Con gu­sa­nos in­da­gan im­pac­to del ayuno en el ce­re­bro hu­mano

Es­pe­cia­lis­ta quie­re en­ten­der có­mo las pau­tas de ali­men­ta­ción pue­den ayu­dar a pro­te­ger cier­tas neu­ro­nas.

La Hora - - País - Car­los Fuen­teal­ba V.

Apar­tir de la ex­pe­ri­men­ta­ción en el gu­sano Cae­nor­hab­di­tis elegans, la doc­to­ra An­drea Ca­lix­to, in­ves­ti­ga­do­ra del Cen­tro In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Neu­ro­cien­cia de Val­pa­raí­so (CINV) y la Uni­ver­si­dad Ma­yor, quie­re es­ta­ble­cer pa­tro­nes so­bre có­mo la in­ges­ta de una die­ta de­ter­mi­na­da mo­di­fi­ca el com­por­ta­mien­to de los se­res vi­vos.

De acuer­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te gu­sano, y ana­li­zan­do su com­por­ta­mien­to fren­te a dis­tin­tas die­tas, la es­pe­cia­lis­ta co­men­ta que se­ría po­si­ble es­ta­ble­cer un fac­tor de tra­ta­mien­to para en­fer­me­da- des aso­cia­das a de­te­rio­ro o muer­te ce­lu­lar, es­pe­cí­fi­ca­men­te en ca­sos de ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res.

“Nos in­tere­sa co­no­cer cuá­les son los ele­men­tos mo­le­cu­la­res que per­mi­ten a cier­tos ce­re­bros es­tar pro­te­gi­dos de es­tas afec­cio­nes, de ma­ne­ra na­tu­ral”, ex­pli­ca.

Ca­lix­to de­ta­lló que una for­ma ex­tre­ma de pro­te­ger una neu­ro­na que ha si­do da­ña­da es de­jar de co­mer por lar­gos pe­río­dos, pro­ce­di­mien­to que no so­lo se ha vis­to en gu­sa­nos, sino tam­bién en los ma­mí­fe­ros que hi­ber­nan, don­de hay una pro­tec­ción neu­ro­nal. días vi­ve uno de los gu­sa­nos con los que se es­tá ex­pe­ri­men­tan­do.

Se­gún se­ña­la, “los ma­mí­fe­ros que hi­ber­nan disminuyen la can­ti­dad de oxí­geno que lle­ga al ce­re­bro has­ta al­can­zar un 10% de la can­ti­dad que uti­li­zan en es­ta­do nor­mal. Cuan­do des­pier­tan, es­te por­cen­ta­je re­gre­sa a los ni­ve­les nor­ma­les, sin afec­tar su sis­te­ma ner­vio­so, y los ani­ma­les con­ti­núan con su vi­da ha­bi­tual”.

“Na­die quie­re de­jar de co­mer, pe­ro sí se le pue­de pro­veer al in­di­vi­duo un es­que­ma en el cual ha­ya ayu­nos pro­lon­ga­dos. Tam­bién he­mos de­mos­tra­do que los ayu­nos pro­lon­ga­dos son be­ne­fi­cio­sos en tér­mi­nos de pro­tec­ción neu­ro­nal”, se­ña­la la in­ves­ti­ga­do­ra, quien de­ta­lla que el gu­sano tie­ne una so­bre­vi­da de 15 días, pe­ro al es­tar en es­te es­ta­do de dia­pau­sa (co­mo la hi­ber­na­ción) su exis­ten­cia au­men­ta a cua­tro me­ses, y cuan­do sa­le de ella con­ti­núa con su ci­clo nor­mal.

El es un or­ga­nis­mo plu­ri­ce­lu­lar, her­ma­fro­di­ta, de un mi­lí­me­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.