Dr Stran­ge

El hom­bre de los efec­tos es­pe­cia­les des­me­nu­za

La Hora - - Tiempo Libre - Se­bas­tián Al­bur­quer­que STEPHANE CERETTI

El es­pe­cia­lis­ta ha­bla del fil­me de Mar­vel que se es­tre­na hoy con Be­ne­dict Cum­ber­batch co­mo pro­ta­go­nis­ta.

Era el año 1980 y el fran­cés Stephane Ceretti era só­lo un ni­ño im­pre­sio­na­ble al que una pe­lí­cu­la li­te­ral­men­te le cam­bió la mi­ra­da. “El Im­pe­rio con­tra­ata­ca me vo­ló la ca­be­za”, ad­mi­te el en­car­ga­do de efec­tos es­pe­cia­les de la cin­ta de Mar­vel Stu­dios Doc­tor Stran­ge, he­chi­ce­ro su­pre­mo, que pro­ta­go­ni­za Be­ne­dict Cum­ber­batch y que se es­tre­na hoy en Chi­le. Ceretti es un es­pe­cia­lis­ta en efec­tos vi­sua­les y su ati­bo­rra­do cu­rrí­cu­lum cu­bre des­de Bat­man y Ro­bin (1997) has­ta Guar­dia­nes de la Ga­la­xia (2014), pa­san­do por Ma­trix Re­loa­ded (2003), Harry Pot­ter y el cá­liz de fue­go (2005) o el Prín­ci­pe de Per­sia (2010). En con­ver­sa­ción con La Ho­ra cuen­ta so­bre su tra­ba­jo en el Uni­ver­so Mar­vel, del fu­tu­ro de lo di­gi­tal y so­bre lo que hoy lo ins­pi­ra.

-¿Qué fue lo más desafian­te de crear los efec­tos vi­sua­les de Dr Stran­ge?

-Fue la gran can­ti­dad de efec­tos y las dis­tin­tas co­sas que tu­vi­mos que crear, por­que es­tá­ba­mos in­ven­tan­do un mun­do nue­vo. Es una nue­va ra­ma del Uni­ver­so Mar­vel, no hay na­da he­cho en ese as­pec­to. Tra­ba­ja­mos muy en con­jun­to con Scott De­rrick­son, el di­rec­tor, y to­da la gen­te in­vo­lu­cra­da, pa­ra ver có­mo creá­ba­mos ese mun­do. Fue un gran re­to.

-¿Co­no­cías los có­mics de Dr Stran­ge?

-Cuan­do tra­ba­ja­mos con Mar­vel re­ci­bi­mos to­da la his­to­ria del per­so­na­je y tam­bién al­gu­nos có­mics cla­ve. Yo soy fran­cés y cuan­do era un ni­ño ha­bía muy po­cos có­mics. De he­cho, mi edi­tor en­con­tró uno de es­tos nú­me­ros en e-Bay y me lo re­ga­ló.

-¿Y qué có­mics leías de ni­ño?

-Có­mics fran­ce­ses, lo usual: Tin­tín, Ás­te­rix. De to­das for­mas co­no­cía a mu­chos per­so­na­jes Mar­vel, co­mo Thor, Ca­pi­tán Amé­ri­ca, Los Cua­tro Fan­tás­ti­cos, Iron Man.

-¿Re­cuer­das la pri­me­ra pe­lí­cu­la que te sor­pren­dió por los efec­tos es­pe­cia­les?

-El im­pe­rio con­tra­ata­ca. Te­nía co­mo seis años cuan­do la vi y re­cuer­do to­da esa tar­de con mu­cho detalle. Esa pe­lí­cu­la me hi­zo ser lo que soy aho­ra.

-¿Qué te sor­pren­dió más?

-To­do. Me vo­ló la ca­be­za. Me di­je que que­ría ha­cer eso. Y de he­cho, lo hi­ce, por­que con mi her­mano to­ma­mos la cá­ma­ra Su­per 8 de mi pa­dre y gra­ba­mos ani­ma­cio­nes en stop mo­tion, ha­cien­do ex­plo­tar co­sas en nues­tro ga­ra­ge. Re­crea­mos la ba­ta­lla de Hoth so­bre nues­tra me­sa de ping­pong y pin­ta­mos “ra­yos la­sers” so­bre el fil­me con agu­jas. Fue muy lo­co.

-Pe­ro mu­chas pe­lí­cu­las pa­re­cen es­tar aban­do­nan­do los efec­tos di­gi­ta­les. ¿Crees que la gen­te se abu­rrió de lo di­gi­tal?

-La gen­te se abu­rre de los efec­tos di­gi­ta­les que no son in­tere­san­tes. La téc­ni­ca en sí es irre­le­van­te, tie­nes que usar la más apro­pia­da pa­ra la his­to­ria. Cuan­do la his­to­ria no se ha­ce bien, la gen­te se abu­rre y co­mien­za a fi­jar­se más en los efec­tos es­pe­cia­les, y así se cues­tio­nan to­do. Lo di­gi­tal no es un pro­ble­ma, es una he­rra­mien­ta. Es me­jor com­bi­nar la ma­yor can­ti­dad de téc­ni­cas, ha­cer una mez­cla de co­sas rea­les, con efec­tos di­gi­ta­les en­ci­ma, con do­bles, con per­so­na­jes di­gi­ta­les. Así fun­cio­na la ilu­sión.

“Se de­be com­bi­nar la ma­yor can­ti­dad de téc­ni­cas: co­sas rea­les, do­bles, per­so­na­jes di­gi­ta­les. Así fun­cio­na la ilu­sión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.