Un mi­nis­tro de ver­dad

La Hora - - En 2 minutos - Pe­rio­dis­ta Ju­lio Sal­viat

Se pro­du­jo, muy a me­dias, el es­pe­ra­do y te­mi­do “cam­bio de Ga­bi­ne­te”, y la sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la: el cam­bio era, ape­nas, un ajus­te. Pe­ro al me­nos para un sec­tor fue tre­men­da­men­te po­si­ti­vo: por fin ha­brá al fren­te del mi­nis­te­rio del De­por­te al­guien que sa­be có­mo cor­tar el pa­ño. Juan Pa­blo Sque­lla po­drá ha­cer, se­gu­ra­men­te, lo que no pu­die­ron -ni su­pie­ro­nel inefa­ble Ga­briel Ruiz Ta­gle Co­rrea (de la UDI), ni la son­rien­te e inú­til Natalia Rif­fo Alon­so (del MAS). In­de­pen­dien­te de ver­dad, ex­per­to en la ma­te­ria, ho­nes­to a car­ta ca­bal, efi­cien­te en los car­gos que desem­pe­ñó an­te­rior­men­te, Sque­lla vie­ne a ser el más ade­cua­do ocu­pan­te de un car­go que no ne­ce­si­ta un ápi­ce de po­lí­ti­ca. Ruiz Ta­gle, de­sig­na­do por Sebastián Pi­ñe­ra, du­ró po­co me­nos de cua­tro me­ses, des­pués de ser sub­se­cre­ta­rio du­ran­te ca­si cua­tro años. Y de­jó hue­lla: la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca lo tu­vo que obli­gar a ven­der las ac­cio­nes que po­seía en Blan­co y Ne­gro que lo ha­bían con­ver­ti­do en su pre­si­den­te, y des­pués le ob­je­tó la ren­di­ción de cuen­tas de la Cor­po­ra­ción Jue­gos Su­da­me­ri­ca­nos, por unos po­cos mi­les de mi­llo­nes de pe­sos. Pos­te­rior­men­te, ya fue­ra del car­go, fue pro­ta­go­nis­ta en el bu­lla­do ca­so de co­lu­sión del pa­pel ti­sú. Rif­fo, al con­tra­rio, fue muy ho­nes­ta y no hi­zo na­da en be­ne­fi­cio del de­por­te por­que no te­nía idea de qué se tra­ta­ba el asun­to. La pu­sie­ron ahí por­que te­nía que ha­ber al­guien cer­cano a Ale­jan­dro Na­va­rro en el Ga­bi­ne­te. Y le to­có a ella por­que no son mu­chos. Pa­blo Sque­lla lle­ga con ta­reas bien con­cre­tas. La pri­me­ra, desa­rro­llar una po­lí­ti­ca de­por­ti­va que ha es­ta­do pos­ter­ga­da des­de siem­pre. Se­gun­do, plan­tear pla­nes que be­ne­fi­cien la ac­ti­vi­dad, co­mo es la pos­tu­la­ción a los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos de 2023. Es­pa­ña cre­ció a al­tu­ras im­pen­sa­das des­de que ob­tu­vo la se­de a la Jue­gos Olím­pi­cos de Bar­ce­lo­na. En Chi­le po­dría ocu­rrir al­go si­mi­lar, pro­por­cio­nal­men­te, con los jue­gos con­ti­nen­ta­les. Bien­ve­ni­do, Pa­blo Sque­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.