El re­sul­ta­do y el jue­go

La Hora - - En 2 Minutos - Periodista Ju­lio Sal­viat

La Se­lec­ción chi­le­na de fút­bol su­peró es­toi­ca­men­te el es­co­llo que im­pli­ca­ba ju­gar con­tra Co­lom­bia en Ba­rran­qui­lla. La can­cha are­no­sa que co­me pier­nas, el sol in­cle­men­te que de­vo­ra ener­gías y la hu­me­dad as­fi­xian­te que aho­ga pul­mo­nes re­sul­ta­ron es­ta vez in­su­fi­cien­tes con­tra un equi­po que, en pro­cu­ra de un re­sul­ta­do de­co­ro­so, cam­bió su mo­do de ju­gar. De los cien mi­nu­tos ju­ga­dos, trein­ta fue­ron pa­ra sor­pren­der y se­ten­ta pa­ra de­fen­der. Y es es­to lo que lla­ma la aten­ción. Des­de los tiem­pos de Nel­son Acosta que no se veía un sis­te­ma de jue­go con pre­pon­de­ran­cia en el sec­tor pro­pio. Con Mar­ce­lo Biel­sa y Jor­ge Sam­pao­li, la Ro­ja in­ten­tó siem­pre so­me­ter al ad­ver­sa­rio a tra­vés de dos mé­to­dos: la te­nen­cia del ba­lón y el vér­ti­go. Y a eso nos acos­tum­bra­mos to­dos. Es­ta vez, des­pués de mu­chí­si­mo tiem­po, Co­lom­bia lo­gró al­go que ni si­quie­ra Bra­sil ni Ar­gen­ti­na ha­bían con­se­gui­do: te­ner más la pe­lo­ta. Pe­ro no fue por la dis­po­si­ción de los ca­fe­te­ros, sino por la pla­ni­fi­ca­ción de An­to­nio Piz­zi. ¿Fue bueno o fue ma­lo ac­tuar así? Con el re­sul­ta­do en la mano, fue bueno. Y aquí en­tra­mos a otro te­ma: hay po­co aná­li­sis en el fút­bol chi­leno. Las con­clu­sio­nes de un par­ti­do las dic­tan los mar­ca­do­res, y no el jue­go. La ge­ne­ra­li­dad se in­cli­na por el fa­ci­lis­mo: si se ga­na, es por­que ju­gó bien; si se pier­de, es por­que ju­gó mal. Y no es tan así: mu­chas ve­ces cae el que actúa me­jor. Sin em­bar­go, pa­re­ce que no hay tiem­po pa­ra esas con­si­de­ra­cio­nes. Es­ta vic­to­ria hay que agra­de­cér­se­la a Clau­dio Bra­vo, que tu­vo tres in­ter­ven­cio­nes fa­bu­lo­sas. Con un gol co­lom­biano, to­do se­ría dis­tin­to: al re­vés de lo que se di­ce aho­ra, ha­brían abun­da­do las crí­ti­cas so­bre el plan­tea­mien­to de jue­go prac­ti­ca­do. Uru­guay nos di­rá ma­ña­na qué va­lor tie­ne ese em­pa­te. Y, tam­bién, nos con­fir­ma­rá si ese sis­te­ma se man­tie­ne o se re­cu­pe­ra el que lle­vó dos ve­ces a Chi­le a la cum­bre ame­ri­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.