Shak­ti: co­mer sin cul­pa

Reu­bi­ca­do en Sal­va­dor con Ira­rrá­za­val, es­te res­to­rán ve­gano in­vi­ta a des­cu­brir sa­bo­res que no se pa­re­cen a na­da, co­mo los ño­quis de ha­ri­na de maíz y la sal­sa de ca­jú.

La Hora - - Tiempo Libre - Ig­na­cio To­bar

Por cur­si que sue­ne, no es di­fí­cil vol­ver­se un #Shak­tiLo­ver. Es­te res­to­rán ve­gano que se tras­la­dó de Ave­ni­da Ita­lia a Sal­va­dor con Ira­rrá­za­val, tie­ne una sin­gu­lar car­ta pro ani­mal.

A di­fe­ren­cia de otros lo­ca­les de la gas­tro­no­mía sin cruel­dad, en Shak­ti no usan re­em­pla­zan­tes de la car­ne co­mo el sei­tán, que es una pre­pa­ra­ción con glu­ten de tri­go, o la car­ne de so­ya. Ade­más evi­tan caer en el re­cur­so fri­tan­ga, del que abu­san tan­tos res­to­ra­nes del ru­bro.

An­tes de ir a la co­mi­da, ha­ble­mos un po­co del es­pa­cio. Es un lu­gar mi­ni­ma­lis­ta. Me­sas vie­jas dis­pues­tas en una vie­ja ca­sa re­mo­de­la­da, con una en­tra­da dis­cre­ta y un mo­zo si­len­cio­so y muy edu­ca­do, que co­no­ce muy bien lo que ofre­ce la car­ta, que no es más que una sen­ci­lla ho­ja im­pre­sa.

Una pa­pa ya­ga­na es una bue­na op­ción de pi­co­teo. Va asa­da a fue­go len­to y cu­bier­ta con que­so shak­ti gra­ti­na­do, ce­bo­lla, pi­men­tón y pe­re­jil. Vie­ne en­vuel­ta en un pa­pel alu­mi­nio, pre­sen­ta­ción sen­ci­lla, can­ti­dad jus­ta. Y se dis­fru­ta bien ca­lien­te. Un sa­bor or­gá­ni­co que ca­si no de­ja hue­llas bri­llan­tes en el te­ne­dor y que ma­ta de en­tra­da ese pre­jui­cio de que co­mer sin gra­sa no tie­ne sa­bor. Es una de­li­cia. Igual que las cre­pas Shak­ti que lle­van es­pá­rra­gos y una cre­ma be­cha­mel he­cha con cas­ta­ñas de ca­jú. To­do acom­pa­ña­do de una sal­sa po­ma­ro­la pre­pa­ra­da en el lo­cal. Y otra vez ni ras­tros de vi­cios acei­to­sos. Ri­co el pla­to, y bien ju­go­so por las ver­du­ras. Co­sa ra­ra un pla­to bien hú­me­do sin go­ti­tas de acei­te.

Una co­ci­na di­fí­cil de ca­ta­lo­gar la de Shak­ti, no es si­mi­lar a sus pa­res ve­ga­nos y es tan de au­tor que de pri­me­ra el sa­bor con­fun­de, pe­ro lue­go atra­pa. La len­gua bus­ca aso­cia­cio­nes que no en­cuen­tra por­que no se pa­re­ce a na­da. Y así pa­sa con el ce­vi­che de hon­gos gír­go­las y con los ño­quis, he­chos de maíz sal­tea­do con ce­bo­lla y mix de al­gas, hon­gos, ci­lan­tro y man­go.

Y bueno, el pos­tre. Pi­da el brow­nie con he­la­do de fru­ti­lla, to­do he­cho por las ma­nos del chef del Shak­ti. Otra vez: lo na­tu­ral se im­po­ne, pa­re­cen ju­go­sas fru­ti­llas mo­li­das so­bre el cho­co­la­te amar­go que pro­ta­go­ni­za el dul­ce. Ter­mi­na­rá pa­sán­do­le el de­do al pla­to.

Shak­ti

Ave­ni­da Sal­va­dor 2203, Ñu­ñoa. (2) 2973 5015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.