Vi­vos

La Hora - - En 2 minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl

Mien­tras no se in­ven­te al­go me­jor pa­ra su­pe­rar la pe­na, se­gui­rán sien­do los desafíos los úni­cos ca­pa­ces de dis­traer la ca­be­za y de man­te­ner al al­ma vi­va y ocu­pa­da. Los úl­ti­mos seis años, Mar­ce­lo se ha en­car­ga­do de im­po­ner­se sus pro­pias ta­reas, con­ven­ci­do de que es la fór­mu­la me­nos da­ñi­na pa­ra mi­ti­gar el do­lor, el va­cío de ha­ber que­da­do viu­do a los 72 años. Pa­ra al­guien ac­ti­vo, lú­ci­do, con pla­ta e in­quie­to, dar­le al­gún sen­ti­do a los ca­len­da­rios que le pue­dan que­dar es más que una me­ta. Es cues­tión de vi­da o muer­te. Ar­tu­ro ha es­ta­do en las mis­mas. Tras ju­bi­lar por se­gun­da vez se en­con­tró con un tiem­po que des­co­no­cía y que se le con­vir­tió en un pro­ble­ma. Tan­tas ho­ras ahí ade­lan­te, es­pe­ran­do fér­ti­les, se plan­ta­ron an­te él co­mo su ma­yor re­to: qué ha­cer aho­ra, a los 75. Ese mis­mo des­tino abo­ca­do en se­pa­rar pa­re­jas –des­de es­po­sos has­ta cal­ce­ti­nes– los jun­tó en una co­mi­da de ami­gos co­mu­nes. Se sor­pren­die­ron con­tán­do­se sus vi­das tan si­mi­la­res, pero so­bre to­do en­ca­ja­ron com­pin­ches cuan­do en­ten­die­ron que po­dían aliar­se con­tra el te­dio, y de pa­so con­tra esa muer­te que an­da en bus­ca de abu­rri­dos, apun­tán­do­se jun­tos en la so­lu­ción de sus asun­tos pen­dien­tes, tan ur­gen­te­men­te pa­re­ci­dos. Des­de en­ton­ces, ca­da di­ciem­bre, en ho­nor al mes en que uno que­dó viu­do y el otro, jubilado, la du­pla se po­ne un ob­je­ti­vo. Han he­cho de to­do: na­ve­gar a Juan Fer­nán­dez en un lan­chón re­pa­ra­do por ellos mis­mos, su­bir por la Ru­ta del In­ca en bi­ci­cle­ta, re­co­rrer de San­tia­go a Men­do­za en mo­to con aco­pla­do. Co­mo ca­da año, los dos pro­pon­drán su ta­rea. Y la de­fen­de­rán, con ar­dor y ar­gu­men­tos. Es­ta vez, Ar­tu­ro in­sis­ti­rá en re­co­rrer el al­ti­plano en ca­sa ro­dan­te, mien­tras Mar­ce­lo ten­drá pla­nea­do al­go que ver con un sa­fa­ri. Lo que sea ya los sal­va. Del fas­ti­dio, de la so­le­dad. De la pe­na. Tam­bién del or­gu­llo, que va­ya que due­le cuan­do ya no po­de­mos si­quie­ra ima­gi­nar un ca­mino que se pier­da allá le­jos, don­de só­lo ha lle­ga­do el ho­ri­zon­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.