“Las nor­mas chi­le­nas no fa­vo­re­cen la mi­gra­ción” De­re­chos de los ni­ños

De­bi­do a su es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca, a par­tir de 1990 Chi­le se con­vir­tió en un im­por­tan­te des­tino mi­gra­to­rio.

La Hora - - Mundo - Clau­dia Mal­do­na­do C.

Las le­yes y otras nor­mas que re­gu­lan en Chi­le la mi­gra­ción son bas­tan­te an­ti­guas y es­tán po­co ac­tua­li­za­das. La prin­ci­pal de ellas es el De­cre­to Ley Nº 1.094, o Ley de Ex­tran­je­ría, que fue pro­mul­ga­do ha­ce 41 años, en 1975. Se­gún ex­pli­ca el je­fe Na­cio­nal del De­par­ta­men­to de Ex­tran­je­ría y Mi­gra­ción del Mi­nis­te­rio del In­te­rior y Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca (DEM), Ro­dri­go San­do­val Du­coing, “la nor­ma­ti­va chi­le­na tie­ne un ti­po de re­gu­la­ción que no es muy fa­vo­re­ce­do­ra de la mi­gra­ción. Es­tá abor­da­da A Chi­le han lle­ga­do co­mo in­mi­gran­tes mu­chas fa­mi­lias con hi­jos pe­que­ños, así co­mo gen­te jo­ven que al ca­bo de unos años de­ci­de te­ner hi­jos en el país. El res­guar­do de los de­re­chos de esos me­no­res de edad es una de las preo­cu­pa­cio­nes de la au­to­ri­dad del DEM. “Nun­ca se res­guar­dan los de­re­chos de los me­no­res en la for­ma que uno qui­sie­ra”, di­ce San­do­val. Sin em­bar­go, agre­ga, en los úl­ti­mos dos años y me­dio se ha avan­za­do mu­cho en es­te te­ma. Por ejem­plo, en lo que res­pec­ta a los hi­jos na­ci­dos en Chi­le de pa­dres in­mi­gran­tes en si­tua­ción irre­gu­lar. Has­ta ma­yo de es­te año, esos ni­ños no te­nían la na­cio­na­li­dad chi­le­na co­mo el res­to de los na­ci­dos en el país, por­que ca­bían en la ca­te­go­ría de “hi­jos de ex­tran­je­ros tran­seún­tes”. “Sig­ni­fi­ca­ba una es­pe­cie de irre­gu­la­ri­dad de cu­na”, ex­pli­ca San­do­val, y se con­gra­tu­la de que ha­ya si­do mo­di­fi­ca­do por el ac­tual go­bierno. Otro avan­ces son la eli­mi­na­ción de mul­tas a ni­ños y ado­les­cen­tes, y la fi­ja­ción del pre­cio de la vi­sa en 15 dó­la­res, lo que fa­ci­li­ta el ac­ce­so de los ni­ños a una. Ade­más, se im­ple­men­tó el pro­gra­ma Es­cue­la So­mos To­dos, pa­ra ha­cer efec­ti­vo el de­re­cho que tie­ne to­do ni­ño en el sis­te­ma es­co­lar chi­leno pa­ra po­der ac­ce­der a un per­mi­so de re­si­den­cia. en una ley (1.094) dic­ta­da a dos años de vi­gen­cia de la dic­ta­du­ra mi­li­tar, que re­pli­ca to­da la mi­ra­da de des­con­fian­za y de ame­na­za que ve en la in­mi­gra­ción”.

“Es una ley que di­fi­cul­ta mu­cho los pro­ce­sos de in­te­gra­ción, que no per­mi­te a las au­to­ri­da­des ges­tio­nar ade­cua­da­men­te la mi­gra­ción pa­ra po­der apro­ve­char el po­ten­cial que sig­ni­fi­ca, y que no en­tre­ga com­pe­ten­cias ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra po­der es­ta­ble­cer res­pon­sa­bi­li­da­des cla­ras en el tra­ba­jo de la ges­tión mi­gra­to­ria”, agre­ga San­do­val.

