CÓ­MO EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO AME­NA­ZA AL VINO CHI­LENO

Llu­vias ines­pe­ra­das, es­ca­sez de agua, au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra que que­ma la uva y al­za en las pes­tes afec­tan a la in­dus­tria, que ex­plo­ra des­pla­zar vi­ñe­dos ha­cia el sur.

La Hora - - En2minutos - Em­ma An­tón Cer­da

Ha­ce dos se­ma­nas se dio a co­no­cer que Chi­le es uno de los diez paí­ses más afec­ta­dos por el cam­bio cli­má­ti­co, se­gún el re­por­te del Ín­di­ce Glo­bal de Ries­go Cli­má­ti­co 2017, pre­sen­ta­do du­ran­te la Con­fe­ren­cia de las Na­cio­nes Uni­das.

Lo que hi­zo a nues­tro país en­trar en­tre las na­cio­nes más afec­ta­das fue­ron las in­ten­sas llu­vias que ocu­rrie­ron en el nor­te el año pa­sa­do. Jus­ta­men­te es­te fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co es lo que po­dría pro­vo­car di­ver­sos pro­ble­mas en otras áreas, co­mo la agri­cul­tu­ra, sien­do una de las ra­mas más afec­ta­da la vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra.

Chi­le es in­ter­na­cio­nal­men­te re­co­no­ci­do por la ca­li­dad de sus vi­nos, sin em­bar­go, es­ta con­di­ción po­dría es­tar en ries­go de­bi­do a los di­ver­sos cam­bios que ha te­ni­do el cli­ma en nues­tro país.

Jo­sé Agui­rre, gerente agrí­co­la de la Vi­ña Ve­ra­mon­te, ubi­ca­da en Ca­sa­blan­ca, ex­pli­ca que los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que han de­tec­ta­do son la me­nor dis­po­ni­bi­li­dad de agua, llu­vias fue­ra de tem­po­ra­da y más con­cen­tra­das que pro­vo­can di­ver­sas en­fer­me­da­des en la uva-, y el au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra, lo que ter­mi­na quemando la fru­ta.

“En las zo­nas don­de hay he- la­das en pri­ma­ve­ra, a ini­cio de la bro­ta­ción, es­te pro­ble­ma se ha ido acen­tuan­do, sien­do más re­cu­rren­tes y más in­ten­sas. Por otro la­do, cuan­do em­pie­za el pe­rio­do de ma­du­ra­ción en verano, la ma­yor ra­dia­ción so­lar y la se­quía pro­du­ce un ace­le­ra­mien­to en la ma­du­rez de la uva, en­ton­ces hay pro­ble­mas de ca­li­dad por­que se que­ma”, de­ta­lla Agui­rre.

Ade­más, agre­ga que “fi­nal­men­te, a fi­nes de tem­po­ra­da, las llu­vias en el pe­rio­do de co­se­cha han de­ja­do de ser oca­sio­na­les, pro­vo­can­do hon­gos y pu­dri­ción, mer­man­do la ca­li­dad de la pro­duc­ción”.

El gerente agrí­co­la de Ve­ra­mon­te ex­pli­ca que al au­men­tar la in­ci­den­cia de pu­dri­ción exis­ten dos al­ter­na­ti­vas: se pue­de bo­tar la fru­ta en mal es­ta­do, con un efec­to di­rec­to so­bre los cos­tos y ren­di­mien­to, o bien se pue­de co­se­char la uva, pe­ro es­to afec­ta­rá di­rec­ta­men­te la ca­li­dad del vino, por­que hay un por­cen­ta­je im­por­tan­te de uva po­dri­da.

“To­da­vía hay po­si­bi­li­da­des de ha­cer vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra en es­ta zo­na, ca­da vez a ma­yo­res cos­tos, pe­ro eso es par­te del te­ma de la ofer­ta y la de­man­da. Aquí se pue­de ha­cer de to­do, pe­ro de­pen­de de los re­tor­nos que se ten­ga en ca­da cul­ti­vo. Si la uva si­gue sien­do un buen ne­go­cio va a se­guir ha­bien­do vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra en es­ta zo­na, de­pen­dien­do del agua”, des­ta­ca.

Pa­tri­cio Pa­rra, gerente ge­ne­ral de Con­sor­cio I+D de la Aso­cia­ción de Vi­nos de Chi­le, in­di­ca que co­mo gre­mio es­tán desa­rro­llan­do un pro­yec­to jun­to al Cen­tro de Cam­bio Glo­bal de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, con el fin de ex­plo­rar po­ten­cia­les es­ce­na­rios que el sec­tor vi­ti­vi­ní­co­la pue­de en­fren­tar por el cam­bio cli­má­ti­co.

“Po­drían ha­ber al­gu­nos cam­bios de lo­ca­ción de al­gu­nos va­lles o sec­to­res, o tal vez una ex­pan­sión de la fron­te­ra vi­ti­vi­ní­co­la ha­cia el sur. Es­to pue­de ge­ne­rar, quién sa­be, al­gu­na opor­tu­ni­dad, no hay que pen­sar ne­ce­sa­ria­men­te des­de un pun­to de vis­ta pe­si­mis­ta”, ase­gu­ró.

