“No es­toy ni ahí con el fút­bol, no quie­ro na­da con él”

La Hora - - Deportes - Luis Va­len­zue­la O.

Barranquilla. Ju­nior, el cua­dro lo­cal, en­fren­ta a In­de­pen­dien­te San­ta Fe. Cristian Mon­te­ci­nos ce­de pa­ra Car­los Val­de­rra­ma, pi­ca en di­rec­ción al área y re­ci­be el to­que de vuel­ta del Pi­be, pa­ra lue­go de­fi­nir con su­til to­que de zur­da. La ju­ga­da, de 1995, es re­cor­da­da ní­ti­da­men­te por el chi­leno.

“El Pi­be ha­cía cons­tan­te­men­te eso, era di­fí­cil no te­ner oca­sio­nes de gol”, di­ce el zur­do so­bre la ob­se­sión del ca­fe­te­ro por en­tre­gar ha­bi­li­ta­cio­nes. “Que­ría asis­tir en to­dos los go­les, era una cues­tión per­so­nal. En un par­ti­do fa­llé un gol y se enojó. Lue­go ama­ga­ba con dar­me pa­ses, pe­ro no me los da­ba. Le pe­dí al téc­ni­co que me sa­ca­ra, pe­ro no qui­so. En­ton­ces op­té por sa­lir­me de la can­cha, fue una lo­cu­ra de mi par­te”, cuen­ta. Y aña­de: “Se­gu­ro se enojó mu­cho, pe­ro con el Pi­be ten­go bue­na on­da has­ta hoy, nos what­sap­pea­mos de vez en cuan­do. Siem­pre ha si­do un ti­po hu­mil­de”.

La lle­ga­da del “Pe­la­do” a Co­lom­bia coin­ci­dió con la tra­ge­dia fut­bo­lís­ti­ca de ese país, es­ce­ni­fi­ca­da en la Co­pa del Mun­do de Estados Unidos y en Me­de­llín, don­de An­drés Es­co­bar fue ase­si­na­do. “El am­bien­te no es­ta­ba bueno. La muer­te de An­drés pe­gó fuer­te, so­bre to­do a sus com­pa­ñe­ros. Pe­ro des­pués se re­cu­pe­ra­ron va­rios y si­guie­ron ju­gan­do bien”, aña­de.

Pe­se a ello, 1995 fue uno de los años más exi­to­sos de la ca­rre­ra del ex ju­ga­dor de Co­lo Co­lo y De­por­tes Con­cep­ción, en­tre otros. Se ti­tu­ló cam­peón y fue el se­gun­do go­lea­dor del equi­po, tras su com­pa­ñe­ro Iván Re­né Va­len­ciano. “Tu­ve la for­tu­na de es­tar en el me­jor Ju­nior de la his­to­ria, ese equi­po es el más re­cor­da­do”.

UN RE­CIN­TO FE­ROZ

En el Es­ta­dio Me­tro­po­li­tano, ca­sa del Ju­nior y se­de del en­cuen­tro de hoy, Mon­te­ci­nos siem­pre rin­dió. En la Co­pa Amé­ri­ca de 2001 con­vir­tió tres go­les, en los triun­fos de Chi­le so­bre Ecua­dor y Ve­ne­zue­la.

“Ahí den­tro no co­rre vien­to. Ra­di­ca­do en Vi­lla­rri­ca, Mon­te­ci­nos es­tá de­di­ca­do a las in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias que ma­ne­ja en el sur del país. “No es­toy ni ahí con el fút­bol, no quie­ro na­da con el fút­bol. Ter­mi­né muy pe­lea­do con co­sas co­mo la que le ocu­rrie­ron a De­por­tes Con­cep­ción”, di­ce. Su úni­co víncu­lo con la ac­ti­vi­dad es Joaquín Mon­te­ci­nos, su hi­jo, ju­ga­dor de La Se­re­na y se­lec­cio­na­do Sub 20. “Me gus­ta­ría que mi hi­jo lle­ga­ra a Ju­nior, por­que na­ció ahí. Aun­que pa­ra ello de­be ha­cer una ca­rre­ra en Chi­le, di­ce el “Pe­la­do”, quien se re­co­no­ce un pa­dre exi­gen­te. “Si fui con­mi­go, co­mo no lo voy a ha­cer con él”. Si en las tri­bu­nas se per­ci­ben 40 gra­dos, en la can­cha la tem­pe­ra­tu­ra lle­ga a los 50”, di­ce.

-¿Có­mo pue­de re­sis­tir un ju­ga­dor no ha­bi­tua­do a esas con­di­cio­nes?

-La hu­me­dad es muy fuer­te, in­clu­so es peor que el ca­lor, en­ton­ces la úni­ca ma­ne­ra es do­si­fi­car. No hay otra po­si­bi­li­dad de ma­ne­jar­se ahí. Si van a sa­lir a co­rrer co­mo lo­cos, eso les va a du­rar 45 mi­nu­tos y des­pués van a su­frir. Van a es­tar aca­lam­bra­dos, aho­ga­dos y des­hi­dra­ta­dos. La úni­ca ma­ne­ra es esa, do­si­fi­can­do. -Y te­nien­do la pe­lo­ta. -Va­mos a ver si de­jan te­ner­la, eso es lo com­pli­ca­do. Co­lom­bia

“En el Me­tro­po­li­tano no co­rre vien­to. Si en las tri­bu­nas se per­ci­ben 40 gra­dos, en la can­cha la tem­pe­ra­tu­ra lle­ga a los 50”. “Con el Pi­be Val­de­rra­ma ten­go bue­na on­da has­ta el día de hoy. Nos

de vez en cuan­do”.

go­les con­vir­tió Mon­te­ci­nos en el cam­peo­na­to co­lom­biano de 1995. jue­ga bien ahí. Mac­nelly es na­ci­do y cria­do en Barranquilla, sa­be có­mo ma­ne­jar­se ahí. Por al­go Pe­ker­man siem­pre lo lle­va a ju­gar ahí.

-¿Qué nom­bre te con­ven­ce pa­ra re­em­pla­zar a Ale­xis Sán­chez?

-Hay que uti­li­zar a los que se des­gas­tan me­nos, pa­ra des­pués me­ter a un hom­bre co­mo Pa­re­des. Qui­zá no va a co­rrer co­mo los más jó­ve­nes, pe­ro pue­de fi­ni­qui­tar en cual­quier mo­men­to. El se­gun­do tiem­po es la clave. Ni lo­co me ma­ta­ría en los pri­me­ros mi­nu­tos. Con el Ju­nior sa­bía­mos que los otros equi­pos se caían, siem­pre, siem­pre.

El Pe­la­do (pri­me­ro) com­par­tió ca­ma­rín con el Pi­be Val­de­rra­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.