Por ejem­plo, el je­fe del DEM ex­pli­ca que en el ar­tícu­lo 15º de ese de­cre­to ley (re­fe­ri­do a los “Im­pe­di­men­tos de In­gre­so”) es­ta­ble­ce “una se­rie de po­si­bi­li­da­des pa­ra dis­po­ner la ex­pul­sión, que no se con­di­cen con los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas mi­gran­tes en los tiem­pos mo­der­nos”.

Por eso, co­men­ta San­do­val, “en la ges­tión mi­gra­to­ria no pue­de apli­car­se a ra­ja­ta­bla la nor­ma­ti­va de ex­tran­je­ría (...) En­ton­ces, se ha­cen ejer­ci­cios de pon­de­ra­ción, que mu­chas ve­ces sig­ni­fi­ca que no ha­ya ex­pul­sión, y en eso ha si­do muy im­por­tan­te la Cor­te Su­pre­ma, a par­tir de los ca­sos en los cua­les le ha to­ca­do te­ner co­no­ci­mien­to”.

DES­TINO ATRACTIVO

El fun­cio­na­rio ex­pli­ca que a par­tir de 1990 -y has­ta aho­ra- Chi­le se trans­for­mó en un gran des­tino mi­gra­to­rio, de­bi­do a su es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, dos ele­men­tos que in­cen­ti­van la mi­gra­ción en to­do el mun­do.

“En tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, a Chi­le le es­ta­ba yen­do mu­cho me­jor que a sus ve­ci­nos, y en tér­mi­nos de es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, te­nía­mos una tran­si­ción ejem­plar en mo­men­tos en que otros paí­ses es­ta­ban dán­do­se cor­co­veos des­pués de las dic­ta­du­ras. En­ton­ces, en Chi­le co­mien­za a ha­ber un pro­ce­so de cre­ci­mien­to mi­gra­to­rio des­de los paí­ses fron­te­ri­zos, que lue­go se co­mien­za a des­pla­zar a otros paí­ses co­mo Co­lom­bia, Ecua­dor, y hoy día ve­mos flu­jos bas­tan­te in­tere­san­tes pro­ve­nien­tes des­de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Hai­tí”, sos­tie­ne el en­car­ga­do del or­ga­nis­mo es­ta­tal del que de­pen­de gran par­te de los te­mas mi­gra­to­rios.

APOR­TE ECO­NÓ­MI­CO

La lle­ga­da de es­tos ex­tran­je­ros be­ne­fi­cia al país por múl­ti­ples ra­zo­nes, que in­clu­yen el ám­bi­to cul­tu­ral, eco­nó­mi­co y de­mo­grá­fi­co, por nom­brar so­lo al­gu­nas.

“Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co - di­ce San­do­val-, es­ta­mos ha­blan­do de per­so­nas que se en­cuen­tran en edad la­bo­ral y que han si­do cria­das, edu­ca­das y ca­li­fi­ca­das en un país que in­vier­te en ellos, y que vie­nen a pro­du­cir a un país que no ha gas­ta­do un pe­so en su for­ma­ción”.

“En se­gun­do lu­gar, la mi­gra­ción in­cor­po­ra no so­la­men­te mano de obra a paí­ses co­mo los nues­tros, que tie­nen pro­ce­sos de tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca y que por lo tan­to tie­nen ba­jas ta­sas de na­ta­li­dad, sino que ade­más sig­ni­fi­can una im­por­tan­te fuer­za con­su­mi­do­ra de bie­nes y ser­vi­cios, lo que di­na­mi­za la eco­no­mía y per­mi­te dar­le con­sis­ten­cia a lar­go pla­zo a es­tos im­pul­sos que se dan en un pri­mer mo­men­to, gra­cias a la mano de obra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.