CON­GRE­SO PRE­PA­RA LEY QUE CAS­TI­GA GOL­PES A LOS NI­ÑOS

Ini­cia­ti­va le­gal pe­na­li­za es­te ti­po de mal­tra­to aun­que se tra­te de un he­cho pun­tual y no de­je le­sio­nes. Tam­bién pro­te­ge a dis­ca­pa­ci­ta­dos y adul­tos ma­yo­res.

La Hora - - Portada - Cecilia Ri­ve­ra H.

Un ti­rón de ore­jas, un cos­co­rrón, una pa­ta­da en el es­tó­ma­go que de­je sin res­pi­ra­ción u obli­gar a un ni­ño a co­mer su pro­pio vó­mi­to son si­tua­cio­nes que no son san­cio­na­das pe­nal­men­te, pues la le­gis­la­ción ac­tual cas­ti­ga só­lo aque­llas si­tua­cio­nes que ge­ne­ran un da­ño o le­sión o que se han rea­li­za­do de ma­ne­ra reite­ra­da.

Ac­tual­men­te en el Con­gre­so se tra­mi­ta un pro­yec­to de ley pro­mo­vi­do por el Con­se­jo Na­cio­nal de la In­fan­cia, que bus­ca au­men­tar la pe­na­li­dad y de­más san­cio­nes apli­ca­bles pa­ra de­li­tos co­me­ti­dos en con­tra de me­no­res de edad y otras per­so­nas en es­ta­do vul­ne­ra­ble.

La idea es san­cio­nar el mal­tra­to ex­tra fa­mi­liar ha­cia per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad, mu­je­res, adul­tos ma­yo­res y ni­ños sin exi­gir re­qui­si­tos de reite­ra­ción de las con­duc­tas, y tan­to en for­mas ac­ti­vas co­mo pa­si­vas.

Es de­cir, san­cio­nar tan­to a quie­nes co­me­ten el mal­tra­to (ac­ti­vas) co­mo a quie­nes, pu­dien­do evi­tar­lo, lo per­mi­ten (pa­si­vas).

La se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va del Con­se­jo Na­cio­nal de la In­fan­cia, Es­te­la Or­tíz, ex­pli­có a

La Ho­ra que el es­pí­ri­tu de la nor­ma­ti­va es “cam­biar la for­ma que te­ne­mos los adul­tos de re­la­cio­nar­nos con los ni­ños. No es po­si­ble que pa­ra co­rre­gir cier­tas con­duc­tas se uti­li­ce la vio­len­cia. Que­re­mos erra­di­car to­do ti­po de agre­sión con­tra los me­no­res”. En ese sen­ti­do, pre­ci­só que si bien un cos­co­rrón o un ti­rón de ore­jas no ne­ce­sa­ria­men­te pue­de cau­sar un da­ño fí­si­co, “si ese ac­to vio­len­to se man­tie­ne en el tiem­po, po­dría lle­var al agre­sor a ha­cer­lo una prác­ti­ca fre­cuen­te con con­se­cuen­cias ma­yo­res”. Res­pec­to de la nor­ma­ti­va, Or­tíz acla­ró que “an­tes si no exis­tía le­sión no ha­bía po­si­bi­li­dad de apli­car la le­gis­la­ción pe­nal, pe­ro con es­ta ley se cas­ti­ga to­do ti­po de mal­tra­to, no só­lo aquél que de­ja mar­cas”.

NOR­MA­TI­VA

La nor­ma­ti­va cas­ti­ga el mal­tra­to ha­cia los ni­ños, adul­tos ma­yo­res, ado­les­cen­tes me­no­res de 18 años y per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, pro­ve­nien­tes de per­so­nas que los tie­nen a su cui­da­do, co­mo tra­ba­ja­do­ras de ca­sas par­ti­cu­la­res, pro­fe­so­res, au­xi­lia­res o edu­ca­do­res de jar­dín in­fan­til o de es­cue­las es­pe­cia­les.

El pro­yec­to pre­ten­de san­cio­nar con pri­sión en cual­quie­ra de sus gra­dos y una mul­ta de una a cua­tro uni­da­des tri­bu­ta­rias men­sua­les, “sal­vo que el he­cho sea cons­ti­tu­ti­vo de un de­li­to de ma­yor gra­ve­dad”. En ese ca­so, se apli­ca­rá só­lo la pe­na asig­na­da a és­te por la ley que co­rres­pon­da.

Ade­más, es­ta­ble­ce fi­gu­ras agra­va­das, o con ma­yor re­pro­che pe­nal, si quie­nes las rea­li­zan tie­nen una po­si­ción de po­der tan­to en con­tex­tos pri­va­dos co­mo ins­ti­tu­cio­na­les.

