Sur­co­rea: quién es la po­lé­mi­ca “Ras­pu­ti­na”

Choi Sun Sil es ami­ga de la Pre­si­den­ta Park y se sos­pe­cha que tie­ne sobre ella una enor­me in­fluen­cia.

La Hora - - Mundo - Ya­na­ra Ba­rra U.

Mul­ti­tu­di­na­rias mar­chas pa­ra exi­gir su di­mi­sión, so­lo un 5% de apro­ba­ción en las en­cues­tas y un po­si­ble jui­cio po­lí­ti­co es lo que es­tá en­fren­tan­do la Pre­si­den­ta de Co­rea del Sur, Park Geun Hye, de­bi­do a uno de los ma­yo­res es­cán­da­los de co­rrup­ción del país, pro­ta­go­ni­za­do por su me­jor ami­ga, Choi Sun Sil, alias “Ras­pu­ti­na”.

Choi es con­si­de­ra­da una de las mu­je­res más in­flu­yen­tes de Sur­co­rea y por eso la pren­sa la apo­dó de ese mo­do, en re­fe­ren­cia al lí­der es- pi­ri­tual Gri­go­ri Ras­pu­tín, quien tu­vo una gran in­fluen­cia en la di­nas­tía Ro­ma­nov en la Ru­sia za­ris­ta.

La mu­jer fue de­te­ni­da ha­ce tres se­ma­nas, acu­sa­da de los de­li­tos de uso de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da y trá­fi­co de in­fluen­cias. La fis­ca­lía in­ves­ti­ga las de­nun­cias de que Choi ha­bría uti­li­za­do su amis­tad con la man­da­ta­ria pa­ra pe­dir al­re­de­dor de 60 mi­llo­nes de eu­ros (43 mil mi­llo­nes de pe­sos) a 54 em­pre­sas, en­tre ellas Samsung y Hyun­dai, pa­ra dos fun­da­cio­nes que ella mis­ma ad­mi­nis­tra­ba.

CHAMANISMO

Pe­ro más allá del es­cán­da­lo eco­nó­mi­co, los sur­co­rea­nos ven con asom­bro la gran in­fluen­cia que la Ras­pu­ti­na ten­dría sobre la Pre­si­den­ta. Al­gu­nos di­cen que la con­tro­la com­ple­ta­men­te e, in­clu­so, que la tie­ne em­bru­ja­da.

Se­gún me­dios sur­co­rea­nos, des­de que Park asu­mió la pre­si­den­cia en 2013, Choi le co­rre­gía los dis­cur­sos pú­bli­cos, ma­ne­ja­ba su agen­da de via­jes y has­ta le ele­gía la ro­pa.

Choi Sun Sil (60) y Park Geun Hye (64) se co­no­cie­ron a prin­ci­pios de los años 70, cuan­do el pa­dre de Choi, un pas­tor re­li­gio­so que fun­dó una sec­ta re­li­gio­sa li­ga­da al chamanismo -Igle­sia de la Vi­da Eter­na-, se con­vir­tió en el men­tor de la en­ton­ces jo­ven Park tras la muer­te de su ma­dre en un aten­ta­do con­tra su pro­ge­ni­tor, el dic­ta­dor que di­ri­gió Co­rea del Sur en­tre 1961 y 1979.

Des­de en­ton­ces, Park es­tu­vo dos dé­ca­das apar­ta­da de la vi­da pú­bli­ca. Nun­ca se ha ca­sa­do, no tie­ne hi­jos y se dis­tan­ció de su her­ma­nos. En 1998 ga­nó un es­ca­ño en el par­la­men­to e ini­ció su has­ta aho­ra exi­to­sa ca­rre­ra po­lí­ti­ca.

Choi pi­dió perdón cuan­do fue de­te­ni­da el 31 de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.