Li­be­ran a cin­co hue­mu­les en há­bi­tat sil­ves­tre en Los Ríos

Es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción ha­bía des­apa­re­ci­do de la zo­na de­bi­do a la ca­za ile­gal y ac­ti­vi­da­des ga­na­de­ras, en­tre otras ame­na­zas.

La Hora - - En2minutos - Ce­ci­lia Ri­ve­ra

Con un po­co de ner­vio­sis­mo y ti­mi­dez, Tral­ca y Llef­ken, de ca­si tres años ca­da uno, cru­za­ron el cer­co que los con­du­ci­ría a una nue­va vi­da den­tro de la Re­ser­va Bio­ló­gi­ca Hui­lo-Hui­lo, en la Re­gión de Los Ríos.

Am­bos ma­chos de hue­mul na­cie­ron en un am­bien­te con­tro­la­do den­tro de la Re­ser­va, co­mo par­te de un pro­gra­ma de pro­tec­ción lle­va­do a ca­bo des­de 2005 por el Cen­tro de Con­ser­va­ción del Hue­mul del Sur de la Fun­da­ción Hui­lo-Hui­lo.

El hue­mul es un cier­vo en­dé­mi­co de la sel­va pa­ta­gó­ni­ca de Chi­le y Ar­gen­ti­na que, jun­to al cón­dor, ocu­pa un lu­gar en el es­cu­do na­cio­nal. Sin em­bar­go, en 1973 fue de­cla­ra­do co­mo es­pe­cie “en pe­li­gro de ex­tin­ción” por la Unión In­ter­na­cio­nal pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za (UICN), y se es­ti­ma que que­dan en to­tal me­nos de 1.500 ejem­pla­res de es­te ma­mí­fe­ro re­par­ti­dos en­tre am­bas na­cio­nes.

En Chi­le, la es­pe­cie se en­cuen­tra pro­te­gi­da por ley y es­tá prohi­bi­da su ca­za. Su há­bi­tat se re­gis­tra en al­gu­nas zo­nas del ex­tre­mo sur del país, des­de la Re­gión del Bio­bío a la de Ay­sén. En Los Ríos es­ta­ba des­apa­re­ci­da des­de la dé­ca­da de 1980.

Las ame­na­zas que afec­tan al hue­mul son prin­ci­pal­men­te de ori­gen an­tró­pi­co: ac­ti­vi­da­des ga­na­de­ras y fo­res­ta­les, la ca­za ile­gal, en­fer­me­da­des trans­mi­ti­das por el ga­na­do y ani­ma­les do­més­ti­cos, y ata­ques de pe­rros va­gos o sal­va­jes.

Si bien Tral­ca y Llef­ken fue­ron los pri­me­ros en sa­lir del cer­co, es­ta eta­pa del pro­yec­to con­tem­pló la re­in­tro­duc­ción de cin­co ma­chos, don­de Awe, Ñom y Chos­huen­co pre­fi­rie­ron que­dar­se un po­co más en el es­pa­cio don­de cre­cie­ron. To­dos de­bían sa­lir por cuen­ta pro­pia.

Des­de aho­ra es­tos jó­ve­nes hue­mu­les de­be­rán bus­car su pro­pio es­pa­cio den­tro de la zo­na pro­te­gi­da y apren­der a so­bre­vi­vir por su cuen­ta. Lo más di­fí­cil será man­te­ner­se ale­ja­dos de su de­pre­da­dor na­tu­ral, el pu­ma.

Pe­ro es­tos tran­qui­los ani­ma­les ya tie­nen su téc­ni­ca: cuan­do se sien­ten ame­na­za­dos se que­dan muy quie­tos, se pa­ra­li­zan, y se mi­me­ti­zan en­tre los ár­bo­les. De es­ta ma­ne­ra lo­gran con­fun­dir al pu­ma, ya que es­te úl­ti­mo ca­za por re­fle­jos con­di­cio­na­dos al mo­vi­mien­to de su po­si­ble pre­sa.

Sin em­bar­go, no to­do cam­bia­rá. Al igual que en el cer­co, se ali­men­ta­rán de di­ver­sos ar­bus­tos y cor­te­zas de ár­bo­les pro­pios de la sel­va val­di­via­na, co­mo ñi­rre, no­tro, coihue, dien­tes de león, ca­la­fa­te y chil­co, en­tre otros.

Es­te gru­po fue es­co­gi­do de un to­tal de 17 ani­ma­les que lo­gra­ron re­pro­du­cir­se ba­jo el ale­ro del pro­yec­to, que co­men­zó con una pa­re­ja de hue­mu­les (Pe­wum y Tu­kun) traí­dos des­de Ay­sén ha­ce on­ce años.

Pe­se a que es­tos cier­vos aban­do­na­ron a otros 12 den­tro del cer­co, muy pron­to po­drían vol­ver a ser 17, pues hay cin­co hem­bras en eta­pa re­pro­duc­ti­va y al­gu­nas de ellas po­drían pa­rir an­tes de que aca­be no­viem­bre.

Es­tos cin­co ma­chos se­rán ob­ser­va­dos du­ran­te un año y lue­go “es­pe­ra­mos que po­da­mos re­in­tro­du­cir un? gru­po? de hem­bras? el pró­xi­mo año? , pa­ra que en un tiem­po más ten­ga­mos nue­vos ejem­pla­res na­ci­dos en un am­bien­te com­ple­ta­men­te sil­ves­tre. To­do de­pen­de de có­mo se com­por­te y lo­gre so­bre­vi­vir es­te gru­po de ma­chos”, ex­pli­ca Ro­dol­fo Cortés, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la fun­da­ción.

El je­fe del de­par­ta­men­to de Vi­da Sil­ves­tre de la fun­da­ción y quien es­tá a car­go del pro­yec­to, Fer­nan­do Vidal, ase­gu­ra que es­ta es la pri­me­ra vez que “se lo­gra la re­in­tro­duc­ción de es­ta es­pe­cie a un am­bien­te to­tal­men­te sil­ves­tre? ,? lue­go de na­cer en un am­bien­te con­tro­la­do. Es un hi­to his­tó­ri­co. Des­de el pri­mer mo­men­to es­tos ani­ma­les de­mos­tra­ron su for­ta­le­za, por eso es­toy muy emo­cio­na­do”.

Des­de el co­mien­zo la ini­cia­ti­va con­tó con el apo­yo del Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro (SAG), de la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal Fo­res­tal (Co­naf) y el Ejér­ci­to, que par­ti­ci­pan en las la­bo­res de mo­ni­to­reo de los ma­mí­fe­ros den­tro del am­bien­te con­tro­la­do y aho­ra tras su re­in­tro­duc­ción.

“Creo que es una muy bue­na ini­cia­ti­va y hoy po­de­mos de­cir con to­da cla­ri­dad que hay cin­co hue­mu­les li­bres en la Re­gión de Los Ríos. Va­mos a se­guir tra­ba­jan­do en con­jun­to, por­que es un he­cho im­por­tan­te. Aquí se ma­te­ria­li­za un tra­ba­jo muy es­tre­cho en­tre un ser­vi­cio pú­bli­co, con su la­bor de fis­ca­li­za­ción, y una ini­cia­ti­va pri­va­da que ha he­cho to­do es­te es­fuer­zo”, se­ña­ló Án­gel Sar­to­ri, di­rec­tor na­cio­nal del SAG.

Tral­ca y Llef­ken fue­ron los pri­me­ros hue­mu­les en de­jar el re­fu­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.