Abren cen­tro edu­ca­ti­vo en ba­rrio Yun­gay pa­ra ni­ve­lar a es­co­la­res ex­tran­je­ros

El 17 de di­ciem­bre el pro­yec­to Es­cue­las Li­bres inau­gu­ra­rá se­de pa­ra ayu­dar a es­co­la­res.

La Hora - - Portada - Na­ta­lia Heus­ser H.

El ba­rrio Yun­gay ha re­ci­bi­do en los úl­ti­mos años una can­ti­dad im­por­tan­te de mi­gran­tes. Si bien pe­rua­nos, co­lom­bia­nos y ecua­to­ria­nos han po­di­do adap­tar­se de a po­co el país, es­te pro­ce­so ha si­do más di­fí­cil pa­ra los hai­tia­nos, ya que no ma­ne­jan el es­pa­ñol.

Es­ta si­tua­ción ha si­do muy com­pli­ca­da pa­ra los más pe­que­ños, quie­nes al ser in­cor­po­ra­dos al sis­te­ma edu­ca­ti­vo chi­leno por lo ge­ne­ral que­dan dos o tres cur­sos atra­sa­dos.

To­man­do en cuen­ta es­te pro­ble­ma, el pró­xi­mo 17 de di­ciem­bre se abri­rá la Es­cue­la Li­bre pa­ra Ni­ños Mi­gran­tes de Santiago, que se ubi­ca­rá en Agus­ti­nas 2384, en pleno Yun­gay. La idea es que es­te lu­gar sir­va pa­ra que los ni­ños pue­dan ni­ve­lar sus es­tu­dios, apren­dan es­pa­ñol a tra­vés de ta­lle­res, reali­cen ac­ti­vi­da­des mul­ti­cul­tu­ra­les y re­ci­ban ayu­da pa­ra com­ple­tar sus ta­reas es­co­la­res.

“Ha­ce tiem­po que te­nía­mos in­quie­tud de tra­ba­jar con la ni­ñez po­pu­lar mi­gran­te. He­mos si­do tes­ti­gos de có­mo ha cam­bia­do la ca­ra de la ciu­dad con la lle­ga­da de nues­tros her­ma­nos de otras na­cio­na­li­da­des, pe­ro tam­bién he­mos vis­to có­mo los co­le­gios han si­do ex­clu­yen­tes”, opi­nó a La Ho­ra Mar­co An­to­nio Ál­va­rez (31), quien ha­ce sie­te años fun­dó la or­ga­ni­za­ción co­mu­ni­ta­ria Es­cue­las Li­bres.

“Que­re­mos me­jo­rar las con­di­cio­nes pa­ra que ten­gan un me­jor pro­ce­so de adap­ta­ción, y no só­lo en­se­ñar­les, sino que ellos nos en­se­ñen a no­so­tros”, agre­gó Ál­va­rez, quien de­ta­lló que su or­ga­ni­za­ción en es­te mo­men­to cuen­ta con tres se­des, en La Cis­ter­na, Pe­dro Agui­rre Cer­da y Puen­te Al­to.

Es­te pro­yec­to, que pron­to se­rá una ONG, fue crea­do por es­tu­dian­tes universitarios con la in­ten­ción de apor­tar en el ám­bi­to de la edu­ca­ción pa­ra ter­mi­nar con la in­jus­ti­cia so­cial.

“Uno de los ci­mien­tos de la edu­ca­ción de mer­ca­do son sus va­lo­res de com­pe­ten­cia y egoís­mo, y nues­tra idea es fo­men­tar el amor, el com­pa­ñe­ris­mo y la so­li­da­ri­dad. Apos­ta­mos a una nue­va me­to­do­lo­gía y con­te­ni­dos”, di­jo Ál­va­rez.

Las Es­cue­las Li­bres son gra­tui­tas y es­tán abier­tas a ni­ños de en­tre 7 y 13 años, que deseen re­ci­bir apo­yo es­co­lar. Fun­cio­nan los sá­ba­dos en la ma­ña­na, de 10 a 14 ho­ras, ya sea en cen­tros co­mu­ni­ta­rios, pa­rro­quias o jun­tas ve­ci­na­les.

Ca­da una al­ber­ga en­tre 15 a 20 ni­ños que son ayu­da­dos por cer­ca de diez mo­ni­to­res vo­lun­ta­rios, en su ma­yo­ría pro­fe­sio­na­les, universitarios y tra­ba­ja­do­res.

“He­mos re­ci­bi­do ochen­ta so­li­ci­tu­des de per­so­nas que quie­ren ser mo­ni­to­res de la Es­cue­la Li­bre de Ni­ños Mi­gran­tes. Se­gún nues­tra ex­pe­rien­cia, es­te nú­me­ro ba­ja­rá en los pró­xi­mos días, por eso ne­ce­si­ta­mos gen­te mo­ti­va­da y que quie­ra co­la­bo­rar­nos. No dis­cri­mi­na­mos pro­fe­sión. El re­qui­si­to fun­da­men­tal es que sea gen­te es­for­za­da, con in­ten­ción de trans­for­mar pa­ra bien es­te país”, di­jo Ál­va­rez.

Aquí las cla­ses no son con­ven­cio­na­les. Las jor­na­das par­ten con un sa­lu­do afec­tuo­so, de preo­cu­pa­ción, don­de a ca­da uno de los ni­ños se le pre­gun­ta có­mo es­tá.

Lue­go vie­ne un de­sa­yuno, es­pa­cio que se usa pa­ra con­ver­sar con los pe­que­ños so­bre sus in­tere­ses. Aquí tam­bién se les ha­bla so­bre los di­fe­ren­tes ca­mi­nos la­bo­ra­les que pue­den to­mar.

Des­pués vie­ne la ayu­da de ta­reas y el re­for­za­mien­to es­co­lar. To­do fi­na­li­za con una asam­blea don­de se de­ba­te so­bre so­lu­ción de pro­ble­mas co­lec­ti­vos y se ha­bla so­bre el acon­te­cer na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.