Sin Cas­tro y con Trump, se ins­ta­la la in­cer­ti­dum­bre

Los avan­ces en la re­la­ción en­tre La Ha­ba­na y Was­hing­ton po­drían ver­se afec­ta­dos por el go­bierno que asu­mi­rá en enero en la Ca­sa Blan­ca.

La Hora - - Mundo - Clau­dia Mal­do­na­do C.

La muer­te de Fidel Cas­tro eli­mi­na la que era qui­zá la prin­ci­pal ba­rre­ra psi­co­ló­gi­ca pa­ra una re­la­ción más cer­ca­na en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cuba. Pe­ro se su­ma tam­bién a la in­cer­ti­dum­bre que ro­dea a la tran­si­ción del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se de Ba­rack Oba­ma al de Do­nald Trump.

Des­de 2014, Oba­ma, del par­ti­do De­mó­cra­ta, im­pul­só un iné­di­to acer­ca­mien­to con la is­la, ne­go­ció con Raúl Cas­tro la reanu­da­ción de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas lue­go de me­dio si­glo e, in­clu­so, es­tu­vo en La Ha­ba­na en mar­zo pa­sa­do.

Pe­ro Oba­ma no lo­gró que el Con­gre­so, do­mi­na­do por el par­ti­do Re­pu­bli­cano, apro­ba­ra el le­van­ta­mien­to del em­bar­go que pe­sa so­bre Cuba ha­ce ca­si 55 años.

Las di­fe­ren­cias en­tre Oba­ma y Trump res­pec­to a la fi­gu­ra de Cas­tro que­da­ron cla­rí­si­mas en sus reac­cio­nes fren­te al fa­lle­ci­mien­to del lí­der re­vo­lu­cio­na­rio ocu­rri­da el vier­nes en la no­che.

“Hoy, el mun­do ce­le­bra el fa­lle­ci­mien­to de un dic­ta­dor bru­tal que opri­mió a su pro­pio pue­blo du­ran­te ca­si seis dé­ca­das”, se­ña­ló el re­pu­bli­cano Trump en un co­mu­ni­ca­do.

Oba­ma, en cam­bio, no con­de­nó ni ala­bó a Cas­tro, quien su­peró al me­nos 600 in­ten­tos de ase­si­na­to co­man­da­dos des­de Was­hing­ton.

“La his­to­ria re­cor­da­rá y juz­ga­rá el enor­me im­pac­to de es­ta fi­gu­ra sin­gu­lar en el pue­blo y el mun­do que lo ro­deó”, di­jo el Pre­si­den­te Oba­ma, que en­tre­ga­rá la Ca­sa Blan­ca a Trump el 20 de enero.

Du­ran­te su cam­pa­ña, el pre­si­den­te elec­to cri­ti­có a Oba­ma por fra­guar un “acuer­do muy dé­bil” y ame­na­zó con re­ver­tir sus ór­de­nes eje­cu­ti­vas “a me­nos que el ré­gi­men de Cas­tro cum­pla nues­tras de­man­das”. Nun­ca con­cre­to cuá­les eran esas pe­ti­cio­nes y en otras oca­sio­nes in­si­nuó que po­dría fa­ci­li­tar más in­ver­sio­nes en el la is­la.

En Es­ta­dos Uni­dos, es­pe­cial­men­te en Mia­mi, vi­ve una po­de­ro­sa co­mu­ni­dad de exi­lia­dos cu­ba­nos, cu­ya pre­sión po­lí­ti­ca ha fre­na­do el acer­ca­mien­to con La Ha­ba­na. La ma­yo­ría de ellos quie­re un cam­bio ra­di­cal en la is­la, por ejem­plo, me­dian­te una in­ter­ven­ción mi­li­tar, y no un cam­bio pau­la­tino co­mo el que se ha pro­du­ci­do los úl­ti­mos años. Es­ta di­ná­mi­ca co­men­zó a cam­biar ha­ce una dé­ca­da, cuan­do Fidel se re­ti­ró de la vi­da pú­bli­ca.

¿QUÉ PO­DRÍA CAM­BIAR?

El so­cia­lis­mo im­pe­ran­te en Cuba di­fí­cil­men­te se va a aca­bar tras la muer­te de Fidel, coin­ci­den di­ver­sos ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les.

En ma­te­ria eco­nó­mi­ca, lo es­pe­ra­ble, di­cen, es que Raúl Cas­tro ace­le­re las re­for­mas eco­nó­mi­cas ya adop­ta­das, co­mo la aper­tu­ra fren­te al tra­ba­jo pri­va­do y la in­ver­sión ex­tran­je­ra. Pe­ro si Trump anu­la al­gu­nas me­di­das adop­ta­das por Oba­ma, los efec­tos en la eco­no­mía cu­ba­na po­drían ser no­to­rios, en es­pe­cial en lo re­la­cio­na­do con el tu­ris­mo.

En el dis­tri­to de La Pe­que­ña Ha­ba­na, en Mia­mi, Es­ta­dos Uni­dos, cien­tos de per­so­nas ce­le­bra­ron la muer­te de Fidel Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.