Ade­más, Pa­rra des­ta­ca que es muy di­fí­cil pre­de­cir si las con­di­cio­nes de es­te año son las que per­ma­ne­ce­rán du­ran­te los pró­xi­mos. “Una co­sa es có­mo pue­de afec­tar a lar­go pla­zo y de ma­ne­ra sos­te­ni­da y otros son los cam­bios en un año pun­tual. No­so­tros ha­bla­mos de po­ten­cia­les cam­bios a fu­tu­ro, pen­san­do có­mo po­de­mos ge­ne­rar he­rra­mien­tas que se van dan­do en cier­tas con­di­cio­nes, pa­ra es­tar más pre­pa­ra­do en tér­mi­nos de otras áreas o va­lles”.

Lo que sí de­ta­lla el gerente ge­ne­ral de Con­sor­cio I+D es que Chi­le tie­ne una gran ven­ta­ja, que es una di­ver­si­dad de cli­ma.

“Si uno lo ana­li­za, a ve­ces exis­te mu­cha más di­ver­si­dad en­tre la cos­ta y la cor­di­lle­ra, de es­te a oes­te, que de nor­te a sur. Por lo tan­to, por la for­ma que tie­ne Chi­le, por la di­ver­si­dad de va­lles, yo creo que es un país en ge­ne­ral que, en con­di­cio­nes de un cam­bio cli­má­ti­co, po­dría es­tar po­ten­cial­men­te me­jor pre­pa­ra­do, por­que tie­ne más lu­ga­res don­de ex­plo­rar: zo­na de cos­ta, zo­na de cor­di­lle­ra, zo­nas de va­lles, que se pue­den abrir a otras al­ter­na­ti­vas”, di­ce Pa­rra.

“Esos even­tos de llu­vias tar­días afec­tan la pro­duc­ción y la ca­li­dad”. Jo­sé Agui­rre, gerente agrí­co­la Ve­ra­mon­te. “La dis­po­ni­bi­li­dad de agua en Chi­le se ve fuer­te­men­te ame­na­za­da con el cam­bio cli­má­ti­co”. Fer­nan­do San­ti­bá­ñez, di­rec­tor Agri­med.

DESAFÍOS

Fer­nan­do San­ti­bá­ñez, di­rec­tor del Cen­tro de Agri­cul­tu­ra y Me­dio Am­bien­te (Agri­med) de la Fa­cul­tad de Ciencias Agro­nó­mi­cas de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, se­ña­ló a La Ho­ra que el cam­bio cli­má­ti­co es un fe­nó­meno que in­flu­ye so­bre un gran nú­me­ro de va­ria­bles re­le­van­tes pa­ra la agri­cul­tu­ra.

En ese sen­ti­do, in­di­có que el pro­ble­ma más crí­ti­co es la dis­po­ni­bi­li­dad de agua, ya que las pre­ci­pi­ta­cio­nes han dis­mi­nui­do y las cuen­cas tie­nen me­nos can­ti­dad de agua, so­bre to­do en verano.

“Otro de los efec­tos es que el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra que pro­du­ce sig­ni­fi­ca un au­men­to en la ca­pa­ci­dad de los in­sec­tos y las pes­tes de ata­car a los ve­ge­ta­les. Los pro­ble­mas que tie­nen que ver con la man­ten­ción de la sa­ni­dad y la pro­tec­ción de los cul­ti­vos, par­ti­cu­lar­men­te la vi­ña, va a ir en au­men­to, y es­to ya es­tá sien­do un pro­ble­ma muy su­pe­rior a lo que era en el pa­sa­do”, ex­pli­ca.

Un ter­cer pro­ble­ma que in­di­ca el do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de Chi­le es la apa­ri­ción de even­tos cli­má­ti­cos ex­tre­mos, co­mo gra­ni­zo o llu­vias muy tar­días en pri­ma­ve­ra, o muy tem­pra­nas en oto­ño. “En la vid ha pro­du­ci­do un au­men­to de en­fer­me­da­des que pu­dren la uva y es­to se apre­cia co­mo un pro­ble­ma im­por­tan­te. In­clu­so el vien­to, ya que en las zo­nas cos­te­ras es un pro­ble­ma que se pre­vé po­dría cau­sar al­gu­nos es­tra­gos” (ver re­cua­dro).

De acuer­do al di­rec­tor del Agri­med, en Chi­le ocu­rre un pro­ble­ma adi­cio­nal, que es que te­ne­mos zo­nas es­pe­cia­li­za­das en la pro­duc­ción de vi­nos blan­cos y tin­tos. Un au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra po­dría sig­ni­fi­car que al­gu­nas zo­nas, es­pe­cial­men­te aque­llas que pro­du­cen va­rie­da­des blan­cas, ten­drían que des­pla­zar­se en la bús­que­da de nue­vas zo­nas que ten­gan las me­jo­res con­di­cio­nes de pro­duc­ción.

Hay al­gu­nas viñas que han bus­ca­do suer­te en zo­nas más su­re­ñas, sin em­bar­go, el gerente agrí­co­la de Ve­ra­mon­te des­ta­ca que son más bien ex­pe­ri­men­ta­les, ya que aún no hay un buen re­sul­ta­do.

“No hay un desa­rro­llo ma­si­vo, to­da­vía no ha cam­bia­do lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra per­mi­tir ma­si­fi­car­se en zo­nas don­de no ha­bía an­tes cul­ti­vo de uvas. To­das esas plan­ta­cio­nes que hay en el sur y que se co­men­ta que se es­tán mo­vien­do, son to­das ex­pe­ri­men­ta­les, no hay na­da to­da­vía muy co­mer­cial”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.