Ga­ray fue for­ma­li­za­do y co­mien­za su ex­tra­di­ción

En­tre las su­pues­tas víc­ti­mas fi­gu­ra una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad que in­vir­tió su in­dem­ni­za­ción tras su­frir un ac­ci­den­te, y una mu­jer que pa­só el di­ne­ro que le he­re­dó su pa­dre al fa­lle­cer.

La Hora - - En2minutos - Car­los Fuen­teal­ba V.

Lue­go de ca­si cua­tro ho­ras de au­dien­cia, el Ter­cer Juz­ga­do de Ga­ran­tía de­ci­dió aco­ger la so­li­ci­tud pre­sen­ta­da por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pa­ra co­men­zar con el pro­ce­so de ex­tra­di­ción de Ra­fael Ga­ray.

La ma­gis­tra­da Pao­la Ra­bi­no­vich anun­ció que ele­va­rá una so­li­ci­tud a la Cor­te de Ape­la­cio­nes pa­ra que és­ta en­tre­gue los an­te­ce­den­tes al Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res e ini­ciar la ex­tra­di­ción des­de Ru­ma­nia.

La jue­za, además, aco­gió la so­li­ci­tud de los que­re­llan­tes res­pec­to de que el impu­tado que­de en pri­sión pre­ven­ti­va an­ti­ci­pa­da, con­si­de­ran­do el pe­li­gro que significa pa­ra la so­cie­dad y el pe­li­gro de fu­ga que im­pli­ca su li­ber­tad.

Se­gún la re­so­lu­ción de la ma­gis­tra­da, Ga­ray mon­tó un ne­go­cio ima­gi­na­rio pa­ra de­frau­dar a las víc­ti­mas, las cua­les in­vir­tie­ron sus fon­dos en una em­pre­sa que nun­ca exis­tió.

El tri­bu­nal se ba­só en la ac­tua­ción rea­li­za­da por el impu­tado al co­mu­ni­car­le a sus in­ver­so­res el cie­rre de su em­pre­sa Think & Co., y el com­pro­mi­so de la de­vo­lu­ción del to­tal de los di­ne­ros, lo que has­ta hoy no ha ocu­rri­do. Asi­mis­mo, la si­mu­la­ción de una en­fer­me­dad ter­mi­nal pa­ra po­der jus­ti­fi­car el fin de su ne­go­cio.

Tras es­cu­char las in­ter­ven­cio­nes de am­bas par­tes, la jue­za ex­pli­có que “que­dó en evi­den­cia en la au­dien­cia que la en­fer­me­dad de Ga­ray es fal­sa, por­que no se ha ofre­ci­do por la de­fen­sa o se en­cuen­tra de ma­ne­ra acre­di­ta­da de ma­ne­ra al­gu­na que el impu­tado pa­de­ce del cán­cer que adu­jo pa­ra di­la­tar el cum­pli­mien­to de sus obli­ga­cio­nes y jus­ti­fi­car el cie­rre de su ne­go­cio”.

ESTAFADOR PRO­FE­SIO­NAL

Tras un co­mien­zo di­la­to­rio, en el que la de­fen­sa in­ten­tó anu­lar la for­ma­li­za­ción por sal­tar­se ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les, la jue­za re­cha­zó es­ta so­li­ci­tud y dio pa­so a la ex­po­si­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. El fiscal Jo­sé Mo­ra­les ex­pu­so con de­ta­lles el pro­ce­der me­dian­te el cual Ga- ray es­ta­fó a 36 per­so­nas, por un to­tal de 1.748 mi­llo­nes de pe­sos.

Mo­ra­les con­tó con el tes­ti­mo­nio de 29 es­ta­fa­dos, que re­la­ta­ron un idén­ti­co mo­dus ope- ran­di: al en­te­rar­se de la po­se­sión de aho­rros, Ga­ray les ofre­cía invertir en su em­pre­sa Think&Co, que con­ta­ba con ins­tru­men­tos de ren­ta fi­ja o va­ria­ble, con una ta­sa ga­ran­ti­za­da de un 18% de ren­ta­bi­li­dad anual, de la cual un 7% se le pa­ga­ba en co­mi­sión.

