Ce­ni­zas de Fidel vol­ve­rán a la cu­na de la re­vo­lu­ción

Los res­tos del lí­der cu­bano re­co­rre­rán to­da la is­la, des­de La Ha­ba­na has­ta San­tia­go de Cuba, don­de se­rán in­hu­ma­dos.

La Hora - - Mundo - Clau­dia Mal­do­na­do C.

De due­lo des­de la no­che del vier­nes, cuan­do se anun­ció la muer­te de “el co­man­dan­te en je­fe de la re­vo­lu­ción cu­ba­na Fidel Cas­tro Ruz”, los cu­ba­nos ini­cian hoy una se­ma­na de ac­ti­vi­da­des pa­ra hon­rar al hom­bre que mar­có sus des­ti­nos du­ran­te ca­si seis dé­ca­das.

Los fu­ne­ra­les del Co­man­dan­te, un per­so­na­je úni­co que for­jó la iden­ti­dad de la is­la y se eri­gió en uno de los sím­bo­los del si­glo XX, se ex­ten­de­rán has­ta el pró­xi­mo do­min­go, cuan­do sus res­tos sean in­hu­ma­dos en San­tia­go de Cuba; cu­na del al­za­mien­to que lo lle­vó al po­der en 1959.

El cuer­po fue in­ci­ne­ra­do el sá­ba­do y sus ce­ni­zas se­rán tras­la­da­das des­de La Ha­ba­na a San­tia­go (ca­si 900 ki­ló­me­tros). El re­co­rri­do to­ma­rá cua­tro días y se es­pe­ra una mo­vi­li­za­ción ma­si­va de mi­llo­nes de cu­ba­nos.

RE­CO­RRI­DO IN­VER­SO

El re­co­rri­do de las ce­ni­zas será el mis­mo, pe­ro al re­vés, que el rea­li­za­do por Fidel des­de el 2 al 8 de enero de 1959, tras de­rro­car a Ful­gen­cio Ba­tis­ta.

Ba­tis­ta hu­yó a Es­ta­dos Uni­dos el 1 de enero y al día si­guien­te Cas­tro, acom­pa­ña­do de los “bar­bu­dos de la Sie­rra Maes­tra”, sa­lie­ron de San­tia­go de Cuba rum­bo a La Ha­ba­na. Fue un re­co­rri­do triun­fal, en ca­da pue­blo y ciu­dad la gen­te sa­lía a sa­lu­dar y ova­cio­nar a quie­nes ha­bían li­be­ra­do a Cuba de la dic­ta­du­ra pro es­ta­dou­ni­den­se de Ba­tis­ta. El día 8 lle­gó vic­to­rio­so a la ca­pi­tal.

Cas­tro go­ber­nó Cuba des­de en­ton­ces y has­ta 2006, cuan­do una en­fer­me­dad lo mo­ti­vó a en­tre­gar el po­der a su her­mano Raúl. A par­tir de en­ton­ces re­du­jo sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas, pe­ro su in­fluen­cia se man­tu­vo.

Fidel lle­vó sa­lud y edu­ca­ción gra­tui­ta pa­ra to­dos los cu­ba­nos e in­vo­lu­cró a su país en lu­chas por la li­ber­tad des­de Cen­troa­mé­ri­ca has­ta Su­dá­fri­ca. Pe­ro tam­bién man­tu­vo un man­do fé­rreo en su país, don­de en­car­ce­ló a di­si­den­tes y ho­mo­se­xua­les, li­mi­tó la li­ber­tad de via­jar y ex­pre­sar­se, y de­cla­ró ile­gal prác­ti­ca­men­te cual­quier ac­ti­vi­dad fue­ra de su con­trol. Por eso su fi­gu­ra es tan con­tro­ver­sial.

To­do el fin de se­ma­na hu­bo en Cuba ma­ni­fes­ta­cio­nes de do­lor, pe­ro la pri­me­ra ce­re­mo­nia fú­ne­bre será hoy, en la em­ble­má­ti­ca Pla­za de la Re­vo­lu­ción de La Ha­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.