QUÉ DE­BEN HA­CER LOS PA­DRES DE ME­NO­RES TRANSGÉNERO

Es­pe­cia­lis­tas ex­pli­can que a los tres años los ni­ños ya con­so­li­dan su iden­ti­dad de gé­ne­ro y, si no coin­ci­de con el se­xo bio­ló­gi­co, re­quie­ren acom­pa­ña­mien­to y com­pren­sión.

La Hora - - Portada - Em­ma An­tón Cer­da

Se­re­na cum­pli­rá ocho años en enero pró­xi­mo, pe­ro só­lo ha­ce cua­tro que lle­va su ac­tual nom­bre. Su ma­dre, Evelyn Sil­va, cuen­ta a La Ho­ra que el nom­bre con el que la bau­ti­za­ron cuan­do na­ció aho­ra per­te­ne­ce al pa­sa­do, y Se­re­na la re­ta ca­da vez que lo cuen­ta.

Se­re­na na­ció con ge­ni­ta­les mas­cu­li­nos, pe­ro Evelyn cuen­ta que cuan­do te­nía un año y me­dio y em­pe­zó a ca­mi­nar, ex­plo­ra­ba el mundo siem­pre con la ten­den­cia de ju­gar con “co­sas de ni­ña”.

“A pe­sar de que te­nía sus ju­gue­tes de ni­ño y de que la ves­tía­mos co­mo uno, eso la in­co­mo­da­ba. Yo la ves­tía con su ro­pa y ella iba, se la qui­ta­ba y se ves­tía con la ro­pa de su her­ma­na”, re­la­ta su ma­dre.

“No­so­tros de­cía­mos que era una eta­pa, que se le iba a pa­sar, pe­ro cuan­do em­pe­zó a ir al co­le­gio era el mis­mo pa­trón. A pe­sar de ser tra­ta­da co­mo ni­ño, ella se com­por­ta­ba co­mo ni­ña: se for­ma­ba en la fi­la de ni­ñas, pin­ta­ba los di­bu­jos que le da­ban a sus com­pa­ñe­ras y ahí em­pie­za el con­flic­to. Por­que los de­más no lo acep­tan, no ven bien ese com­por­ta­mien­to y es cuan­do Se­re­na em­pie­za a pre­gun­tar­se ¿por qué no pue­do ser igual a to­das?”, agre­gó. Se­gún re­la­ta Evelyn, eso ocu­rrió en 2013, cuan­do los ca­sos de tran­se­xua­li­dad en ni­ños no eran co­men­ta­dos. Es así co­mo co­men­zó a bus­car en in­ter­net, a leer, a in­ves­ti­gar, y em­pe­zó a ob­ser­var más de­te­ni­da­men­te a Se­re­na.

“No era tan­to la for­ma en que ju­ga­ba, sino el rol que adop­ta­ba: siem­pre de­cía que era la ma­má, la her­ma­na, la pro­fe­so­ra. En ese tiem­po le pre­gun­ta­ba qué pen­sa­ba ser cuan­do gran­de y me de­cía que que­ría ser mu­jer”, ex­pli­có.

Fi­nal­men­te, quien dio una res­tan­to pues­ta para su com­por­ta­mien­to fue el pe­dia­tra, quien les re­co­men­dó bus­car ayu­da si­co­ló­gi­ca, pe­ro no para Se­re­na, sino que para sus pa­dres.

Es así co­mo la lle­va­ron a tres si­có­lo­gos, don­de uno le acon­se­jó que la obli­ga­ra a ser más mas­cu­li­na, que tra­ta­ra de mos­trar­le co­sas de ni­ño y que pa­sa­ra más tiem­po con el pa­pá.

