¿Por qué se vo­ta un mar­tes?

La Hora - - Mundo -

Es­ta­dos Uni­dos ce­le­bra sus elec­cio­nes un mar­tes la­bo­ral de no­viem­bre por una ley dic­ta­da cuan­do era un país agrí­co­la, con trans­por­te en ca­rrua­je o a ca­ba­llo y so­lo vo­ta­ban los hom­bres blan­cos: en 1845. Ese año, el Con­gre­so de­ci­dió uni­for­mar el has­ta en­ton­ces caó­ti­co e ines­ta­ble ca­len­da­rio elec­to­ral con una pri­me­ra ley fe­de­ral: el pri­mer mar­tes des­pués del pri­mer lu­nes de no­viem­bre. Pa­ra esa fe­cha ha­bía ter­mi­na­do la co­se­cha, to­da­vía el cli­ma per­mi­tía bue­nas con­di­cio­nes en las vías y se evi­ta­ba que coin­ci­die­ra con el cie­rre de cuen­tas de los co­mer­cian­tes o la fes­ti­vi­dad de To­dos los San­tos pa­ra los ca­tó­li­cos, si las elec­cio­nes caían en el pri­mer día del mes. En ese Es­ta­dos Uni­dos ru­ral, la ma­yo­ría de los ciudadanos te­nía que ha­cer un lar­go via­je pa­ra ir a vo­tar a la se­de del con­da­do. Eso ha­cía im­po­si­ble de­sig­nar el lu­nes co­mo día elec­to­ral, ya que mu­chos ten­drían que co­men­zar su tra­yec­to en do­min­go, al­go im­pen­sa­ble al ser un día de igle­sia y ora­ción pa­ra los cris­tia­nos. Vo­tar du­ran­te el fin de se­ma­na es­ta­ba así fue­ra de con­si­de­ra­ción por mo­ti­vos re­li­gio­sos: el sá­ba­do po­drían vo­tar los cris­tia­nos pe­ro no los ju­díos, que ce­le­bran su día sa­gra­do, el sab­bat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.