Otro de los prin­ci­pa­les ejes del pro­yec­to es es­ta­ble­cer la in­ha­bi­li­dad pa­ra ejer­cer car­gos pro­fe­sio­nes u ofi­cios que in­vo­lu­cren una re­la­ción di­rec­ta con ni­ños, adul­tos ma­yo­res y per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad, de quie­nes ha­yan si­do con­de­na­dos por agre­sio­nes ha­cia ellos.

Di­cha pro­pues­ta se com­ple­men­ta­ría con la crea­ción de un re­gis­tro na­cio­nal de con­de­na­dos por es­te ti­po de de­li­tos, pa­ra que los pa­dres e ins­ti­tu­cio­nes pue­dan to­mar una mejor de­ci­sión a la ho­ra de con­tra­tar a al­guien que va a es­tar a car­go de su cui­da­do.

Ade­más de las pe­nas men­cio­na­das, se po­dría exi­gir la par­ti­ci­pa­ción de los in­frac­to­res en pro­gra­mas de reha­bi­li­ta­ción pa­ra mal­tra­ta­do­res o el cum­pli­mien­to de un ser­vi­cio co­mu­ni­ta­rio.

La nor­ma­ti­va fue apro­ba­da la se­ma­na pa­sa­da por 20 vo­tos a fa­vor, dos abs­ten­cio­nes y nin­gún vo­to en con­tra en el Se­na­do y pa­só a la Cá­ma­ra de Dipu­tados , don­de es­pe­ra ser re­vi­sa­do du­ran­te la pró­xi­ma se­ma­na.

Sin em­bar­go, el pro­yec­to in- gre­sa­rá con el re­que­ri­mien­to de pre­ci­sar la redacción del ar­tícu­lo 403 bis, don­de se es­ti­pu­lan las san­cio­nes pa­ra el “mal­tra­to cor­po­ral”.

Los par­la­men­ta­rios es­ti­ma­ron que di­cho con­cep­to re­sul­ta muy am­plio, por lo que es po­si­ble que sea aco­ta­do en una Co­mi­sión Mix­ta, an­tes de vol­ver a ser re­vi­sa­do en la Cá­ma­ra.

De pa­sar am­bas ins­tan­cias, el pro­yec­to, que tie­ne ca­rác­ter de su­ma ur­gen­cia, es­ta­ría lis­to pa­ra su pro­mul­ga­ción.

MAL­TRA­TO IN­FAN­TIL

En al­gu­nas oca­sio­nes, tan­to pa­dres co­mo cui­da­do­res sue­len uti­li­zar el cos­co­rrón o el ti­rón de ore­jas pa­ra co­rre­gir una con­duc­ta inade­cua­da en los ni­ños.

Sin em­bar­go, es­te pro­yec­to de ley bus­ca ge­ne­rar un cam­bio en la ma­ne­ra en que los adul­tos se re­la­cio­nan con los ni­ños, so­bre to­do cuan­do exis­te el ries­go de per­der el lí­mi­te en­tre lo que un cas­ti­go co­rrec­ti­vo y una con­duc­ta vio­len­ta ha­cia los ni­ños.

En ese sen­ti­do, el si­có­lo­go de la Clí­ni­ca San­ta Ma­ría, Raúl Car­va­jal, en­fa­ti­za que “an­tes de que­rer co­rre­gir a los ni­ños, ya sea con cas­ti­gos o gol­pes, hay que en­se­ñar­les. Cuan­do ne­ce­si­ta­mos co­rre­gir a los ni­ños es por­que nues­tras en­se­ñan­zas no han si­do ade­cua­das”.

En esa lí­nea, el ex­per­to plan­tea que a la ho­ra de de­ci­dir co­rre­gir una con­duc­ta, “de­be­mos pre­gun­tar­nos qué es lo que que­re­mos con­se­guir: un cam­bio a cor­to pla­zo o a lar­go pla­zo. En el pri­mer ca­so, el gri­to o el gol­pe pue­de co­rre­gir la con­duc­ta por el mo­men­to, pe­ro no se lo­gra un cam­bio que se man­ten­ga en el tiem­po”.

“Los ni­ños no apren­den a gol­pes. Los se­res hu­ma­nos, en ge­ne­ral, evi­ta­mos los gol­pes y el cas­ti­go, pe­ro no apren­de­mos a par­tir de ellos. O sea, es­tos me­ca­nis­mos no sir­ven”, se­ña­la Car­va­jal.

“Con es­ta ley se cas­ti­ga to­do ti­po de mal­tra­to, no só­lo aquél que de­ja mar­cas” Es­te­la Or­tíz, Con­se­jo Na­cio­nal de la In­fan­cia. “An­tes de co­rre­gir a los ni­ños con cas­ti­gos o gol­pes hay que en­se­ñar­les” Raúl Car­va­jal, si­có­lo­go Clí­ni­ca San­ta Ma­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.