Re­pu­bli­ca­nos ten­drán con­trol de to­dos los po­de­res en EE.UU.

Una vez que Do­nald Trump asu­ma co­mo presidente de Estados Unidos, el 20 de enero, ca­si no ten­drá opo­si­ción.

La Hora - - Portada - Clau­dia Mal­do­na­do C.

Los di­ri­gen­tes del Par­ti­do Re­pu­bli­cano es­ta­ban ayer eu­fó­ri­cos. El re­sul­ta­do de los co­mi­cios rea­li­za­dos el mar­tes en Estados Unidos los de­jó con el con­trol vir­tual de los tres po­de­res del Es­ta­do.

Jun­to al sor­pre­si­vo triun­fo del po­lé­mi­co mag­na­te Do­nald Trump en la elec­ción pre­si­den­cial, el par­ti­do de los sec­to­res con­ser­va­do­res man­tu­vo el con­trol de las dos cá­ma­ras del Con­gre­so.

“Es un gran día pa­ra los re­pu­bli­ca­nos, una mues­tra de lo que po­de­mos lo­grar cuan­do nues­tro par­ti­do se une”, di­jo el presidente del con­glo­me­ra­do, Rein­ce Prie­bus. “Con un Con­gre­so re­pu­bli­cano con­so­li­da­do y Do­nald Trump en la Ca­sa Blan­ca, po­de­mos po­ner­nos a tra­ba­jar pa­ra re­pa­rar Was­hing­ton”, agre­gó.

El presidente de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, el re­pu­bli­cano Paul Ryan, de­cla­ró: “En­tra­re­mos en ac­ción des­de el pri­mer mo­men­to”. Y el lí­der de la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en el Se­na­do, Mitch Mc­Con­nell, di­jo que tra­ba­ja­rán con Trump pa­ra “cam­biar­le el rum­bo al país”.

Y aun­que tan­to Ryan co­mo Mc­Con­nell te­nían evi­den­tes re­ser­vas so­bre Trump co­mo can­di­da­to, am­bos di­cen aho­ra que el presidente elec­to me­re­ce elo­gios por su vic­to­ria.

DEL ODIO AL AMOR

Ha­ce me­nos de un mes Trump ha­bía lan­za­do una rá­fa­ga de tuits acu­san­do de “muy dé­bil” y “lí­der in­com­pe­ten­te” a Ryan, lue­go de que es­te di­je­ra que no de­fen­de­ría ni ha­ría campaña por el mag­na­te.

Ryan ha­bía he­cho esas de­cla­ra­cio­nes des­pués de que sa­lie­ra a la luz un vi­deo de 2005, en el que el mag­na­te ha­cía co­men­ta­rios de­gra­dan­tes so­bre las mu­je­res.

COR­TE SU­PRE­MA

El con­trol del Se­na­do y la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes per­mi­te a los re­pu­bli­ca­nos tam­bién te­ner ma­yor pe­so en los pro­ce­sos de de­sig­na­ción de mu­chos de los al­tos fun­cio­na­rios del go­bierno y los jue­ces de la Cor­te Su­pre­ma, te­ma cru­cial en Estados Unidos de­bi­do a que el má­xi­mo tri­bu­nal es­ta­ble­ce la di­rec­ción en los gran­des te­mas so­cia­les, co­mo asun­tos mo­ra­les y el por­te de ar­mas, en­tre otras co­sas.

Ac­tual­men­te la Cor­te cuen­ta con ocho miem­bros, cua­tro con­ser­va­do­res y cua­tro pro­gre­sis­tas, y hay un pues­to va­can­te des­de la muer­te del juez ul­tra­con­ser­va­dor An­to­nin Sca­lia. Le co­rres­pon­de aho­ra a Trump co­mo presidente pro­po­ner un nom­bre pa­ra sus­ti­tuir­lo.

Ese nom­bre de­be ser ra­ti­fi­ca­do por el Se­na­do, lo que prác­ti­ca­men­te ga­ran­ti­za un Tri­bu­nal Su­pre­mo ali­nea­do con el par­ti­do que aho­ra con­du­ce a la po­ten­cia mun­dial.

Trump sa­lu­da a su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la, el vi­ce­pre­si­den­te elec­to Mi­ke Pen­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.