A me­dio ca­mino

La Hora - - En 2 minutos - Pa­tri­cio Cor­va­lán

Ala vuel­ta del úl­ti­mo re­creo, el profe que los es­ta­ba es­pe­ran­do no se pa­re­cía en na­da al que los ha­bía edu­ca­do du­ran­te los cua­tro años de la me­dia. Lo des­co­no­cie­ron, sin cor­ba­ta, sen­ta­do so­bre la me­sa con las pier­nas en­la­za­das, con las man­gas de la ca­mi­sa más arri­ba de los co­dos. Por ra­ro que se vie­ra sin el for­ma­lis­mo ha­bía al­go en esa nue­va pos­tu­ra que lo con­ver­tía en al­guien más cer­cano, al­guien al que se le po­día tu­tear co­mo aho­ra lo pe­día y que es­ta­ba dis­pues­to a de­di­car­le la úl­ti­ma ho­ra pa­ra ha­blar­les so­bre ma­ña­na, aho­ra que es­ta­ban sa­lien­do de cuar­to me­dio, a me­dio ca­mino ha­cia el res­to de sus vi­das. Co­mo siem­pre su­ce­de con los desaho­gos, lo que vino fue una se­gui­di­lla de sus­tos an­te lo in­cier­to, que cre­cía a me­di­da que lo com­par­tían en­tre to­dos. Qué po­dían es­pe­rar si no lo­gra­ban en­trar a la U, qué di­rían los pa­dres si se que­rían cam­biar de ca­rre­ra, que pa­sa­ría si per­dían un año en el preuni­ver­si­ta­rio. El profe no sa­bía las res­pues­tas. Cuan­do se los di­jo, lo mi­ra­ron asom­bra­dos. ¿El profe, sin res­pues­tas? En­ton­ces les ha­bló del de­re­cho a equi­vo­car­se. A él le ha­bía cos­ta­do un mun­do en­ca­jar en un sis­te­ma que pre­mia los acier­tos, las co­sas cla­ras, avan­zar sin to­car los bor­des de una vi­da lle­na de ma­ti­ces. Por no atre­ver­se a de­cir lo que que­ría, ha­bía ter­mi­na­do de profe y no de chef co­mo era su sue­ño. Les co­men­tó al­go que qui­zás en­ten­de­rían con los años. Por al­gu­na ra­zón, les di­jo, los dio­ses se ha­bían en­car­ga­do de es­con­der muy aden­tro lo que real­men­te im­por­ta –los sen­ti­mien­tos apre­sa­dos en el mie­do o el or­gu­llo, los pen­sa­mien­tos que se aco­bar­dan en la ca­be­za, el vino atra­pa­do en una bo­te­lla– obli­gan­do a un es­fuer­zo tan des­co­mu­nal co­mo ma­ra­vi­llo­so por li­be­rar­lo. A la ma­yo­ría esa ba­ta­lla les lle­va la vi­da. Nun­ca se­rá fá­cil. Pe­ro val­drán los do­lo­res. Lo me­jor de ca­da uno –les di­jo– ne­ce­si­ta­rá siem­pre del hé­roe que lle­va­mos dor­mi­do pa­ra res­ca­tar­lo.

Di­rec­tor de Ga­llos.cl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.