Una di­fí­cil re­la­ción

La Hora - - En 2 Minutos - Ma­ría Ja­ra­que­ma­da Di­rec­to­ra de In­ci­den­cia, Es­pa­cio Pú­bli­co

Es­tos días ha es­ta­do en dis­cu­sión nue­va­men­te la re­la­ción en­tre di­ne­ro y po­lí­ti­ca a raíz de unas in­ver­sio­nes del ex Pre­si­den­te Pi­ñe­ra en una pes­que­ra pe­rua­na mien­tras se lle­va­ba a ca­bo el li­ti­gio en­tre am­bos paí­ses en La Ha­ya. En re­la­ción con lo an­te­rior, a prin­ci­pios de es­te año se pu­bli­có una ley que re­gu­la las de­cla­ra­cio­nes de in­tere­ses y pa­tri­mo­nio, el fi­dei­co­mi­so cie­go y la ven­ta for­zo­sa de cier­tos ac­ti­vos. El ob­je­ti­vo es pre­ve­nir la exis­ten­cia de con­flic­tos en­tre las in­ver­sio­nes o pa­tri­mo­nio de una au­to­ri­dad y las de­ci­sio­nes que de­be to­mar. De es­te mo­do, las más al­tas au­to­ri­da­des del país, des­de el Pre­si­den­te has­ta par­la­men­ta­rios y jue­ces, de­ben rea­li­zar una de­cla­ra­ción de los bie­nes e in­ver­sio­nes que po­seen cuan­do asu­men y de­jan su car­go, y ac­tua­li­zar­la una vez al año mien­tras es­tén en él. Es­ta in­for­ma­ción es pú­bli­ca y ac­ce­si­ble pa­ra cual­quier per­so­na, sal­vo por al­gu­nos da­tos per­so­na­les co­mo el RUT, do­mi­ci­lio y pa­ten­te del au­to. La no­ve­dad de es­ta ley es que aho­ra las de­cla­ra­cio­nes se­rán más com­ple­tas, ya no bas­ta de­cir con que ten­go “x” nú­me­ro de ac­cio­nes en la so­cie­dad “y li­mi­ta­da”, sino a qué se de­di­ca, de mo­do que cual­quie­ra pue­da ver si exis­te o no un po­ten­cial con­flic­to de in­te­rés. Así, con la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble es más sen­ci­llo exi­gir y en ca­so de in­cum­pli­mien­to, se apli­quen san­cio­nes. En el ca­so del fi­dei­co­mi­so, la au­to­ri­dad que tie­ne gran­des pa­tri­mo­nios con in­ver­sión en Chi­le le tras­pa­sa su ad­mi­nis­tra­ción a una o más per­so­nas o em­pre­sas, sin que pue­da saber qué es­tá ocu­rrien­do con és­tas du­ran­te el tiem­po que du­re su man­da­to. De es­te mo­do, al no saber dón­de es­tá su pa­tri­mo­nio in­ver­ti­do, las de­ci­sio­nes que to­me no po­drían afec­tar­lo o be­ne­fi­ciar­lo. Si bien es­ta úl­ti­ma fi­gu­ra po­dría ser per­fec­cio­na­da, sin du­da es un avan­ce que ha­ce un año no exis­tía. To­do lo an­te­rior bus­ca que di­ne­ro y po­lí­ti­ca ten­gan una re­la­ción más sa­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.