Gra­ma­jo y Fe­de­ri­co

La Hora - - Mascotas -

So­mos gran­des ami­gos. Me ayu­dó mu­cho a pa­sar­me de es­te la­do de la cor­di­lle­ra.

Fe­de­ri­co Sa­la, due­ño de Gra­ma­jo.

Fe­de­ri­co Sa­la (33) y Gra­ma­jo se co­no­cie­ron el sá­ba­do 29 de ju­lio del 2012, cer­ca de las tres de la ma­ña­na. Fe­de­ri­co vol­vía de un ca­rre­te y Gra­ma­jo, un pe­rro ne­gro, es­ta­ba al me­dio de una ca­lle del ba­rrio Cogh­lan, en Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na. Bas­ta­ron unas mi­ra­das pa­ra que am­bos se qui­sie­ran y desde ese mo­men­to no se han se­pa­ra­do. La edad de Gra­ma­jo es un mis­te­rio, pe­ro pa­re­ce ma­yor. Tie­ne ac­ti­tu­des de adul­to, aun­que le dan arran­ques de ca­cho­rro. Por eso su due­ño lo lla­ma “Gra­ma­jo But­ton”. “Al igual que Ben­ja­min, Gra­ma­jo lle­gó a ca­sa sien­do vie­jo y es­ta­mos con­ven­ci­dos de que des­cuen­ta años a me­di­da que avan­za el tiempo. An­tes no en­ten­día el ca­ri­ño y aho­ra es exi­gen­te con el te­ma. Tam­po­co ju­ga­ba y aho­ra me per­si­gue por to­da la ca­sa”, dice Fe­de­ri­co. Es­te dúo arri­bó a Chi­le en enero del 2013, mo­ti­va­dos por el amor. Fe­de­ri­co es no­vio de Va­len­ti­na Sil­va, una chi­le­na que co­no­ció en el 2012, y con quien com­par­te un ho­gar. “Le pro­me­tí a Va­len que me ve­nía a ins­ta­lar acá y le pro­me­tí a Gra­ma­jo que ten­dría fa­mi­lia pa­ra el res­to de su vi­da. Así fue que nos vi­ni­mos los dos y no nos arre­pen­ti­mos ni un se­gun­do de esa de­ci­sión”, re­cuer­da Fe­de­ri­co. Al co­mien­zo es­te pu­bli­cis­ta no te­nía tra­ba­jo y pa­sa­ba to­dos los días con su mas­co­ta. Cuan­do lo ob­tu­vo, el pe­rro pre­sen­tó un “síndrome de aban­dono”. Llo­ra­ba y ras­pa­ba el pi­so con las uñas. Pa­sa­do un mes, apren­dió a con­tro­lar el im­pul­so. “Más allá de es­tos even­tos, nos adap­ta­mos sú­per bien a San­tia­go. Te­ne­mos la suer­te de ha­ber vi­vi­do en lu­ga­res muy ver­des, con pla­zas o par­ques cer­ca. Le te­ne­mos has­ta un ca­rro de bi­ci­cle­ta pa­ra ni­ños pa­ra que se su­me a nues­tros domingos de bi­ci. So­mos gran­des ami­gos. Me ayu­dó mu­cho a pa­sar­me de es­te la­do de la cor­di­lle­ra. Es­ta­ba ahí cuan­do to­da­vía no co­no­cía a na­die, jue­ga cuan­do hay que ju­gar y no me da bo­la cuan­do hay que es­tar so­los. Es un ca­po. Gra­ma­jo es par­te de la fa­mi­lia. Eso no es un de­cir, sino que par­ti­ci­pa de las de­ci­sio­nes de la ca­sa”, de­cla­ra Fe­de­ri­co, quien in­clu­so le creó el Ins­ta­gram @che­gra­ma­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.