“Cer­ca de cua­tro me­ses se­guí esas in­di­ca­cio­nes y al fi­nal ella em­pe­zó a sen­tir­se muy mal, se des­per­ta­ba to­das las no­ches y pre­gun­ta­ba si ma­ña­na iba a des­per­tar co­mo una ni­ña. Ahí me di­je que es­to no es­ta­ba fun­cio­nan­do, y así es que bus­can­do ayu­da lle­gué a una per­so­na adul­ta tran­se­xual, quien jun­to a una si­có­lo­ga me con­fir­ma­ron que Se­re­na era una ni­ña tran­se­xual”, di­jo.

La ex­pe­rien­cia que atra­ve­só Evelyn jun­to a su fa­mi­lia la lle­vó a crear la Fun­da­ción Tran­si­tar, es­pa­cio don­de vi­si­bi­li­zan la tran­se­xua­li­dad in­fan­til, acom­pa­ñan­do a los ni­ños co­mo a sus fa­mi­lias en el pro­ce­so. Se­gún es­ti­ma­cio­nes de la fun­da­ción, en Chi­le ha­brían 150 ca­sos apro­xi­ma­da­men­te de ni­ños transgénero, 56 de los cua­les han he­cho el pro­ce­so de tran­si­ción en Tran­si­tar. El te­ma vol­vió a ad­qui­rir no­to­rie­dad lue­go que la se­ma­na pa­sa­da la Cor­te Su­pre­ma ordenó a la Clí­ni­ca Ale­ma­na que re­co­no­cie­ra la iden­ti­dad de gé­ne­ro de una ni­ña de 6 años, y tal co­mo so­li­ci­ta­ron sus pa­dres, de­cre­tó que el re­cin­to de­be mo­di­fi­car el nom­bre en su fi­cha mé­di­ca (de ni­ño a ni­ña), pe­se a que aún no cam­bia en el Re­gis­tro Ci­vil. El tri­bu­nal ar­gu­men­tó el bien su­pe­rior del ni­ño.

IDEN­TI­DAD

Ja­net No­se­da, si­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en gé­ne­ro, ma­gís­ter en si­co­lo­gía clí­ni­ca y au­to­ra del li­bro LGBTI, ex­pli­ca que un ni­ño es per­fec­ta­men­te ca­paz de afir­mar cuál es su iden­ti­dad se­xual a los tres años. “La iden­ti­dad de gé­ne­ro se mues­tra ya es­ta­ble, es de­cir que no cam­bia, a los tres años más o me­nos. En­ton­ces, un ni­ño a los cua­tro años de edad que es transgénero va a pre­sen­tar con­duc­tas de que­rer ves­tir­se con la ro­pa del se­xo opues­to, va a llo­rar si le cor­tan el pe­lo, va a pre­sen­tar pro­ble­mas en la es­cue­la por que­rer usar el otro ba­ño, en­tre otras con­duc­tas”, ex­pli­ca la pro­fe­sio­nal. El prin­ci­pal error ocu­rre cuan­do los pa­dres, al no sa­ber qué es­tá pa­san­do, los cas­ti­gan u obli­gan a adop­tar las con­duc­tas que co­rres­pon­den con su se­xo bio­ló­gi­co.

“Hay po­cos es­pe­cia­lis­tas en el te­ma, pe­ro en el fon­do lo que se acon­se­ja es que a los ni­ños se les acom­pa­ñe, que res­pe­ten su iden­ti­dad de gé­ne­ro pri­me­ro, y que se con­fir­me que es un ni­ño transgénero, lo que se pue­de ha­cer con la vi­si­ta a un si­có­lo­go”, di­ce.

No­se­da in­di­ca que siem­pre ha­brá pa­dres que no van a acep­tar­lo, pe­ro que es ne­ce­sa­rio que se pien­se en el bie­nes­tar su­pe­rior del ni­ño.

“En ese sen­ti­do los pa­dres tie­nen que res­pe­tar la iden­ti­dad de gé­ne­ro del ni­ño, su­bir­se un po­co al ca­rro con ellos, ayu­dar­los, acom­pa­ñar­los en su trán­si­to de gé­ne­ro, pe­ro nun­ca cas­ti­gar­los o tra­tar de que es­to re­tro­ce­da, por­que en el fon­do la iden­ti­dad de gé­ne­ro se es­ta­ble­ce muy tem­prano, an­tes que la ho­mo­se­xua­li­dad in­clu­so, y no cam­bia”, des­ta­ca.

