ALER­TA POR PE­LI­GRO­SOS ME­DI­CA­MEN­TOS QUE SE VEN­DEN POR IN­TER­NET

Fár­ma­cos pa­ra los que se exi­gen ri­gu­ro­sas re­ce­tas por su po­ten­cial ries­go se ofre­cen li­bre­men­te en la web.

La Hora - - Portada - Na­ta­lia Heus­ser H.

El Sen­tis es un fár­ma­co que con­tie­ne Fen­ter­mi­na, un su­pre­sor del ape­ti­to que ace­le­ra la pér­di­da de pe­so. Si bien es­te me­di­ca­men­to ha au­men­ta­do su uso en los úl­ti­mos años, tie­ne va­rias res­tric­cio­nes pa­ra su ven­ta, ya que só­lo se en­tre­ga ba­jo re­ce­ta che­que, que in­clu­ye los da­tos del pa­cien­te y la do­sis exac­ta. Es­te do­cu­men­to, que for­ma par­te de los ta­lo­na­rios del Ser­vi­cios de Sa­lud, per­mi­te lle­var un re­gis­tro de­ta­lla­do de sus con­su­mi­do­res. De he­cho, si no se to­ma en la do­sis ade­cua­da, pue­de ser pe­li­gro­sa pa­ra la sa­lud (ver recuadro). El pro­ble­ma es que el Sen­tis se co­mer­cia­li­za sin nin­gún con­trol a tra­vés de in­ter­net y es fá­cil de con­se­guir. De he­cho, de tres pro­vee­do­res con­tac­ta­dos por La Ho­ra, dos ofre­cían el pro­duc­to a $25 mil, pre­cio si­mi­lar al que se en­cuen­tra en el mer­ca­do for­mal, y un ter­ce­ro te­nía ago­ta­do el stock has­ta mar­zo del pró­xi­mo año.

“Es fre­cuen­te en­con­trar en la web y en re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book o Twit­ter, pu­bli­ci­dad y pro­mo­cio­nes de me­di­ca­men­tos pa­ra su ven­ta, lo que cla­ra­men­te se apar­ta de la le­ga­li­dad. Es­ta mis­ma si­tua­ción se da cuan­do se co­mer­cia­li­zan en lu­ga­res no au­to­ri­za­dos co­mo mi­ni­mar­kets, almacenes de aba­rro­tes y fe­rias li­bres. Las ofer­tas in­clu­yen to­do ti­po de me­di­ca­men­tos, en­tre los que se en­cuen­tran pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos so­me­ti­dos a con­trol le­gal, los que re­quie­ren de una re­ce­ta mé­di­ca vá­li­da­men­te emi­ti­da y la dis­pen­sa­ción en for­ma per­so­nal por el químico far­ma­céu­ti­co a car­go del es­ta­ble­ci­mien­to”, señaló Ca­ta­li­na Cano, aca­dé­mi­ca de la Es­cue­la de Quí­mi­ca y Far­ma­cia de la U. An­drés Be­llo.

El ries­go de com­prar fár­ma­cos en el mer­ca­do in­for­mal au­men­ta cuan­do se tra­ta de aque­llos que re­quie­ren de re­ce­ta re­te­ni­da o che­que, pues no hay for­ma de ga­ran­ti­zar que el con­te­ni­do de las ca­jas sea el co­rrec­to y que las do­sis sean las apro­pia­das. Así lo in­di­có Juan Car­los Ríos, mé­di­co y di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Cen­tro de In­for­ma­ción To­xi­co­ló­gi­ca UC (CITUC).

“Se con­su­men pro­duc­tos que pue­den te­ner efec­tos no desea­dos por­que no hu­bo un diag­nós­ti­co mé­di­co pre­vio. En el ca­so de los an­ti­de­pre­si­vos, por ejem­plo, las pri­me­ras do­sis en oca­sio­nes cau­san nau­seas y vó­mi­tos. Pe­ro hay al­go más gra­ve. Si crees que tie­nes una de­pre­sión y de­ci­des to­mar an­ti­de­pre­si­vos sin vi­gi­lan­cia, la en­fer­me­dad po­dría em­peo­rar. Por lo mis­mo los es­pe­cia­lis­tas rea­li­zan ad­ver­ten­cias y es­tán dis­po­ni­bles an­te con­sul­tas de sín­to­mas ad­ver­sos”, ex­pli­có Ríos.

En los re­cua­dros, am­bos ex­per­tos des­cri­ben los fár­ma­cos más pe­li­gro­sos que se ven­den en in­ter­net.

RI­VE­RA CRUZ MA­CA­RE­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.