Pre­si­den­tes ele­gi­dos sin ga­nar en las ur­nas

La Hora - - Mundo - Clau­dia Mal­do­na­do C.

Mu­chos se pre­gun­tan có­mo es po­si­ble que en Es­ta­dos Uni­dos un hom­bre re­cién lle­ga­do a la po­lí­ti­ca, Do­nald Trump, es­té vir­tual­men­te em­pa­ta­do en los son­deos en la ca­rre­ra ha­cia la Ca­sa Blan­ca con una mu­jer con am­plia ex­pe­rien­cia en car­gos po­lí­ti­cos, Hi­llary Clin­ton.

Los ana­lis­tas, tan sor­pren­di­dos co­mo cual­quie­ra, han bus­ca­do una res­pues­ta. Una de las prin­ci­pa­les es que el can­di­da­to re­pu­bli­cano, a pe­sar de sus po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes, in­sul­tos, erro­res y acu­sa­cio­nes de abu­so se­xual, ha sa­bi­do en­cen­der un cier­to ti­po de na­cio­na­lis­mo y, ade­más, tu­vo la suer­te de te­ner co­mo con­trin­can­te a una candidata de­mó­cra­ta que es muy im­po­pu­lar.

“Son los as­pi­ran­tes pre­si­den­cia­les más re­cha­za­dos de la his­to­ria de EE.UU., lo que re­du­ce es­tas elec­cio­nes a es­co­ger ‘el mal me­nor’”, co­men­ta Aa­ron Kall, ex­per­to po­lí­ti­co y di­rec­tor de de­ba­te en la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan.

“Los vo­tan­tes es­tán en­fa­da­dos con el par­ti­dis­mo en Was­hing­ton DC y bus­can al­guien de fue­ra de la are­na po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal pa­ra sa­cu­dir el sis­te­ma”, aña­de Kall en re­la­ción al as­cen­so de Trump.

Por otra par­te, “la im­po­pu­la­ri­dad de Clin­ton se ex­pli­ca por su lar­go his­to­rial en po­lí­ti­ca, con opo­nen­tes que la re­cha­zan des­de ha­ce dé­ca­das, uni­do al he­cho de que ella mis­ma se ha bus­ca­do pro­ble­mas, co­mo de­ci­dir usar un ser­vi­dor pri­va­do de co­rreo elec­tró­ni­co cuan­do era se­cre­ta­ria de Es­ta­do (20092013)”, ex­pli­ca Ro­bert J. Spitzer, ex­per­to en Pre­si­den­cia de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Nue­va York en Cortland.

Los son­deos les otor­gan di­fe­ren­cias mí­ni­mas, de 2 o 3 pun­tos por­cen­tua­les, la ma­yo­ría de las ve­ces a fa­vor de Clin­ton, pe­ro los úl­ti­mos días tam­bién a fa­vor de Trump.

Si las en­cues­tas es­tán en lo cier­to, la de ma­ña­na po­dría ser una de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les más re­ñi­das de la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Has­ta aho­ra, hay cua­tro ca­sos em­ble­má­ti­cos de re­sul­ta­dos es­tre­chos ( ver grá­fi­co en pá­gi­na 21), don­de des­ta­ca la vo­ta­ción de 1960, don­de John Ken­nedy ga­nó con 0,1% más de vo­tos po- pu­la­res que Ri­chard Ni­xon, aun­que en el co­le­gio elec­to­ral se im­pu­so con 303 vo­tos so­bre 219.

Pe­ro uno de los ca­sos más com­pli­ca­dos fue el del año 2000. La di­fe­ren­cia era tan mí­ni­ma en­tre Geor­ge W. Bush y Al Go­re que la no­che de la vo­ta­ción no hu­bo un ga­na­dor. Los re­sul­ta­dos del es­ta­do de Flo­ri­da fue­ron im­pug­na­dos y fi­nal­men­te la Cor­te Su­pre­ma de­ci­dió, un mes des­pués, que Bush era el nue­vo Pre­si­den­te. En cua­tro oca­sio­nes EE.UU. ha te­ni­do pre­si­den­tes que no ob­tu­vie­ron la ma­yo­ría de los vo­tos po­pu­la­res. Es­to es po­si­ble de­bi­do al ti­po de elec­ción indirecta: los ciudadanos vo­tan pa­ra ele­gir el Co­le­gio elec­to­ral, com­pues­to por 538 elec­to­res, que pue­den no res­pe­tar el su­fra­gio po­pu­lar al mo­men­to de ele­gir pre­si­den­te, a me­dia­dos de di­ciem­bre. Quien ob­tie­ne 270 o más vo­tos del Co­le­gio, ga­na la pre­si­den­cia.

John Quincy Adams re­ci­bió cer­ca de 38.000 vo­tos me­nos que An­drew Jack­son, pe­ro fi­nal­men­te lle­gó a la Ca­sa Blan­ca.

Ben­ja­min Ha­rri­son se im­pu­so en el Co­le­gio Elec­to­ral por 65 vo­tos, aun­que per­dió fren­te a Gro­ver Cle­ve­land en las ur­nas.

Rut­her­ford B. Ha­yes ga­nó en el Co­le­gio Elec­to­ral por un so­lo vo­to, pe­se a sa­lir de­rro­ta­do por Sa­muel T. Til­den por unos 264.000 su­fra­gios po­pu­la­res.

Geor­ge W. Bush per­dió el vo­to po­pu­lar fren­te a Al Go­re por un 0,51 %, aun­que aca­bó ven­cien­do por 271 vo­tos elec­to­ra­les fren­te a los 266 de Go­re.

Las más­ca­ras con ros­tros de Trump y Clin­ton se ven­den por to­do EE.UU. y tam­bién en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.