MU­JE­RES QUE DE­CI­DIE­RON NO SER MA­DRES ACU­SAN DIS­CRI­MI­NA­CIÓN

Chi­le­nas que to­ma­ron la opción de no te­ner hi­jos la­men­tan que sus ra­zo­nes no sean com­pren­di­das por la co­mu­ni­dad, que las pre­sio­na pa­ra que cam­bien de pa­re­cer.

La Hora - - En2minutos - Na­ta­lia Heus­ser H.

Ha­ce diez años Re­be­ca Al­day (en la foto) to­mó la de­ci­sión de no ser ma­dre, pe­ro re­cién la asu­mió pú­bli­ca­men­te ha­ce dos. Si bien sus más cer­ca­nos la res­pe­tan, hay va­rios que la cues­tio­nan.

“Pa­ra mi familia no ha si­do dra­ma y pa­ra mi pareja, con quien lle­vo tres años, tam­po­co. De he­cho, él no me pre­sio­na y me apo­ya. Pa­ra mi sue­gra y mi cu­ña­da, en tan­to, es­to es in­con­ce­bi­ble”, afir­ma es­ta oriun­da de San Mi­guel.

Co­mo Re­be­ca hay mu­chas. Se­gún una en­cues­ta ela­bo­ra­da por el Cen­tro de Mi­cro­da­tos de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, el 47 por cien­to de las mu­je­res en edad fér­til que no tie­ne hi­jos, de­cla­ra­ba que no pen­sa­ba te­ner­los, ci­fra que equi­va­lía a cer­ca de 275 mil per­so­nas. Es­tos da­tos es­tán ba­sa­dos en la En­cues­ta de Pro­tec­ción So­cial de 2002, 2004 y 2006, por lo que el nú­me­ro que se in­cli­na por es­ta al­ter­na­ti­va po­dría ha­ber­se in­cre­men­ta­do.

Re­be­ca hoy tie­ne 34 años y lle­va una ban­de­ra de lucha con el te­ma de no con­ver­tir­se en ma­má.

“No dis­pon­go del tiem­po que me gus­ta­ría pa­ra de­di­cár­se­lo a un hi­jo y no po­seo los me­dios pa­ra te­ner­lo. No to­das las mu­je­res na­ce­mos con el ins­tin­to ma­terno y eso no quie­re de­cir que no so­por­te a los ni­ños, de he­cho, soy pro­fe­so­ra y com­par­to con ellos cons­tan­te­men­te. Mi me­jor ami­ga tu­vo gua­gua ha­ce po­co y yo es­toy fe­liz, in­clu­so soy la ma­dri­na del gua­tón”, sos­tu­vo.

“La maternidad es una re­spon­sa­bi­li­dad enor­me y es un tra­ba­jo que no ter­mi­na nun­ca. He ha­bla­do con mé­di­cos pa­ra ver la po­si­bi­li­dad de li­gar­me las trom­pas, pe­ro acá en Chi­le no lo per­mi­ten por­que yo po­dría cam­biar de opi­nión y no es así”, agre­ga.

Ex­pli­ca que so­cial­men­te es mal vis­to re­co­no­cer que no quie­re ser ma­dre, más aún cuan­do al­gu­nos de sus cer­ca­nos tie­nen pro­ble­mas pa­ra con­ce­bir un hi­jo. Es­to se su­ma a que es do­cen­te de len­gua­je y que ha re­ci­bi­do crí­ti­cas has­ta de los apo­de­ra­dos.

“Me han en­jui­cia­do, han di­cho que voy en con­tra de la na­tu­ra­le­za y al­gu­nos pa­dres de alum­nos se han que­ja­do de mi si­tua­ción. Ma­lin­ter­pre­tan y creen que por­que no quie­ro te­ner hi­jos, no pue­do ser una bue­na pro­fe­so­ra. A un hom­bre de mi edad no le cues­tio­nan eso, pe­ro a mí me di­cen que me voy a arre­pen­tir”, di­ce.

“Me ca­ta­lo­gan de egoís­ta y yo les pre­gun­to ¿egoís­ta con quién, con al­guien que no exis­te? Ten­go so­bri­nos, me re­la­ciono con los hi­jos de mis ami­gas y he desa­rro­lla­do mi la­do ma­terno con dos hi­jas­tros. Pa­ra que que­de cla­ro, to­dos te­ne­mos cuer­das vo­ca­les, sin em­bar­go, no to­dos can­tan. No por­que ten­ga úte­ro, es­toy obli­ga­da a usar­lo”, ase­gu­ra.

“Me han en­jui­cia­do, han di­cho que voy en con­tra la na­tu­ra­le­za”. Re­be­ca Al­day, pro­fe­so­ra de len­gua­je

Una en­cues­ta he­cha es­te año por la Cor­po­ra­ción Hu­ma­nas (Cen­tro Re­gio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos y Jus­ti­cia de Gé­ne­ro) arro­jó que la maternidad de­jó de ser el sen­ti­do úni­co pa­ra ser mu­jer.

De es­ta ma­ne­ra, un 88,4% cree que es vá­li­do que una mu­jer quie­ra o no quie­ra ser ma­dre. Pa­ra ha­cer una com­pa­ra­ción, en el 2007, la mis­ma afir­ma­ción tu­vo un apo­yo del 79%.

“Jun­to a es­to, un 50% de las mu­je­res de­cla­ró que la maternidad les res­ta opor­tu­ni­da­des tan­to edu­ca­cio­na­les, co­mo la­bo­ra­les. Es­to se ex­pli­ca por­que las po­lí­ti­cas pú­bli­cas no han si­do ca­pa­ces de ha­cer que la maternidad no im­pi­da el desa­rro­llo fe­me­nino en otros ám­bi­tos. No pue­de ser que las mu­je­res en edad re­pro­duc­ti­va no sean con­tra­ta­das o sean dis­cri­mi­na­das. Además, a pe­sar de que exis­te el pos­na­tal mas­cu­lino, só­lo un 1% de los hom­bres lo to­ma. To­da­vía se pien­sa que la crian­za de los hi­jos es re­spon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va de no­so­tras”, ase­gu­ra Ca­ro­li­na Ca­rre­ra, pre­si­den­ta de Cor­po­ra­ción Hu­ma­nas.

Agre­ga que hoy las mu­je­res que no quie­ren ser ma­dres si­guen car­gan­do con pre­jui­cios. “Es­to es cul­tu­ral y no es fá­cil rom­per la per­cep­ción de que una mu­jer que no quie­re te­ner hi­jos, sí pue­de ser tía de un jar­dín o te­ner so­bri­nos. Es­to pa­sa por­que hay que vi­si­bi­li­zar las mu­je­res más allá de su rol de la maternidad”, fi­na­li­za Ca­rre­ra.

“Una mu­jer no tie­ne más va­lor por­que es o no es ma­dre”. Ca­ro­li­na Ca­rre­ra, Cor­po­ra­ción Hu­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.