Sin em­bar­go, no hay una­ni­mi­dad en la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. La doc­to­ra Paz Quin­te­ros, so­cia de la So­cie­dad de Psi­quia­tría y Neu­ro­lo­gía de la In­fan­cia y Ado­les­cen­cia (SOPNIA), a pe­sar de que con­fir­ma que la iden­ti­dad de gé­ne­ro se pue­de con­so­li­dar en­tre los tres y cua­tro años, in­di­ca que a es­to se le co­no­ce co­mo dis­fo­ria de gé­ne­ro, “que an­tes se lla­ma­ba tran­se­xua­li­dad o tras­torno de iden­ti­dad de gé­ne­ro”.

“El ni­ño pue­de pre­sen­tar una dis­fo­ria de gé­ne­ro y un re­cha­zo ha­cia las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias, pe­ro só­lo en­tre el 6% y el 23% de las mues­tras de ni­ños con dis­fo­ria per­sis­te con es­ta iden­ti­dad. O sea, la ma­yo­ría a la lar­ga no con­ti­núa co­mo dis­fó­ri­co, sino que so­la­men­te son ho­mo­se­xua­les: ya no hay re­cha­zo a las ca­rac­te­rís­ti­cas se­xua­les ni de­seo de per­te­ne­cer al otro se­xo, sino que se con­vier­te en un te­ma de ho­mo­se­xua­li­dad”, sos­tie­ne la si­quia­tra.

A pe­sar de eso, No­se­da des­ta­ca que “la orien­ta­ción se­xual, co­mo es la ho­mo­se­xua­li­dad, tie­ne que ver con una atrac­ción, ha­cia quien uno se sien­te atraí­do, mien­tras que la iden­ti­dad de gé­ne­ro tie­ne que ver con si me sien­to hom­bre o mu­jer. En­ton­ces pue­de ha­ber una per­so­na transgénero que es he­te­ro­se­xual o per­so­nas transgénero que son ho­mo­se­xua­les, igual que cual­quier per­so­na”.

“Son ab­so­lu­ta­men­te dis­tin­tos. La ho­mo­se­xua­li­dad se pre­sen­ta a los diez años más o me­nos, que es cuan­do ocu­rre el pri­mer enamo­ra­mien­to, cuan­do co­mien­zan las atrac­cio­nes ha­cia las otras per­so­nas. En cam­bio, la iden­ti­dad de gé­ne­ro es mu­cho an­tes, a los tres años es­tá es­ta­ble­ci­da”, ase­gu­ra la si­có­lo­ga.

A pe­sar de las di­fe­ren­cias, am­bas pro­fe­sio­na­les des­ta­can que es muy im­por­tan­te apo­yar al ni­ño, evi­tan­do las prohi­bi­cio­nes. No­se­da de­ta­lla que cuan­do se le obli­ga a adop­tar la iden­ti­dad de gé­ne­ro “erró­nea”, el ni­ño pue­de pre­sen­tar de­pre­sión, in­ten­tos sui­ci­das, cri­sis de pá­ni­co y tras­tor­nos de an­gus­tia.

Por su par­te, la doc­to­ra Quin­te­ros acon­se­ja que “si un ni­ño es muy pro­pen­so a la ne­ce­si­dad, en las va­ca­cio­nes o los fi­nes de se­ma­nas los pa­dres pue­den pro­po­ner­les ayu­dar­los a vi­vir en el gé­ne­ro opues­to, pe­ro que en el pe­rio­do es­co­lar va­yan en al­go neu­tro, en el gé­ne­ro que les co­rres­pon­de se­gún el se­xo bio­ló­gi­co que ten­gan”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.