Par­te jui­cio por nar­co­trá­fi­co contra so­bri­nos de pri­me­ra da­ma ve­ne­zo­la­na

Da­niel Or­te­ga ga­nó el do­min­go su se­gun­da re­elec­ción con­se­cu­ti­va y su es­po­sa, Ro­sa­rio Murillo, se con­vir­tió en la vi­ce­pre­si­den­ta.

La Hora - - Mundo - Clau­dia Mal­do­na­do C.

Un fis­cal es­ta­dou­ni­den­se di­jo ayer an­te un ju­ra­do que dos so­bri­nos de la pri­me­ra da­ma de Ve­ne­zue­la in­ten­ta­ron usar un han­gar ae­ro­por­tua­rio pre­si­den­cial para ce­rrar un mul­ti­mi­llo­na­rio ne­go­cio con dro­gas, car­gos que los abo­ga­dos de­fen­so­res afir­ma­ron que no se sos­ten­drán en un jui­cio. Es­tas afir­ma­cio­nes fue­ron rea­li­za­das al co­mien­zo del jui­cio en la cor­te fe­de­ral de Man­hat­tan, Nue­va York, contra Fran­qui Fran­cis­co Flo­res de Frei­tas (31) y Efrain An­to­nio Cam­po Flo­res (30), so­bri­nos de Ci­lia Flo­res, es­po­sa del Presidente Ni­co­lás Ma­du­ro. El fis­cal los acu­sa de in­ten­tar lle­var 800 ki­lo de co­caí­na des­de Ve­ne­zue­la a EE.UU.. Pe­ro el abo­ga­do de­fen­sor afir­ma que nin­guno de los dos es lo su­fi­cien­te­men­te so­fis­ti­ca­do co­mo para rea­li­zar una transac­ción de dro­gas tan gran­de.

Da­niel Or­te­ga, un ex gue­rri­lle­ro mar­xis­ta que lu­chó contra la dic­ta­du­ra so­mo­cis­ta y ha go­ber­na­do Ni­ca­ra­gua los úl­ti­mos diez años con es­ti­lo au­to­crá­ti­co, ga­nó su ter­cer man­da­to su­ce­si­vo, es­ta vez de la mano de su ex­cén­tri­ca es­po­sa, la poe­ti­sa Ro­sa­rio Murillo, co­mo vi­ce­pre­si­den­ta.

“El co­man­dan­te”, co­mo le lla­man sus se­gui­do­res, man­tu­vo la Pre­si­den­cia en las elec­cio­nes del do­min­go, sin la participación de la opo­si­ción que fue ex­clui­da del pro­ce­so y de­nun­ció un abs­ten­cio­nis­mo “ma­si­vo” en la vo­ta­ción.

Sus de­trac­to­res lo acu­san de que­rer ins­tau­rar una di­nas­tía fa­mi­liar co­mo la de Anas­ta­sio So­mo­za, que el en­ton­ces insurgente Fren­te San­di­nis­ta (FSLN) de­rro­có en 1979 tras cua­tro dé­ca­das en el po­der.

Or­te­ga pre­si­dió el go­bierno re­vo­lu­cio­na­rio san­di­nis­ta (19791990) con el apo­yo de Cu­ba y la en­ton­ces Unión So­vié­ti­ca, en me- dio de un con­flic­to con la gue­rri­lla de los “con­tras” apo­ya­dos por Was­hing­ton, que de­jó 35 mil muer­tos.

Con la eco­no­mía en rui­nas y tras diez años al fren­te del país, Or­te­ga per­dió los co­mi­cios de 1990, y pa­só 17 años con el FSLN en la opo­si­ción.

En 2006 vol­vió a la Pre­si­den­cia me­dian­te elec­cio­nes y po­co a po­co ha lo­gra­do con­tro­lar to­do el apa­ra­to es­ta­tal, la po­li­cía, el ejér­ci­to y anu­lar a po­ten­cia­les opo­si­to­res de la de­re­cha li­be­ral y de la di­si­den­cia san­di- nis­ta que lo til­da de “dic­ta­dor”.

El nue­vo man­da­to ter­mi­na en 2021, con lo que Or­te­ga com­ple­ta­rá 26 años no con­se­cu­ti­vos en el po­der.

LA PO­DE­RO­SA CHAYO

Or­te­ga ha re­du­ci­do sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas en los dos úl­ti­mos años, pe­ro ha­ce ac­to de pre­sen­cia a tra­vés de su “leal com­pa­ñe­ra” Ro­sa­rio Murillo, de 65 años, con quien tie­ne nue­ve hi­jos, dos de ellos adop­ta­dos.

Poe­ti­sa y muy tra­ba­ja­do­ra, “la Chayo”, co­mo se le co­no­ce, no so­lo es la pri­me­ra da­ma: di­ri­ge la co­mu­ni­ca­ción y con­tro­la la agen­da ofi­cial, sin que na­die se atre­va a de­cir ni ha­cer na­da sin su per­mi­so.

En sus in­ter­ven­cio­nes dia­rias en me­dios ofi­cia­lis­tas in­for­ma so­bre la mar­cha del “buen go­bierno”, re­ga­ña en pú­bli­co a los fun­cio­na­rios y lee poe­mas.

Ha­bla in­glés y fran­cés y cap­tu­ra la aten­ción con su lar­ga ca­be­lle­ra, tra­jes co­lo­ri­dos, ex­ce­si­vos co­lla­res, pul­se­ras y ani­llos que evo­can el es­ti­lo hip­pie de los años 60. fue­ros las víc­ti­mas de fe­mi­ci­dio en Ar­gen­ti­na en 2015, se­gún da­tos del po­der ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.