Cruel­dad sin re­pro­ches

La Hora - - En2minutos - Julio Sal­viat Pe­rio­dis­ta

Cu­rio­sa­men­te, se que­dó ca­lla­do el que más obli­ga­cio­nes te­nía pa­ra re­fe­rir­se al te­ma. Fren­te a la cruel­dad de Es­te­ban Pa­vez an­te la des­gra­cia de un co­le­ga de pro­fe­sión, se li­mi­tó a des­ta­car que “hu­bo un acer­ca­mien­to y las par­tes die­ron por su­pe­ra­do el te­ma”. Tal vez por la cer­ca­nía de las elec­cio­nes, el pre­si­den­te del Sin­di­ca­to de Fut­bo­lis­tas Pro­fe­sio­na­les pre­fi­rió mar­gi­nar­se. Y es­tu­vo mal en dos as­pec­tos: pri­me­ro, se in­for­mó mal (nun­ca hu­bo acer­ca­mien­to en­tre agre­sor y agre­di­do), y se­gun­do, se su­po­ne que es el lí­der en los as­pec­tos re­mu­ne­ra­ti­vos, pe­ro tam­bién en los de con­duc­ción éti­ca. Ese “ma­tas­te a tus ami­gos, ase­sino c…” con que el vo­lan­te de Co­lo Co­lo qui­so al­te­rar a Die­go Buo­na­not­te en el par­ti­do del miér­co­les por la Co­pa Chi­le me­re­cía el re­pu­dio ge­ne­ral. Tam­po­co en Blan­co y Ne­gro y en el plan­tel al­bo hu­bo al­gu­na voz con­de­na­to­ria. ¿Será que “lo que se ha­ce en la can­cha que­da en la can­cha”, co­mo sos­tu­vie­ron va­rios de los en­tre­vis­ta­dos al res­pec­to?, ¿Será eso par­te de los “có­di­gos del fút­bol”, co­mo sue­le lla­mar­se a cos­tum­bres no es­cri­tas y ma­ñas nue­vas en el mun­do de los ca­ma­ri­nes? El fe­nó­meno es an­ti­guo. Y, co­mo mu­chas de las des­leal­ta­des, na­ció en los bor­des del Mar del Pla­ta. Ar­gen­ti­nos y uru­gua­yos ame­dren­ta­ron du­ran­te dé­ca­das a sus ad­ver­sa­rios con frases des­es­ta­bi­li­za­do­ras: “An­da­te a tu ca­sa, que se es­tán co­mien­do a tu se­ño­ra”, de­cían a me­nu­do. Y mu­chas ve­ces el alu­di­do pi­ca­ba, que­ría pe­gar­le y era ex­pul­sa­do. Ta­rea cum­pli­da, pen­sa­ban. A Johnny He­rre­ra to­da­vía le en­ros­tran ha­ber atro­pe­lla­do a una mu­cha­cha cuan­do con­du­cía ba­jo los efec­tos del al­cohol. A Es­te­ban Pa­re­des y Mi­chael Ríos se­gu­ra­men­te les re­pro­chan sus cua­li­da­des co­mer­cia­les con te­le­vi­so­res ro­ba­dos o ca­mio­nes con nue­ces, pe­ro –ex­pe­ri­men­ta­dos o arre­pen­ti­dosno reac­cio­nan ni lo de­nun­cian. A Buo­na­not­te le do­lió de­ma­sia­do. Al fút­bol tam­bién de­be­ría do­ler­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.