Ho­meo­pa­tía

La Hora - - En 2 Minutos - Ga­briel León Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Ciencia UNAB @Ga­boTui­te­ro

La ho­meo­pa­tía es una de esas co­sas que la gen­te usa sin sa­ber muy bien en qué con­sis­te. Al­gu­nos creen que se tra­ta de “me­di­ci­na na­tu­ral” (no lo es) y como se ven­de sin re­ce­ta es muy po­pu­lar. La ver­dad es que la ho­meo­pa­tía no tie­ne na­da de me­di­ci­na. Sa­muel Hah­ne­mann in­ven­tó la ho­meo­pa­tía en 1796 cuan­do es­ta­ba tra­du­cien­do un tex­to de me­di­ci­na del in­glés al ale­mán. En ese tex­to se dis­cu­tía so­bre el uso del ex­trac­to de una plan­ta lla­ma­da Cin­cho­na pa­ra tra­tar la ma­la­ria. Se­gún el li­bro, los ex­trac­tos de es­ta plan­ta cu­ran la ma­la­ria pues tie­nen sa­bor amar­go. Hah­ne­mann pen­só que eso era una muy ma­la ex­pli­ca­ción, ya que otras co­sas amar­gas no cu­ran la ma­la­ria. Hah­ne­mann be­bió en­ton­ces ex­trac­tos de Cin­cho­na y ex­pe­ri­men­tó al­gu­nos mo­les­tos sín­to­mas, que él pen­só erró­nea­men­te eran los mis­mos de la ma­la­ria. Ahí se le ocu­rrió la má­xi­ma de la ho­meo­pa­tía: la Cin­cho­na no cu­ra la ma­la­ria por su sa­bor amar­go, lo ha­ce por­que pro­du­ce los sín­to­mas de la ma­la­ria en una per­so­na sa­na. A par­tir de es­ta erró­nea ob­ser­va­ción rea­li­za­da ha­ce 220 años Hah­ne­mann in­ven­tó la ho­meo­pa­tía, que in­ten­ta cu­rar una en­fer­me­dad dan­do a las per­so­nas sus­tan­cias que pro­du­cen los sín­to­mas de esa en­fer­me­dad en al­guien que es­tá sano. No só­lo eso, ade­más la ho­meo­pa­tía di­lu­ye esas sus­tan­cias mu­chas ve­ces has­ta el pun­to en que lo úni­co que que­da es agua. Hoy sa­be­mos que la Cin­cho­na cu­ra la ma­la­ria pues con­tie­ne qui­ni­na, un com­pues­to que ma­ta al pa­rá­si­to que cau­sa la ma­la­ria. Sin em­bar­go, en la época de Hah­ne­mann se des­co­no­cía cuál era el ori­gen de las en­fer­me­da­des, in­clu­yen­do a la ma­la­ria. Hoy sa­be­mos que la ho­meo­pa­tía na­ce a par­tir de una ob­ser­va­ción equi­vo­ca­da. No só­lo eso, a pe­sar de que no tie­ne nin­gún sen­ti­do, igual se han rea­li­za­do es­tu­dios pa­ra ve­ri­fi­car si tie­ne al­gún efec­to y nun­ca ha mos­tra­do ser efec­ti­va pa­ra tra­tar nin­gu­na con­di­ción. Es­ta es la ra­zón por la cual en EE.UU. se ha dic­ta­mi­na­do ha­ce al­gu­nos días que la ho­meo­pa­tía de­be lle­var una ad­ver­ten­cia, se­ña­lan­do que no hay es­tu­dios que prue­ben su efi­ca­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.