En­tre el ma­te­rial que ex­hi­bió el fiscal se en­con­tra­ba un por­ta­fo­lio pu­bli­ci­ta­rio que la em­pre­sa ofre­cía a sus clien­tes, en el que se aseguraba, con foto in­clui­da, que la cien­tis­ta po­lí­ti­ca Bár­ba­ra Briceño tra­ba­ja­ba co­mo ana­lis­ta de la em­pre­sa, lo que fue des­men­ti­do por la pro­fe­sio­nal.

Mo­ra­les también enume­ró, uno a uno, los tes­ti­mo­nios de los es­ta­fa­dos, iden­ti­fi­can­do la ma­ne­ra en que Ga­ray echó a an­dar sus ne­go­cios y el per­jui­cio que ca­da una de es­tas ope­ra­cio­nes sig­ni­fi­có pa­ra ellos.

Paula A., por ejem­plo, fue con­tac­ta­da por Ga­ray a tra­vés de Facebook, lue­go de que és­te se en­te­ra­ra del fa­lle­ci­mien­to de su pa­dre y de la exis­ten­cia de una he­ren­cia de 93 mi­llo­nes.

El in­ge­nie­ro le ofre­ció a Paula invertir, in­sis­ten­te­men­te, pre­sen­tan­do ar­gu­men­tos que iban des­de la ren­ta­bi­li­dad ne­ta de sus ins­tru­men­tos has­ta la de­fen­sa del me­dioam­bien­te o la in­clu­sión de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en las em­pre­sas don­de se pon­dría el di­ne­ro. Fi­nal­men­te, el per­jui­cio pa­ra Paula fue de 71 mi­llo­nes de pe­sos.

El ca­so de Víc­tor M. fue igual­men­te cruel: fue in­dem­ni­za­do tras su­frir un ac­ci­den­te que le sig­ni­fi­có un 50% de in­ca­pa­ci­dad la­bo­ral y Ga­ray lo per­sua­dió pa­ra que in­vir­tie­ra y ase­gu­ra­ra una ren­ta fi­ja. Lo ter­mi­nó per­ju­di­can­do con 28 mi­llo­nes de pe­sos.

En la ma­yo­ría de los casos, el in­ge­nie­ro uti­li­za­ba su ima­gen pú­bli­ca y me­diá­ti­ca a su fa­vor, ar­gu­men­tan­do que se re­la­cio­na­ba con per­so­nas im­por­tan­tes, en­tre las que in­clu­yó al ex en­tre­na­dor de la Se­lec­ción Jor­ge Sam­pao­li, que con­fia­ban en él.

Pa­ra no le­van­tar sos­pe­chas, Ga­ray en­via­ba a sus clien­tes car­to­las que in­for­ma­ban de la ren­ta­bi­li­dad de los fon­dos y les rea­li­za­ba ad­ver­ten­cias so­bre el pe­li­gro de frau­des.

A Héctor A., por ejem­plo, lo con­ven­ció de no par­ti­ci­par en la so­cie­dad AC In­ver­sions por tra­tar­se, se­gún le ad­vir­tió, de una es­ta­fa pi­ra­midal. El mis­mo ar­gu­men­to, in­clu­so, fue pre­sen­ta­do por Ga­ray en una columna del Dia­rio Py­me a co­mien­zos de es­te año.

“Es­ta per­so­na bá­si­ca­men­te apa­ren­tó un

ne­go­cio, apa­ren­tó una so­cie­dad, cu­yo úni­co ob­je­to era ob­te­ner di­ne­ros del pú­bli­co y po­der gas­tar­los”. Jo­sé Mo­ra­les, fiscal. “Que­dó en evi­den­cia que la en­fer­me­dad de Ga­ray es fal­sa, no se acre­di­tó que pa­dez­ca de cán­cer”. Pao­la Ra­bi­no­vich, ma­gis­tra­da a car­go de la au­dien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.