Ser­gi Aro­la: el nue­vo juez de Mas­ter­Chef de­cla­ra su amor por Chi­le

El co­ci­ne­ro es­pa­ñol vi­vió y tu­vo un res­to­rán en San­tia­go. “Me en­can­ta el país. No hu­bie­se acep­ta­do el mis­mo pro­yec­to en otro la­do”, di­ce.

La Hora - - Portada - Ig­na­cio Sil­va

Aun­que lle­gó ha­ce só­lo tres se­ma­nas, Ser­gi Aro­la di­ce sen­tir­se co­mo en ca­sa ca­da vez que ate­rri­za en Chi­le.

“Es que, hom­bre, es­tu­ve viviendo du­ran­te cin­co años acá, así que no me es na­da ex­tra­ño”, ex­pli­ca el repu­tado co­ci­ne­ro es­pa­ñol, que ha­ce dos se­ma­nas fue anun­cia­do co­mo el nue­vo ju­ra­do de la ver­sión lo­cal de Mas­ter­Chef, a pe­sar de que la ter­ce­ra tem­po­ra­da del pro­gra­ma de co­ci­na de Ca­nal 13 to­da­vía no tie­ne fe­cha de es­treno.

Su pa­sa­do en el país, eso sí, tu­vo un mo­ti­vo muy dis­tin­to al de aho­ra: du­ran­te un lus­tro, el chef de look roc­ke­ro y un pal­ma­rés que in­clu­ye dos me­da­llas Mi­che­lin man­tu­vo uno de sus afa­ma­dos res­to­ra­nes en San­tia­go (Aro­la, en el Ho­tel Ritz).

“In­de­pen­dien­te de los re­sul­ta­dos, esa fue una gran ex­pe­rien­cia. Du­ran­te ese tiem­po me tra­ta­ron muy bien acá y me enamo­ré de la ciu­dad, que es una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las que vuel­vo”, di­ce el oriun­do de Bar­ce­lo­na.

Fue, además, du­ran­te ese pe­rio­do que co­no­ció a dos chefs que sir­vie­ron de ne­xo pa­ra su re­torno a Chi­le. “En el 2009, cuan­do re­cién lle­gué por pri­me­ra vez, co­no­cí a Ch­ris (Car­pen­tier). En el mun­do de los chefs nos co­no­ce­mos to­dos, así que po­co des­pués co­no­cí a To­más Oli­ve­ra. Ellos fue­ron muy im­por­tan­tes pa­ra vol­ver, además que a los 10 mi­nu­tos de es­tar con Ser­gio Na­ka­so­ne tu­ve muy cla­ro que me que­ría venir”. -¿Por qué te gus­ta tan­to Chi­le? -Me gus­ta to­do de aquí, si no no me hu­bie­ra ve­ni­do a vi­vir. Me ofre­cie­ron ha­cer el pro­gra­ma en Chi­le y me pa­re­ció el mo­men­to idó­neo pa­ra ve­nir­me, pe­ro fun­da­men­tal­men­te por­que es Chi­le. Si hu­bie­ra si­do otro Mas­ter­Chef en otro país, no sé si hu­bie­ra acep­ta­do. No lo sé. Sé que Chi­le me ape­te­cía.

-¿Y te gus­ta al­gún pla­to chi­leno en par­ti­cu­lar?

-Me gus­tan los cal­di­llos en ge­ne­ral. Soy muy de cal­di­llos y los de acá son muy bue­nos.

-En es­ta tem­po­ra­da de Mas­ter­Chef to­ma­rás el lu­gar de Yann Yvin, que era el más es­tric­to de los jue­ces. ¿Ese se­rá tu pa­pel?

-Es que no ven­go a sus­ti­tuir a na­die. Al fi­nal, lo que yo voy a juz­gar es el tra­ba­jo de los con­cur­san­tes, no lo que a mí me gus­ta­ría que hi­cie­ran. La idea es que sea to­do muy na­tu­ral.

-Ya te­nías ex­pe­rien­cia en va­rios pro­gra­mas de te­le­vi­sión en Es­pa­ña y Por­tu­gal. ¿Te gus­ta esa área?

-Sí, he par­ti­ci­pa­do va­rias ve­ces en pro­gra­mas. Me gus­ta, es par­te de mi tra­ba­jo, y la ver­dad es que es­toy muy con­ten­to con ello. Es otra for­ma de ejer­cer y de ha­cer lo que más me gus­ta, que es tra­ba­jar en res­to­ra­nes.

-Qué te pa­re­ce el boom de pro­gra­mas de co­ci­na?

“He par­ti­ci­pa­do va­rias ve­ces en pro­gra­mas.

-Yo creo que es­tá bien. Lo que de­mues­tra es una evo­lu­ción, ya no só­lo de los es­pec­ta­do­res, sino de to­do el en­torno de la gas­tro­no­mía. Lo que in­di­ca es una nor­ma­li­za­ción, una ra­cio­na­li­za­ción de las ac­ti­tu­des gas­tro­nó­mi­cas en el cui­da­do, el mi­mo y la va­lo­ra­ción de la gas­tro­no­mía. Y eso siem­pre es bueno.

Me gus­ta, es otra for­ma de ejer­cer y de ha­cer lo que más me gus­ta”.

48 años tie­ne el chef, ga­na­dor de dos me­da­llas Mi­che­lin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.