que pa­ra mí son fun­da­men­ta­les: la fa­mi­lia, mis ami­gos y mi tra­ba­jo. Con eso me bas­ta. No to­mo nin­gún ti­po de an­ti­de­pre­si­vos”, ex­pli­ca a tra­vés de su compu­tador.

Aun­que de­jó el pues­to de ge­ren­te en la em­pre­sa, el eje­cu­ti­vo es par­te del di­rec­to­rio, va a la ofi­ci­na todos los días des­de las dos a las sie­te de la tar­de, asis­te a reunio­nes y par­ti­ci­pa de ma­ne­ra ac­ti­va en las de­ci­sio­nes. Ma­chi­cao cuen­ta con la ayu­da de dos en­fer­me­ras, a quie­nes lla­ma “las chi­cas sú­per po­de­ro­sas”, ade­más de su cho­fer y ami­go, Pon­cho.

Ma­chi­cao es pa­dre de seis hi­jos, fa­ná­ti­co del fút­bol (hin­cha de Co­lo Co­lo) y tra­ta de lle­var una vi­da lo más nor­mal po­si­ble. En di­ciem­bre pa­sa­do se ca­só con Patricia Mar­tí­nez, ma­dre de sus dos hi­jos me­no­res: Ro­mi­na (15) y Lo­ren­zo (12).

“Nin­gún lí­mi­te es vá­li­do pa­ra mí. Só­lo voy a pa­rar cuan­do me lla­me el Pu­len­to”, se­ña­la con humor.

El “ro­ma­di­zo”, co­mo lla­ma a su en­fer­me­dad, fue un gol­pe du­ro que le hi­zo po­ner su fo­co en el pre­sen­te. “Pa­ra mí fue un cam­bio obli­ga­do de­jar de pen­sar en el fu­tu­ro por­que ya no tie­nes co­mo pro­yec­tar­te. Con el ro­ma­di­zo es me­jor vi­vir día a día, aun­que ha­ce cin­co años me de­be­ría ha­ber muer­to. Igual sue­ño con pro­yec­tos fu­tu­ros”, se­ña­la.

Sin em­bar­go, aun­que su mi­ra­da hoy es más op­ti­mis­ta, el em­pre­sa­rio tie­ne al­gu­nos mie­dos. “Lo que más me da te­mor son aque­llos que en­ga­ñan a la gen­te y prometen cu­rar ju­gan­do con las es­pe­ran­zas de las fa­mi­lias. Res­pec­to a la muer­te, ya so­mos ami­gos”, con­fie­sa.

En cuan­to a sus sue­ños,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.