Elia­na y Charly

La Hora - - Mascotas -

La cri­sis eco­nó­mi­ca del vie­jo con­ti­nen­te tra­jo a Chi­le a Elia­na Con­so­ni (42), oriun­da de Ro­ma, Ita­lia. Pe­ro no lle­gó so­la, pues vino acom­pa­ña­da de su ma­ri­do, quien es chi­leno, y de Charly (7), un pe­que­ño pe­rro mez­cla de chi­gua­gua con bi­chón mal­tés. Su mas­co­ta ha si­do un pi­lar fun­da­men­tal pa­ra ella, de he­cho, via­ja­ron jun­tos en la ca­bi­na del avión cuan­do hi­cie­ron el via­je a nues­tro país. “Fue nues­tro com­pa­ñe­ro de vue­lo. Dur­mió mu­chas ho­ras so­bre mis pier­nas y me ayu­dó a es­tar más tran­qui­la”, dice Con­so­ni. De ese cru­cial mo­men­to ya han pa­sa­do dos años. Si bien es­ta fa­mi­lia se acos­tum­bra de a po­co a su nue­va vi­da, los pri­me­ros me­ses fue­ron di­fí­ci­les. “Es­te país es muy di­fe­ren­te y no pen­sa­mos que iba a ser tan di­fí­cil es­ta­ble­cer­nos. Al co­mien­zo nos cos­tó en­con­trar tra­ba­jo y un de­par­ta­men­to pa­ra arren­dar. Aho­ra que ten­go se me han abier­to va­rias puer­tas. En Chi­le, si no man­tie­nes un tra­ba­jo bueno, na­die te con­si­de­ra. An­tes no me de­ja­ban sa­car cuen­ta co­rrien­te y aho­ra me lla­man se­gui­do pa­ra ofre­cér­me­la”, se­ña­la es­ta pro­fe­so­ra de ita­liano de la Scuo­la Ita­lia­na. La si­tua­ción tam­bién ha si­do com­pli­ca­da pa­ra Charly, que es­ta­ba acos­tum­bra­do a su an­ti­guo ba­rrio. “Se am­bien­ta de a po­co. El pro­ble­ma es que en San­tia­go cen­tro, don­de vi­vi­mos, no hay par­ques que sean ce­rra­dos y se­gu­ros pa­ra po­der sol­tar­lo. En Ro­ma es­ta­ba lleno de lu­ga­res pa­ra pa­sear­lo y es­ta­ba fe­liz de ju­gar li­bre con otros pe­rri­tos. Aquí es más pe­li­gro­so. Por ejem­plo, el Par­que Bus­ta­man­te es muy es­tre­cho y es­tá lleno de pe­rros ca­lle­je­ros que le pue­den hacer al­go. Al­gu­nos son sim­pá­ti­cos, pe­ro no to­dos tie­nen buen ca­rác­ter”, se­ña­la. ¿CÓ­MO ES CHARLY? Mi bebé es muy ca­ri­ño­so. Duer­me con no­so­tros al me­dio de la ca­ma y lo lle­va­mos a to­dos la­dos, nun­ca lo de­ja­mos so­lo. Es como te­ner un ni­ño por­que lo cui­da­mos mu­cho. Lo sa­ca­mos a pa­sear dos o tres ve­ces al día, y si no po­de­mos ha­cer­lo no­so­tros, va un ami­go. A ve­ces me gus­ta­ría que tu­vie­ra más li­ber­tad pa­ra co­rrer por los par­ques.

Fue nues­tro com­pa­ñe­ro de vue­lo. Dur­mió so­bre mis pier­nas y me ayu­dó a es­tar más tran­qui­la”.

Elia­na Con­so­ni, due­ña de Charly.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.