Bur­ger­dog: lo­cu­ra grin­ga

La pro­pues­ta es una ham­bur­gue­sa tu­bu­lar, re­lle­na de que­so, y en pan de com­ple­to. ¿Ra­ro? Sí, pe­ro en es­te ca­so, bas­tan­te ri­co.

La Hora - - Tiempo Libre - Sebastián Al­bur­quer­que

Cues­ta tra­ba­jo en­ten­der a los es­ta­dou­ni­den­ses. Ana­lis­tas po­lí­ti­cos to­da­vía se ras­can la ca­be­za tra­tan­do de des­ci­frar có­mo es que Trump fue ele­gi­do pre­si­den­te. Y co­mo la co­mi­da es só­lo una ca­ra más de la cul­tu­ra, lo que co­men tam­bién cues­ta en­ten­der­lo. Se­gu­ro se ha to­pa­do en Fa­ce­book con al­gún vi­deo de un grin­go frien­do al­go (¿ga­lle­tas fri­tas?, ¿en se­rio?), y la úl­ti­ma ten­den­cia Ma­de in USA en lle­gar a es­te país es el bur­ger dog, en un res­to­rán del mis­mo nom­bre.

¿Y qué es el bur­ger dog? Es una es­pe­cie de ham­bur­gue­sa tu­bu­lar, re­lle­na con que­so, en un pan de com­ple­to. Vie­ne a ocu­par el es­pa­cio que no sa­bía­mos que exis­tía en­tre el as y la ham­bur­gue­sa. Bur­ger­dog es un có­mo­do res­to­rán ubi­ca­do en Luis Thayer Ojeda, que ofre­ce só­lo es­ta crea­ción, además de pa­pas. Hay po­si­bi­li­dad de pe­dir es­ta mu­ta­ción grin­ga en po­llo, cer­do y va­cuno, además de pa­pas y li­mo­na­da. Se pi­dió una Grin­ga ($3.850), con ce­bo­lla ca­ra­me­li­za­da y sal­sa bar­ba­coa he­cha por el lo­cal. Además, una or­den chi­ca de pa­pas de la ca­sa ($1.390), que vie­nen con pá­pri­ka y ro­me­ro (el se­co, la­men­ta­ble­men­te), y una li­mo­na­da ($1.000).

Con­tra to­do pro­nós­ti­co, el bur­ger­dog re­sul­tó ser muy ri­co. La car­ne es­ta­ba bien sa­zo­na­da, la sal­sa bar­ba­coa muy bien lo­gra­da y la mez­cla de to­do, en un pan de com­ple­to, re­sul­ta­ba agra­da­ble. Ra­ro, pe­ro agra­da­ble. Qui­zás el pun­to ba­jo es el que­so ched­dar blan­co den­tro de la car­ne, que que­da un po­co en­te­rra­do de­ba­jo de tan­tos sa­bo­res fuer­tes.

Las pa­pas eso sí, se ro­ban la pe­lí­cu­la. Eran cu­ñas grue­sas de pa­pa co­ci­da, fri­tas con su cás­ca­ra. Tan sua­ves por den­tro que pa­re­cen pa­pas du­que­sas.

La li­mo­na­da es­ta­ba sa­bro­sa y he­cha con li­mo­nes de ver­dad y sin azú­car. Así que en re­su­men, Bur­ger­dog es un lu­gar que va­le la pe­na ir pa­ra co­mer al­go di­fe­ren­te, ex­tra­ño, pe­ro bien he­cho.

Bur­ger­dog Luis Thayer Ojeda 95, lo­cal 3, Pro­vi­den­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.